Foto: CONAF

Un total de 29 vicuñas muertas y desolladas descubrió un patrullaje preventivo, realizado por la Corporación Nacional Forestal (CONAF), el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y la Policía de Investigaciones (PDI), en el sector del Salar de Tara de la Reserva Nacional Los Flamencos, luego que se detectara el comportamiento extraño evidenciado por ejemplares de esta especies en la zona y que en el pasado mes de marzo se encontrara en otros sectores de esta unidad protegida 22 vicuñas en las mismas condiciones.

Los 29 ejemplares de la especie Vicugna vicugna, cuyo estado de conservación en Chile es en Peligro de Extinción, de acuerdo al Reglamento de la Ley de Caza D. S. N° 5 de 1998 del Ministerio de Agricultura, fueron encontrados muertos en la zona ubicada al noreste del río Zapaleri, en el sector Salar de Tara.

La data de muerte de los ejemplares encontrados, según el informe de CONAF, corresponde al mismo período del primer hallazgo ocurrido en marzo pasado, donde se descubrió 18 vicuñas muertas y desolladas en el Salar de Pujsa y 4 ejemplares al noreste del Salar de Aguas Calientes II. Por el estado en el que se encontraban los cuerpos, se presume que la matanza ocurrió hace unos dos o tres meses. Todo indica, al igual que en el caso anterior, que es un claro acto de caza furtiva asociado al tráfico de pieles de vicuña.

Según los guardaparques de la Reserva Nacional Los Flamencos, unidad de casi 74 mil hectáreas pero dividida en 7 sectores, durante diferentes patrullajes observaron que las vicuñas muestran un comportamiento asustadizo, sobre todo tratándose del sector en el que es muy común observarlas alimentándose, a lo largo del río Zapaleri.

Uno de los aspectos que destacó ahora el Director de CONAF Región de Antofagasta, Alejandro Santoro, es que conjuntamente con intensificar los patrullajes junto a funcionarios del SAG y la PDI, se está presentado a la denuncia realizada en el mes de marzo por el primer hallazgo de vicuñas muertas, ahora una querella contra quienes resulten responsables, porque “estos hechos son preocupantes, debido al alto número de ejemplares muertos  y el modus operandi, y nuestro objetivo es controlar y proteger la vicuña de esta práctica que se registra dentro y en zonas aledañas a la áreas protegidas del país”.

Por lo mismo, Santoro hizo un llamado a la ciudadanía a denunciar la presencia de personas en actitudes extrañas, con el fin de investigar y dar con el paradero de los responsables de estos ilícitos.

Cabe destacar que además de la ley de caza, esta especie también está protegida por otros cuerpos legales de derecho internacional, como el Convenio para la Conservación de la Vicuña que regula su comercialización, sus productos y derivados; la Convención de las Especies Migratorias y de la Diversidad Biológica y la Convención Internacional para el Comercio de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), entre otros.

Fuente: CONAF