cervezas (3)Con ocho votos a favor y cinco en contra, esta mañana la Comisión de Hacienda de la Cámara de de Diputados aprobó una nueva parte del articulado del proyecto de Reforma Tributaria, específicamente los artículos segundo y segundo bis, los cuales hacen alusión al alza de impuestos a las bebidas alcohólicas.

En la jornada de ayer, el ministro de Hacienda, Alberto Arenas se reunió con diputados integrantes de la comisión de la Cámara, entre ellos los DC Pablo Lorenzini (presidente de la Comisión) y Matías Walker, y el diputado del PPD, Pepe Auth. Allí se discutió con anticipación los detalles técnicos del articulado que sería votado hoy, donde las presiones para disminuir la carga tributaria se impusieron.

Uno de los aspectos que se señaló como argumento era que el alza en los impuestos afectaría a los pequeños productores de pisco y del sector vitivinícola. Tras la reunión, el diputado Walker escribió en su cuenta de Twitter valoraba la disposición del secretario de estado a escuchar a los pequeños productores, y agregó que el “Ministro Arenas demostró con estas 4 indicaciones que sí sabe escuchar, y que respeta los aportes de los diputados y el rol del Congreso”.

La modificación más importante es la eliminación del alza propuesta de 3 UTM por cada 100 litros de alcohol puro, y en su reemplazo se establece un alza al impuesto del tabaco para no afectar lo planificado en términos de recaudación que requiere el proyecto original.

Con la discusión de hoy en la Comisión que sumaron las indicaciones presentadas por el Ejecutivo, la carga a los alcoholes experimentará un alza en su impuesto parejo, es decir que pagan todas las bebidas alcohólicas por igual, con una fórmula que integrará la graduación de cada una, en una fórmula muy parecida a la original, pero que no afectaría al sector de producción de pisco y vinos.

La petición atendida por el gobierno de no afectar a estos sectores, principalmente impulsada por Pablo Lorenzini y Jorge Pizarro, ambos de la bancada DC, trajo como consecuencia un ajuste en el articulado de la Reforma que aumentó el impuesto al tabaco. Esto no pasó inadvertido, y en medio de la discusión que sigue hasta horas de esta tarde en el Congreso, fue el diputado Ernesto Silva (UDI) el encargado de recordar las presiones que públicamente planteó Andrónico Luksic en contra del alza de impuestos al sector. En medio de la junta de accionistas de la CCU el pasado jueves 10 de abril, el presidente del directorio señaló su preocupación frente al proyecto de Reforma Tributaria y agregó que esperaba “un profundo estudio a fin de considerar los efectos que estimamos negativos en su eventual aplicación”, consigna Diario Financiero.

Al respecto, Felipe de Mussy, también UDI, utilizó un duro tono para interpelar a los parlamentarios de la Nueva Mayoría, a quienes llamó a no ser “caraduras ni hipócritas”, planteando que con la iniciativa del gobierno no se afecta a “la mayor empresa del país, de la familia Luksic, la que habría financiado a la presidenta Bachelet”.

 

La voz de los productores artesanales de cerveza

En Chile y además de su importante participación en el mercado del pisco, la empresa CCU (Compañía de Cervecerías Unidas), controlada por la familia Luskic, lidera el 86% del mercado de producción de cerveza y alcanza una venta cercana a los 520 millones de litros al año. Con una trayectoria ampliamente conocida, la firma aglutina las marcas Cristal, Heineken, Escudo, Royal, Dorada, Austral y Kunstmann, entre otras.

Antes que se conocieran los detalles del proyecto de Reforma Tributaria, algunos empresarios productores de cervezas artesanales ya habían advertido sobre los posibles efectos negativos de la modificación impositiva en el sector, señalando la posibilidad que con ello el sector de las cervezas en el país sufriera una concentración aún mayor del mercado.

Willy Flores, representante de Cervecerías Shop, señaló entonces a ElDesconcierto que su preocupación radica en cómo sobrevivir ante los gigantes como la CCU. “El margen que vamos a tener finalmente nos llevaría a la quiebra, si es que no traspasamos eso, así que es inevitable que el consumidor esté pagando un mayor precio”, indicó, y agregó que si bien concordaba con la necesidad de impulsar un Reforma Tributaria para financiar las demandas sociales, no aprobaba la manera en que se  plantea.

“Que cobren a las empresas que nos están robando en la carretera, que nos están robando el cobre… es mejor pensar en nacionalizar el cobre o aumentar los impuestos que tienen las empresas. A mí me parece que el tema se está arreglando entre las empresas grandes, entre CCU y Bachelet, porque ellos son los únicos beneficiados con esta alza”, finalizó.