MANUEL-RIESCO-¿Cómo analizan las razones por las que finalmente quedaron fuera de esta importante comisión asesora?

“Primero, es una muy mala señal respecto de los objetivos de la comisión, puesto que el programa de la Presidenta establece que debe tener un mandato amplio, para que vea todas las alternativas sin exclusión de mejorar las pensiones de la población. Ahora, al excluirnos a nosotros como Cenda, que es un actor bastante reconocido desde el punto de vista de la opinión pública pero también en el ámbito académico nacional e internacional, es una muy mala señal a nuestro entender, porque la razón por la que Cenda es excluida es por la posición que tiene. Cenda ha llegado a la conclusión, después de muy serios estudios, que la causa principal de las bajas e inciertas pensiones, de la discriminación contra las mujeres y de una serie de otros problemas que afectan a los jubilados, es precisamente el sistema de AFPs. Y lo que hay que hacer, a juicio de Cenda, es terminar con el sistema y reconstruir uno público basado en el sistema de reparto, lo que permitiría duplicar las pensiones y, al mismo tiempo, liberar cuantiosos recursos que actualmente el Fisco está destinando a subsidiar al sistema de AFP. Es decir, se podrían mejorar mucho las pensiones y dejar un excedente fiscal importante para otras materias, y aún así mantener un excedente del sistema. Que esta alternativa que ha sido preparada en base a informaciones oficiales sea dejada fuera de la comisión está dando cuenta que de antemano se está excluyendo esa alternativa”.

-Si bien se había anunciado un profundo estudio al sistema de pensiones, hasta el momento ni del Gobierno ni de la misma Presidenta se ha escuchado que sea una alternativa terminar con el actual sistema para retornar al de reparto. Por ello ¿Es realmente sorpresivo que esa alternativa que es más radical quede finalmente excluida?

“Sí, de todos modos constituye una sorpresa muy grande, creemos que es un error y por ello solicitamos a la Presidenta que reconsidere esta decisión, porque no ayuda a darle legitimidad a la comisión. Y por otro lado, esta alternativa goza de un gran respaldo de la población, y para qué decir entre los jubilados, que son los que sufren las más bajas pensiones hoy. Además, esta alternativa está bien posicionada en el movimiento sindical, la CUT por ejemplo la ha pedido, y ayer su presidenta dijo en relación a la conformación de la comisión que quieren que se restablezca un sistema solidario de reparto, que es lo que hay que hacer. Cuando el país entero tiene una gran mayoría con una posición favorable a cambios de esta naturaleza, en un contexto donde las pensiones del sistema actual no son una cosa que merezca el nombre de pensiones, debe producirse una corrección. La única manera de hacerlo es usar los fondos que se recaudan para pagar pensiones y no destinarlos al ahorro forzoso, que es lo que actualmente está ocurriendo, porque de cada tres pesos que se recaudan, el sistema destina dos a los administradores del sistema o a los grandes grupos financieros”.

-Respecto de la conformación que tiene hasta el momento la comisión, ¿cómo evalúan los nombres anunciados?

“Entre los consultores internacionales, desde luego que hay figuras muy respetables. Por ejemplo, Joakim Palme es quien dirigió la comisión de reforma de las pensiones en Suecia. Por otra parte, hay una académica polaca que fue muy importante en toda la discusión que se originó recientemente en ese país, y que concluyó con el término de las AFP en Polonia. Y esto no solo pasó en Polonia, sino en Hungría también. Del mismo modo, hay varios académicos que tienen una visión muy ponderada, y que entienden que no puede seguir este sistema de ahorro forzoso, en que según el mismo Financial Times de Londres, uno de los principales diarios financieros del mundo, hace una semana atrás reconoció en un artículo editorial que el sistema de pensiones chileno había sido impuesto bajo la represión, con el objetivo de destinar los descuentos previsionales de los trabajadores para financiar a los grandes grupos económicos. Esto lo dijo el Financial Times hace una semana”.

