El proceso liderado por el movimiento “Alianza PAIS” ha desencadenado en Ecuador fuertes transformaciones sociales y políticas. Secorrea 2 reconoce a su presidente, Rafael Correa, como parte del grupo de gobiernos progresistas latinoamericanos, pero a 7 años de su llegada han aumentado las críticas respecto al cumplimiento de algunos ejes del programa original que lo llevó a la presidencia. Decisiones controvertidas y que han descolocado incluso a sus correligionarios, han hecho que el mandato de Correa tenga algo de dulce y agraz.

Correa y la Asamblea Constituyente

Inmerso en una profunda crisis de desaprobación política, Ecuador contaba con nueve presidentes en diez años y el parlamento alcanzaba apenas el 1% del respaldo ciudadano. Así comenzaron las protestas espontáneas que decantaron en la creación del movimiento Alianza PAIS, al cual pertenece Rafael Correa. El actual mandatario ecuatoriano llegó al Palacio Carondelet el año 2006 con la promesa de abrir un proceso democrático para transformar la Constitución, llamado Asamblea Constituyente.

Con una consulta popular, la AC fue aprobada con un 81% a favor, y desde entonces se trabajó hasta fines de 2008, donde fue publicada oficialmente la nueva carta fundamental que guiaría las transformaciones del país. Ecuador venía constituyéndose, como la mayoría de los países latinoamericanos, bajo un modelo neoliberal al cual la llamada “Revolución Ciudadana” le puso freno.

Correa está haciendo tambalear el Buen Vivir”

El Programa del Buen Vivir es la principal consigna que permitió el triunfo de Correa. Freno al modelo extractivista, aumento de la inversión pública en infraestructura y temas sociales, procesos de descentralización, democratización en las tomas de decisiones, autonomía indígena y derecho a la naturaleza, son algunos de los pilares y promesas que consagró la nueva constitución.

Según Diego Corvalán, sociólogo de la consultora Sintaxys, “el principal cambio que introdujo la nueva constitución radica en que concibe al Estado como garante de los derechos básicos de los ciudadanos. En éste sentido, se ha fortalecido el pilar público de los servicios sociales” En educación, por ejemplo, se está trabajando en una reforma educacional en donde se ha ampliado el acceso a la educación pública en los niveles primarios y secundarios. Sobre la educación superior, Corvalán señala que “se está trabajando por aumentar la cobertura pública, sin dejar de lado los altos estándares de calidad, y en ese proceso se cerraron varias universidades y esos estudiantes fueron absorbidos por universidades estatales de mejor nivel.”

A pesar de los avances, Lucio Cuenca, director del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA), señala que las decisiones de Correa “están haciendo tambalear el Buen Vivir”. Asegura que “hay una gran contradicción entre el avance que hace la sociedad ecuatoriana en consagrar los derechos de la naturaleza y el derecho a la autodeterminación de los pueblos indígenas, con lo que está sucediendo con las políticas económicas del gobierno de Correas de los últimos años”. Esto se da a raíz de la decisión de retomar la extracción petrolera en el Parque Nacional Yasuní, donde existe no sólo una biodiversidad inmensa, sino comunidades indígenas que se oponen a la explotación del petróleo.

yasuniCuenca destaca que “al inicio del gobierno de Correa, él acoge una idea de proponerle a la comunidad internacional mantener represado el petróleo en el parque nacional Yasuní a cambio del que Ecuador recibiera aportes de cooperación internacional para su estrategia de desarrollo propio”, sin embargo, el mandatario ecuatoriano cedió a presiones de empresas internacionales, dentro de ellas la chilena ENAP. El ambientalista recalca que “el presidente Correa desechó esta propuesta que era un aporte de la comunidad ecuatoriana para que no sigan emitiendo grandes cantidades de gases de efecto invernadero y que era una propuesta revolucionaria para enfrentar el cambio climático”.

A la reapertura de la extracción petrolera, se le suma el impulso a la mega minería, donde está participando Codelco, y que hasta el momento ha tenido una fuerte oposición de las comunidades. El director de OLCA comenta que “la oposición a la extracción minera ha sido desde hace 20 años, sin embargo hoy día el gobierno ecuatoriano ha usado la fuerza pública, militarizó el territorio con el fin de que los técnicos de la empresa estatal ecuatoriana y los de Codelco, entren al territorio. Hay fuertes tensiones que muestran contradicciones profundas entre lo que se dice que es la revolución ciudadana y las políticas de Correa”.

Rosario Puga, vocera de MILES, señaló a El Desconcierto que también existen fuertes contradicciones en la agenda valórica, “es un gobierno que ha ido tornando cada vez más personalista, se puede caracterizar en un caudillismo populista donde los temas valóricos tienden a ser tratados con un conservadurismo extremo”, afirmó Puga. Esto en relación al veto presidencial que cursó a la iniciativa de su propia coalición para despenalizar el aborto.

Según la feminista, “Correa ha hecho un pacto con la iglesia, en todos los temas que tienen que ver con derechos sexuales y reproductivos y ha impuesto ahí una tendencia a la criminalización del aborto y una tendencia creciente a desconocer a las mujeres como sujetos políticos”.

Uno de los propósitos de Correa con su visita es conseguir que Chile dé señales a favor del bloque Sudamericano en Unasur, a diferencia de lo que había sucedido con el ex presidente Piñera. En paralelo a las conversaciones presidenciales, también se realizarán reuniones entre ministerios, donde destaca la cartera de Energía, donde se analizará la presencia de Enap y Codelco en Ecuador.