?????????????????????????????El proyecto firmado por la presidenta Bachelet este miércoles trajo consigo algunas novedades. Al aumento en 12 cupos en el Senado y de 35 diputados más, se suma una serie de modificaciones en el mapa electoral en las que destaca la fusión de los actuales distritos para transformarse en macrodistritos, pasando de los actuales 60 a un total de 28, y el hecho de que cada región conformará una única circunscripción, pasando de las 19 actuales, a un total de 15. Así, el número total de diputados pasará de los actuales 120 155, y en el caso de los senadores, el aumento deja a los 38 actuales en 50 legisladores.

El cambio en el sistema, en términos simples, supone el fin del arrastre por las listas representantes de los grandes bloques políticos, pasando a un sistema proporcional inclusivo, que mantiene el equilibrio entre los actores principales y corrige la subrepresentación de las regiones más pobladas del país.

Otro aspecto relevante del proyecto del Ejecutivo anunciado hoy es que se establece una cuota de representación de género, con la prohibición de que los partidos políticos presenten más del 60% de candidatos de un solo género, medida que busca asegurar un 40% de las candidaturas sean femeninas. Adicionalmente, se plantean incentivos económicos para los partidos políticos que elijan más mujeres candidatas.

Dadas la disminución de los distritos y circunscripciones, la distribución de los diputados y senadores también cambiará, y según lo anunciado en la Moneda esta mañana, el esquema quedaría de la siguiente manera:

 DISTRIBUCIÓN DE NUEVOS SENADORES

50 senadores. Cada región será una sola circunscripción.

 – Antofagasta, Los Ríos, Aysén y Magallanes: mantendrán número actual de 2 senadores.

– Tarapacá y Arica y Parinacota: 2 senadores.

– O´Higgins, Coquimbo y Los Lagos: 3 senadores, en lugar de los 2 actuales.

– Valparaíso, Maule, Biobío y Araucanía: suben de 4 senadores actuales, a 5 legisladores.

Metropolitana: de los 4 de hoy subirá a 7.

 

 DISTRIBUCIÓN DE NUEVOS DIPUTADOS

De los 35 nuevos escaños:

– Metropolitana: 15 nuevos diputados.

Valparaíso y Biobío: se distribuirán 8 escaños.

– Regiones extremas: 4 nuevos diputados.

-El resto se distribuirá en el país.

 

El análisis de los expertos

kenethKenneth Bunker, miembro del Observatorio Electoral de la UDP, calificó el anuncio de un sistema proporcional inclusivo como “un poco engañoso”, y agregó que “hoy día tenemos un sistema proporcional, porque en el fondo el binominal es un sistema proporcional con magnitud de distrito 2. Eso significa que en cada distrito o circunscripción se eligen dos senadores o diputados. La formula proporcional en el fondo no cambia, lo que sí cambia es que se incluyen más escaños a repartir por cada distrito o circunscripción”, analizó Bunker.

El analista electoral evaluó como positivo el anuncio porque, a su juicio entrega más proporcionalidad al sistema e inyecta más competencia que el Binominal. Además valoró el anuncio de las cuotas de género pero advirtió que podría ser interpretado de manera poco eficaz. “Hay que tener ojo porque depende de a dónde las manden a esas mujeres candidatas, porque no necesariamente se puede hacer para que sean electas sino para cumplir con la ley”, señaló.

Respecto del cambio en el sistema binominal, Bunker aclara que la posibilidad del arrastre por doblaje que antes existía no desaparece totalmente. El mimbro del Observatorio Electoral de la UDP explica que la fórmula utilizada, que recibe el nombre de Fórmula d’Hondt, sigue siendo la misma pero al aumentar los escaños -cada distrito elegirá entre 3 y 8 diputados, por ejemplo-, el doblaje se dificulta enormemente. “Era una fórmula matemática que se utilizaba, y ocurría cuando había máximo dos candidatos por lista. Hoy día van a aumentar el número de candidatos por lista, y eso hace más difícil el doblaje” aseguró el analista, y agrega que la posibilidad de que ello ocurra con el nuevo sistema proporcional inclusivo es “difícil pero no imposible”.

Respecto del aumento de la cantidad de legisladores, Bunker aseguró que “hoy día hay muy pocos legisladores para la gente que hay en Chile”, y agregó que según sus cálculos debiera haber un diputado por cada 100 mil personas, por lo que incluso “nos estaríamos quedando cortos igual”.

mriost1-300x207Por otra parte, Marcela Ríos, oficial del Programa de Gobernabilidad del PNUD, afirmó de manera tajante que el cambio del sistema binominal a uno proporcional inclusivo asegura que no habrá candidatos electos con menos votos que otros no electos. “La propuesta que se está mandando es el mismo sistema que estamos usando para los Concejales” aseguró Río y agrega que “esta no es una reforma al binominal, sino que es un cambio de sistema”.

Ríos puso especial énfasis en cómo se definirá el nuevo mapa distrital, ya que uno de los factores que a su juicio generaba una subrepresentación de regiones más pobladas como las de Valparaíso, Bío Bio y Metropolitana, tenía relación con los distritos que diseñó la Dictadura luego de perder el plebiscito de 1988. “Lo que hizo ese sistema, no era solamente aplicar una supuesta descentralización, porque había una lógica política detrás. Eso le dio igual cantidad de legisladores a Coyahique, donde votan 20 mil personas, que a Santiago Poniente, donde votan 800 mil personas. Eso también le dio mucho más parlamentarios a la Novena Región, donde el “Sí” había ganado abrumadoramente, y menos parlamentarios a la Tercera Región, donde el “No” había ganado”, explica.

Hoy tenemos un problema de desigualdad en el voto que afecta a las ciudades donde vive más gente, y quienes más nos vemos perjudicado por ese diseño somos los que vivimos en Santiago, en Concepción o en Valparaíso”, plantea Marcela.

“La descentralización no se arregla con más cupos parlamentarios para zonas donde vive menos gente, se hace con la elección democrática de intendentes y con mayores recursos para los gobiernos regionales, dándole facultades que los fortalezcan. Insisto en que las ciudades no son las que votan. Coyahique no vota. Punta Arenas no vota. Votamos las personas, y en nuestro país las personas no estamos distribuidas homogéneamente en las distintas zonas del país. Estamos fuertemente concentradas en la Octava, en la Quinta y en la Metropolitana. Si uno quiere ver dónde incide más mi voto, votar en Maipú casi no tiene sentido, lejos es más rentable votar en otra parte. Es como lo que pasa en Estados Unidos; si votas en Los Ángles o Nueva York, tu voto no vale nada. Si viven en Utah, tu voto vale mil veces más”, concluye Ríos.

Finalmente, Ríos advierte el proceso de redefinición del mapa electoral, debe ser “abierto y transparente”, donde “no pueden ser los parlamentarios con su calculadora viendo cuántos votos reciben en cada comuna los que se sienten solos a definir las fronteras de los distritos”. Para ello, recuerda las recomendaciones que elaboró la Comisión Boeninger en 2006, donde planteaban la conformación de una comisión externa al Congreso para revisar este punto clave del sistema electoral.