crespitaHa superado los límites del boxeo nacional femenino y del genéro en dicha práctica. Carolina “Crespita” Rodríguez cuenta con una sólida carrera que hoy bien la podría posicionar entre las estrellas del deporte chileno.

El pasado 10 de mayo, Rodríguez alcanzó el título de la Federación Internacional de Boxeo, en la categoría gallo. La chilena fue capaz de vencer a la mexicana Janeth “La Cusilla” Pérez, campeona vigente en Monterrey, México. En tanto, en septiembre de 2013, la boxeadora venció por decisión unánime a la venezolana Ana María Lozano, ganando el cetro máximo en peso gallo de la Asociación Internacional de Boxeo de Mujeres (BIXA).

El segundo triunfo de Rodríguez la ubica en un lugar privilegiado: ya ha obtenido dos coronas mundiales en federaciones distintas. Sin embargo, pese a su acrecentada fama como la primera chilena profesional en su área y a sus numerosos títulos nacionales e internacionales, la deportista ha sufrido la omisión de los auspiciadores y del propio Estado.

A veces uno pierde las fuerzas; también me desmotivo. Ni siquiera puedo llevar una alimentación como corresponde para mi dieta de deportista, pero eso pasa a segundo plano cuando pienso que he luchado mucho por llegar hasta acá para cumplir mi sueño”, señaló recientemente en una entrevista.crespita-rodriguez

En Chile, la competencia deportiva en general –a excepción del fútbol- cuenta con escaso apoyo estatal para desarrollarse. Enfrentados a diversos escenarios de disputa internacional, los chilenos han tenido que acudir, incluso, a millonarios para lograr financiar sus materiales y entrenamiento.

El caso de Crespita, sin embargo, reúne las variables necesarias para que el abandono del Estado sea aún más profundo: Rodríguez es mujer y se desempeña en el boxeo, rudo deporte de incipiente desarrollo, competencia y patrocinio en el país.

 

La única boxeadora profesional

Pese a las múltiples victorias –cinco títulos a nivel nacional, dos sudamericanos y un panamericano, además de los dos títulos mundiales-, la boxeadora chilena ha tenido que sortear múltiples obstáculos en su paso por la disciplina, que comenzó a los 21 años.

foto_0000000120130901113312La falta de apoyo obligó a la contadora a radicarse en Argentina. En tanto, en 2012, Rodríguez debió postergar la pelea en que defendería su título de campeona por no contar con los recursos necesarios. Eso la ha llevado a pensar la idea de nacionalizarse mexicana, donde el boxeo cuenta con mayor masividad y competencia.

Según la número 5 del boxeo mundial, ha tenido opciones de irse para continuar con su carrera, incluso a Argentina, lo que no ha querido hacer porque sabe que es la primera boxeadora profesional del país: “Estoy haciendo el camino porque no tenemos historia en el boxeo femenino“, puntualizó.

Entre sus dificultades para competir, Rodríguez reconoce que el boxeo femenino en el país tiene un desarrollo aún precario. En parte, porque la práctica de dicho deporte aún es mirada con malos ojos por la sociedad chilena y sus perspectivas conservadoras.

“Es algo inédito que una dama pelee, algunos dicen que la mujer no debe combatir”.

En opinión de la propia boxeadora, en el marco de una entrevista realizada en México, “es algo inédito que una dama pelee, algunos dicen que la mujer no debe combatir. Lo aprobaron cuando debuté”. Antes de su triunfo en el último mundial, Claudio Pardo, su técnico, ha mencionado a los medios que Chile se está perdiendo a su única boxeadora por falta de apoyo.

Crespita ha recalcado que falta interés del público en un país caracterizado por la primacía del fútbol, lo que se ha visto reflejado en la efusividad con que las autoridades han recibido a los deportistas de dicha área cuando éstos han triunfado en competencias mundiales. Lo mismo ha ocurrido en el caso del tenis, cuando Marcelo Ríos alcanzó el número uno del mundo el 98: fue celebrado para todo Chile desde un balcón de La Moneda por el entonces presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

Episodios similares se vivirían después con las actuaciones de los tenistas Fernando González y Nicolás Massú en los Juegos Olímpicos de Sidney y el recibimiento a la selección nacional del técnico Marcelo Bielsa. Para Crespita, sin embargo, no ha habido hasta el momento reconocimientos oficiales.

_MG_8426

La mejor exponente del boxeo en Chile, hasta ahora, sólo ha obtenido de Chile una nominación a reina guachaca. En tanto, en su disciplina el único nombre que ha alcanzado cierta fama internacional es Martín Vargas, que llegó a disputar dos veces la corona mundial hace 30 años, sin resultados.

Luego de obtener su título como la primera campeona latinoamericana chilena de la AMB, Crespita debía defender el cinturón el pasado 3 de mayo, pero la falta de dinero y auspiciadores la obligaron a aplazar la competencia hasta el próximo 14 de junio. De no contar con recursos, Rodríguez podría quedar fuera de la disputa mundial.

Sin embargo, la boxeadora continúa la pelea con la misma convicción que enfrenta a la contendora de su próximo duelo: “Nada que yo no pueda hacer con dos manos”.