1324074247_los_cerrillosUna resolución de la Corte de Apelaciones de Santiago del pasado viernes 2 de mayo respaldó las facultades de la Justicia ordinaria para ordenar la demolición del edificio de Inmobiliaria Aconcagua emplazado en el Parque  Cerrillos, del cual Sebastián Piñera es uno de sus propietarios.

El edificio de 17 pisos está situado inmediatamente al extremo sur de la pista aérea del aeropuerto, zona que comprende el cono de aproximación y que función hasta 2006, cuando fuera clausurado por la administración de Ricardo Lagos.

La Fundación Defendamos la Ciudad se pronunció al respecto para recordar que en dos ocasiones la Corte Suprema ha tomado determinaciones que mantiene al ex aeropuerto en una nebulosa respecto de su futuro.

Patricio Herman, presidente de la fundación, aseguró que “en el ámbito del uso del suelo de las 254 hectáreas del ex aeródromo recordemos que la calificación ambiental de la Conama sobre el cambio de uso del suelo fue anulada por el máximo tribunal por lo que dicho territorio, de acuerdo al Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS), sigue siendo de infraestructura aeronáutica y no habitacional-mixto como pretende el MINVU”, consignó mediante un comunicado.

Herman asegura que la construcción del edificio fue ilegal, cuestión que se denunció ante Contraloría, “organismo fiscalizador que optó por desentenderse ya que no investigó nada”. El motivo radica en que los terrenos utilizados para la construcción del aeropuerto fueron donados en su oportunidad por el filántropo estadounidense Daniel Guggenheim, y una segunda sentencia de la Corte Suprema estableció la obligación de reinvertir lo equivalente al valor de los terrenos en los mismos fines establecidos por el donate.  “Esto es, en beneficio de la aviación civil”, afirma Herman.

Por ello, el presidente de Defendamos la Ciudad valoró el reciente pronunciamiento de la Corte de Apelaciones que podría significar la demolición del edificio en cuestión. “Celebramos que la instancia jurisdiccional esté poniendo orden en la casa”, señala el comunicado.

Por su parte Miguel Depolo, abogado de la Federación Aérea de Chile, valoró la resolución de la Corte “pues define claramente las facultades de los tribunales ordinarios de justicia”. Según explicó el litigante, la Justicia está analizando la validez del permiso de edificación entregado en enero de 2012, el cual se encuentra paralizado y deshabitado. Por ello, fustigó a la empresa dueña del proyecto, Inmobiliaria Aconcagua, por intentar sostener la incompetencia de los tribunales de justicia para resolver la posible demolición “Me llamó la atención la agresiva actitud de dicha empresa favorecida por permisos ilegales, ya que ella sabía que en ese suelo no se podía construir y no obstante lo hizo”, indicó.

Depolo recalcó que el proyecto de cambio de uso de suelo en la base aérea buscaba poblar el sector, que en total comprenden 3 mil hectáreas, y no solomente las  245 hectáreas que comprende el aeropuerto. “Ese amplio territorio natural hoy constituye un canal de ventilación y una reserva ambiental para la cuenca de Santiago”, señaló Depolo.

Finalmente, el abogado de ala Federación Aérea de Chile, aseguró que “en relación a la obligación del Estado de reinvertir el valor del terreno del aeropuerto avaluado en unos 400 millones de dólares en el fomento de la aviación civil me parece que lo correcto, desde el punto de vista de la administración del Estado, es recuperar este aeródromo reconvirtiéndolo en uno similar al Aeroparque Jorge Newbery de Buenos Aires”, concluyó.