“Desde el punto de vista de los académicos nacionales, hay algunos, un grupo que siempre está, que no tienen mucho prestigio académico porque aparecen siempre defendiendo posiciones que están muy desprestigiadas, y con argumentos que no muy válidos. Pero el grueso de los académicos que están ahí son personas muy respetables, muy serias”.

-Más allá de que ustedes propongan cambiar por completo el sistema, ¿hay margen para tomar medidas que permitan incrementar las pensiones de manera significativa?

“Para mejorar las pensiones hay que terminar con el sistema de AFP. Hay que usar los fondos que se cotizan para pagar pensiones y no para traspasarlo a los grupos financieros o a los administradores del sistema. La realidad es la siguiente: actualmente, las cotizaciones anuales de los trabajadores duplican lo que en realidad pagan en pensiones las AFP. Pero además, el Fisco entrega subsidios que más o menos equivalen a las pensiones que se pagan. Es decir, el sistema recauda el triple de lo que paga. Y sin embargo, en las arcas de las AFP no hay ningún peso. Con este cálculo, el chanchito debería estar rebosando, pero si uno ve no hay plata ni cobre. La cantidad de dinero sale por el millón de boquillas chiquititas del chanchito destinadas a los pensionados, es la misma que sale por los poquitos grandes boquerones que están por el otro lado, destinados a las comisiones de AFP y “primas” de compañías de seguros. Ademas, por atrás, el resto del dinero recaudado sale de inmediato en forma de préstamos o capital accionario, la mayor parte a manos de los grandes grupos económicos, los que también son dueños de las AFP y aseguradoras”.

-Considerando la actual conformación de varios ministerios, donde hay funcionarios que tienen cercanía con ustedes, ¿no es quizás aún más sorpresivo que fueran excluidos de la comisión?

“Nosotros en general apoyamos el trabajo que está haciendo este gobierno. Apoyamos la Reforma Tributaria, la Reforma Educacional, el trabajo de todas las personas que están ahí. Mucha gente de Cenda está trabajando también en el Gobierno y están haciendo un trabajo magnífico. Apoyamos el discurso de la presidenta Bachelet cuando ella nombra esta comisión, y el que la haya creado, porque esto genera necesariamente una discusión. Incluso apoyamos la idea que se haga una AFP estatal. Que la hagan también, si es un avance. El punto clave es que no nos parece adecuado que en la Comisión, que debía tener una mandato amplio, excluyan a la institución que ha venido sosteniendo con más antecedentes fundamentados esto que hemos conversado”.

– ¿No es paradójico que este sistema de ahorro forzoso, como lo denomina usted, fuera ideado por los paladines del neoliberalismo, que pregonan constantemente sobre la libertad que supuestamente promueve este sistema económico y político que nos rige?

“Claro, eso es completamente verdad. Ahora, los sistemas de pensiones tienen que ser generales, porque en verdad son mecanismos de cálculo que determinan qué proporción de lo que se produce cada año se transfiere a los mayores. Siempre, en todos los países, los que sostienen a los que no pueden trabajar son los que trabajan. Entonces el pan que desayunan cada mañana los jubilados de todo el mundo no estaba guardado en una caja de fondos hace 30 años, se produce todos los días por los trabajadores activos que producen pan. Así con la salud de los jubilados y con los niños. El sistema de educación establece cuánto les llega a los niños, y el de pensiones, lo que le llega a los mayores. En Chile, quizá lo más perverso es que este mecanismo de transferencia no es explícito, como en el sistema de reparto. En los sistemas de capitalizaciones, como son llamados, rompen esta cadena de solidaridad inter-generacional, pero lo hacen en la ideología no más, porque en la práctica no la pueden romper. Un jubilado no se mantiene sin un trabajador activo. Todo lo que consumen los mayores lo producen los activos, y la idea de que cada uno trabaja para su santo y uno se mantiene solo, es un mito de este sistema. Y es un cosa perversa”.