ucvTras una larga noche de recuento de votos, que concluyó a eso de las 9 de la mañana de este jueves, los resultados de la elección de federación en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso arrojaron resultados que cambian la tendencia histórica a nivel estudiantil, tras la derrota del gremialismo que quedó relegada a un tercer lugar.

La lista 3 “Avancemos, Construyamos Educación Pública” -conformada por integrantes de FEL, IA, y UNE- obtuvo el primer lugar de las votaciones con 2036 votos, un 39,12%, y en segundo lugar se ubicó la Lista 1, de la Democracia Cristiana, con 1465 votos, correspondiente al 28,15%.

Por su parte, la Lista 4 del gremialismo, importante sector político al interior del plantel universitario del puerto, quedó relegada a la tercera posición, con 733 votos, y la Lista 2, del MUI (Movimiento Universitario Universitario de Izquierda) en cuarto lugar con 543 sufragios, correspondientes al 14,09% y 10,26% respectivamente.

Para Jorge Rauld, estudiante de Bioquímica y candidato a presidente de la lista 3, comentó a ElDesconcierto.cl que la unidad entre los tres colectivos de izquierda nace por una necesidad de convergencia, “que era necesaria tanto en términos programáticos como políticos”, y agrega que la conformación intenta levantar un nuevo actor político dentro de la comunidad universitaria, lo que “no responde solo a lo táctico, porque desde las primeras conversaciones vimos la necesidad de proyectar esto en el tiempo”.

Rauld, militante de la Izquierda Autónoma, aseguró que la derrota del gremialismo responde a la debilidad de la misma lista, “porque no era fuerte en términos de sus cuadros políticos”, y agrega que la penetración de la demanda por una educación gratuita, a la que se opone el movimiento gremial, terminó abriendo una espacio para la lista de la Democracia Cristiana, “que lo que hizo fue tratar de posicionarse y tratar de comerse, al igual de lo que sucede en el escenario nacional, las demandas del movimiento estudiantil”.

Para el estudiante de la Facultad de Ciencias de la PUCV, el resultado de la primera vuelta “nos mantiene contentos y tranquilos ya que en el proyecto que presentamos marcamos claras diferencias (con la DC), y esas diferencias fueron avaladas por nuestros compañeros a la hora de desarrollar la votación”.

Por su parte, Sebastián Balcazar, estudiante de Periodismo y candidato a Secretario de Comunicaciones de la Lista 3, la conformación conjunta de la lista entre los colectivos más reconocidos de la izquierda en educación superior, responde a la necesidad de “dar la lucha por las demandas históricas del movimiento estudiantil, y desde ahí, haciendo una lectura del periodo con la llegada del nuevo gobierno, identificando una cooptación discursiva de las demandas, entendimos que era necesario crear un nuevo actor político dentro de la universidad”, señala el también militante del Frente de Estudiantes Libertarios (FEL), y agrega que la lista, surgida por un tema “táctico”, busca “enfrentar de manera unida la estrategia del nuevo gobierno en relación a las demandas estudiantiles”.

Respecto de la relegación del movimiento gremialista, Balcazar asegura que “los postulados del gremialismo, que no están a favor de ninguno de los que ha levantado el movimiento estudiantil, y que están en contra de la educación gratuita ni de la democratización, ya no tienen cabida en la PUCV”, y agrega que “ello demuestra que las demandas del movimiento estudiantil calaron fuerte en la subjetividad de las personas, y en esta pasada se corre el espectro hacia la izquierda al interior de la universidad, pero deja un vacío en el centro que sabíamos que iba a existir, y que la otra lista (DC) intentó ocupar a través de la cooptación del discurso”, asegura Blacazar.

Respecto al rol al interior del Confech, Balcazar afirma que “nosotros tenemos que poner claridades sobre la mesa, porque desde el gobierno se sigue la lógica de financiamiento a la demanda, se entiende la libertad de enseñanza como libertad de empresa, y algo importante que hemos dicho desde siempre, es que no puede haber reforma educacional sin la participación de todos los actores que finalmente componen la comunidad educativa”, agrega que el proyecto que maneja el ministro de Educación Nicolás Eyzaguirre, “no contiene ninguno de los elementos por los cuales venimos luchando, marchando y movilizándonos desde hace años”.