estudiantesDesde su llegada, el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, ha agendado una serie de reuniones con los estudiantes que parecen no haber logrado satisfacer la necesidad de participación de dichos actores en la reforma.

Luego del pasado encuentro de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech) en Valdivia, los universitarios acordaron la necesidad de trabajar en la elaboración de una propuesta educativa alternativa a lo que ya ha propuesto el gobierno de Bachelet en la materia.

Éste es el primer aviso de los estudiantes al poder de la Nueva Mayoría que, pese a su discurso e ideas rupturistas respecto a la administración de Piñera, aún no logra solventar del todo las perspectivas del movimiento estudiantil. Esta vez, cuando ya han pasado algunas semanas desde el arribo del nuevo gobierno, existe molestia por las respuestas “contradictorias” de Eyzaguirre y la falta de participación real en la propuesta.

 

Nuevos actores se sumarán al debate

Las palabras de la presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Melissa Sepúlveda, ya podrían comenzar a preocupar a las autoridades del Mineduc.

sol“Queremos construir un nuevo proyecto educativo, que pueda abordar muchísimos temas. Por eso queremos convocar al resto de los actores sociales relacionados con materias de educación inicial, escolar, superior y educación técnica profesional para su creación”, manifestó la dirigenta.

Según las voces del movimiento, éste encuentro estaría contemplado para el próximo 5 de mayo, tres días antes de la fecha programada para la primera movilización del año, a la que adhieren en conjunto la Confech, la Aces y la Cones.

Lorenza Soto, vocera de la Aces que participó de la reunión, detalló que aún tienen que discutir la iniciativa, pero que esperan participar para poder “empezar a tocar temas que no han estado en la palestra, como es el tema de la educación particular subvencionada, técnico profesional, educación básica y pre básica, que se han dejado absolutamente de lado”.

La idea, además, es lograr integrar a otros actores del mundo educativo como el Sindicato Unitario de Trabajadores de la Educación (SUTE) y algunas organizaciones que puedan apoyar las nuevas ideas desde el punto de vista técnico. Entre ellas, por ejemplo, Fundación Sol y Opech.

 

Participación: la falta de Eyzaguirre

A estas alturas, la paciencia comienza a agotarse al interior del movimiento estudiantil. Pese a que la Aces, Cones y Confech han sido citadas a conversar con el ministro, los estudiantes consideran que no se ha hecho mucho más por integrar a nuevos actores y que la participación de éstos aún está en veremos.

estudiantesCreo que hoy en día el movimiento estudiantil necesita salir al frente respecto al debate y poner en la palestra los temas que de verdad nos urgen. Creemos que es totalmente necesario avanzar hacia una reforma participativa que nos permita a nosotros poner en discusión los temas que nos preocupan”, señaló Ricardo Paredes, vocero de la Cones, quien manifestó estar de acuerdo con las declaraciones del ex dirigente estudiantil y actual diputado Giorgio Jackson, quien declaró recientemente que el movimiento “debe pasar a la ofensiva”.

Sin embargo, Paredes se mostró más crítico del planteamiento del Confech respecto a la elaboración de una nueva propuesta educativa y aseguró que es necesario analizar qué matices se desean instalar en el debate: “Yo tendría más detenimiento respecto a qué se va a proponer realmente y a si esta propuesta va a tener miras de proyección, es decir, de crecer”.

De otro lado, la vocera de la Aces recordó, pese a las críticas, “la batuta siempre le han llevado los estudiantes”, pues éstos fueron quienes pusieron a la educación en el centro del debate. Soto señaló a la baja del interés del CAE y la actual propuesta de reforma tributaria como una de las expresiones más claras de la influencia del movimiento estudiantil.

Por ello, al analizar el rol de los estudiantes en la construcción de la reforma educativa, la respuesta de la dirigenta es clara: “Vamos a ser los protagonistas de esto”.

 

8 de mayo: de vuelta a la calle

El discurso de Eyzaguirre, calificado como contradictorio, sumado a la falta de participación de los diversos actores de la educación en el proceso registrado hasta ahora, ya son, a juicio de los estudiantes, motivos suficientes para volver a las calles.

Según explicó Takuri Tapia, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile, la idea es poder nutrir la educación no sólo de las demandas del movimiento, sino también de sus propuestas.

Se nos ha dicho que no hemos podido hacerle el peso mediáticamente al ministro, pero lo importante para nosotros siempre ha sido seguir proponiendo y conversando con nuestros compañeros. Esa movilización que se había propuesto para el 24 de abril y que tuvimos que bajar por una cosa lógica del apoyo que seguimos teniendo a los afectados del norte y Valparaíso… pasó que lo más importante en ese momento eran ellos y, ahora, teniendo en cuenta que tenemos que seguir apoyando, también levantaremos las movilizaciones para demostrar al pueblo que necesitamos de eso para ponernos sobre lo que plantea el ministro, frente a lo cual, cada día que pasa, tenemos más diferencias”, argumentó el dirigente.

educaEl argumento más potente que motivará las próximas movilizaciones y discusiones a nivel nacional anunciadas por el Confech, es la separación de la perspectiva educativa de Eyzaguirre, al que acusan se sostener los pilares del sistema educativo, como la competencia y el financiamiento a la demanda y no a la oferta.

La primera movilización del año ya está fijada para el próximo jueves 8 de mayo, con un recorrido tentativo desde Plaza Italia hasta Los Héroes.

“Queremos dejar en claro que es la primera gran movilización estudiantil, pero que nos vamos a movilizar todos el año porque ya sabemos que la respuesta está en las calles”, enfatizó Soto.