foto12César Pizarro, líder de la agrupación “81 razones por luchar”, está decidido a continuar su lucha por la defensa de los derechos de los internos de las cárceles. Mientras el veredicto final de la mayor tragedia carcelaria del país ya está pronto a conocerse, los familiares de los presos fallecidos insisten en que las realidades al interior de la cárcel contemplan la tortura como en los peores años de la dictadura.

 

A pocos días del veredicto final sobre lo ocurrido en la Cárcel San Miguel, ¿cuáles son las expectativas de las familias?

Las familias están confundidas porque desde un principio se hablaba de que tenían que caer las altas autoridades del país. Pero nunca se llegó a esa instancia, por eso muchos familiares esperan que los gendarmes se condenen y sean culpables pero falta mucha gente que no está pagando en el juicio, no solamente los que están ahí.

 

¿Cuáles son esas personas, encargados de justicia, ministros?

No, todos, los ministros y el mismo Estado debería haberse hecho responsable. Debería haber respondido el Presidente de la República, el ministro de justicia actual, el anterior. Si tú vas más atrás te das cuenta que realmente la cárcel era para que la gente muriera, la construcción era paupérrima para que vivan seres humanos. No hablo de un hotel ni nada, pero dos dedos de frente: era una cárcel con solo dos salidas de emergencia y con las ventanas tapadas y en este país, a 5 ó 10 metros hay un mall con todas las medidas de seguridad, con 50 extintores… en la cárcel no, hay seres humanos apretados como animales.

 

Dicen que una de las negligencias de esa noche fue no haber controlado el consumo de alcohol artesanal de los reos…

2

Sí, obviamente fue una pelea desproporcionada como muchas peleas que habían ocurrido en la cárcel, donde Gendarmería tiene que intervenir, ese es su trabajo. Todos hablan del incendio, los mismos gendarmes se defienden, pero el trabajo de ellos es remunerado, con plata al bolsillo, para salvaguardar la vida de los presos, inclusive en una riña, y ellos no hicieron su pega.

 

¿Cuál es, entonces, la sentencia que esperan de cara al veredicto?

Es difícil calcular los años porque yo le decía al abogado que si yo quiero que enjuicen a los hueones que dejaron morir a mi hermano, cuasidelito de homicidio son 2 ó 3 años, sólo por mi hermano. Si en eso consideramos que son 81 personas diferentes y esta gente lo que hizo fue englobar esta condena y están pidiendo 3, 5 ó 7 años de presidio máximo. ¿Así es la ley? Un genocidio, un crimen de lesa humanidad prácticamente y los están enjuiciando sólo por esos años, siendo que hay gente que está en la cárcel por robo a la propiedad privada a bancos, los mismos bancos que estafan a los pobres, y esa gente está pagando 10, 15 a 30 años de su vida en la cárcel. Imagínese la magnitud de la diferencia por robar, que igual es un daño, pero no es lo mismo que dejar morir de esa forma a personas.

 

Por lo que he visto en tus discursos, sostienes que tanto gendarmes como los presos son víctimas del sistema penal en Chile, ¿no?

DSC08382Claro, pero aquí gendarmería está poniendo siempre la mala cuota: la mala cuota de lucrar con los presos, de dejarlos morir, de estar torturándolos. Gendarmería se ha tomado atribuciones por años y ahora, que nosotros queremos reivindicar la causa penitenciaria directamente con ellos, en una mesa de diálogo, la han peleado, la han tramitado, que mejor conversemos con otra gente. Ellos no tendrían por qué molestarse porque hay agrupaciones como nosotros, por el contrario, deberían ver que somos un aporte para que su gente haga mejor la pega. Quizás nosotros tengamos que decirle los ciudadanos, como siempre, oye, la salud está mala, la educación está mala. Ahora es el turno de decirles las cárceles están mal, las cárceles son asquerosas, la cárcel chilena es asquerosa igual que todas las cárceles del mundo. Ellos lo saben, trabajan ahí, tienen familia, tienen hijos. Eso para ellos es su casa y la tienen toda asquerosa a pesar de que están las herramientas para hacer algo diferente.

 

De alguna forma más personal, este caso arrastra ya muchos años y tú has estado muy involucrado en la causa no sólo por justicia por lo que pasó con tu hermano, sino por los casos de los otros 80 internos.¿ Cuales son tus sentimientos y expectativas de cara a este juicio que ya termina?

 

Yo estoy decidida ir a todas. Yo voy a defender a los presos de este sistema penal y voy a encarar al gobierno, a lo caballero. Sentados a la mesa, en conversaciones ordenadas, voy a ser un personaje en el país. Se lo digo con total franqueza, yo no les tengo miedo y voy a ser muy respetuoso y caballero mientras ellos se porten así. Y no es una amenaza ni una advertencia, si no, nos organizamos con la gente, con los presos y los familiares.

Nos vamos a manifestar muy fuerte dentro y fuera de las cárceles porque estamos denunciado genocidio, tortura y violencia. Es lo más sano que los presos se manifiesten, son personas, y la única diferencia es que nosotros estamos afuera y nos hemos cometido delito. El día de mañana podemos estar adentro y estamos derecho a exigir un trato digno. No somos terroristas, no somos violentistas ni nada, somos solamente ciudadanos avasallados por el poder y muy fuerte. carcel_112544

En las cárceles realmente se vive la muerte, un preso que es mi cuñado, sobreviviente de dos incendios, de San Miguel y Quillota, se le murió su papá. Enviamos un correo el sábado, su papá murió el domingo, y no dejaron que el joven viera a su papá, muerto. Él me decía ¿por qué yo soy tan malo que la vida me paga así? ¿Por qué robé y cometí delitos? Ya estoy pagando ahora, pero mi papá murió y sólo quería que me dejaran verlo, nada más que eso. Y Gendarmería no lo dejó. Esos son los detalles que ellos tienen que mejorar, humanizarse.

 

¿Qué lección deja esta tragedia a cuatro años de lo ocurrido? ¿Es una lección aprendida por las autoridades?

Han tratado de cambiar algo, han invertido algunas lucas aunque no lo suficiente. Te recuerdo que en Valdivia hay 1400 presos y hay como 40 celdas. Siempre se hace un trabajo de parche, no terminan la pega completa. Buscan tapar una solución, una muerte, o que alguien le pague dinero para callar a su familia. Siempre se hacen cosas para callar a los pobres, entregando una pequeña solución, lo que pasa en Valparaíso con el incendio o con los mapuche en Temuco. A veces no hay información ni correcta que se entrega a la gente y por ignorancia pensamos que las cosas no son así, pero nosotros nos damos cuenta de que se tortura en las cárceles igual que en la dictadura.