Aldo-Cornejo1-620x330Tras la aprobación conseguida en la Cámara de Diputados, el avance de la Reforma Tributaria en su segundo trámite parlamentario significó un respiro para el Gobierno. Si bien los votos estaban, y los cálculos previos daban cuenta de una buena cuota de tranquilidad al respecto, faltaba saber cómo se desarrollaría la votación. Tal y como sucedió cuando la Comisión de Hacienda revisó el articulado del proyecto, la votación se desarrolló primero en general y luego en particular, pero sin revisar cada uno de los incisos del proyecto. Esto generó polémica con los diputados Gabriel Boric y Giorgio Jackson, quienes fustigaron la decisión del presidente de la Cámara, Aldo Cornejo, de desarrollar la votación “por paquetes”.

En particular, la molestia de Boric y Jackson se hizo presente en el artículo 1° del proyecto, donde se incluía el alza de impuestos a las empresas de un 20 a un 25% y la eliminación del FUT, pero además la rebaja de impuestos a las personas en el tramo más alto de ingresos, desde un 40 a un 35%.

Boric había votado a favor de la idea de legislar una Reforma Tributaria, aceptando la propuesta del gobierno, y señaló en el hemiciclo que estaba “a favor de una reforma tributaria estructural, estoy a favor del alza de impuestos a las empresas, estoy a favor de eliminar el FUT, pero no estoy a favor de rebajar el impuesto de segunda categoría a los más altos ingresos“. Finalmente, Boric votó en contra del artículo en cuestión.

Jackson complementó la postura afirmando que “no se justifica bajar impuestos a personas de más altos ingresos”, y decidió abstenerse de la votación. Ambos fustigaron a la Nueva Mayoría por posicionarlos junto a la estrategia usada por la derecha, quien actuó prácticamente en bloque oponiéndose a todos los artículos. Sólo el diputado José Manuel Edwards, de RN, se pronunció a favor de la Reforma Tributaria, aunque se alineó con Boric y voto en contra del artículo 1°.

Gonzalo-duran_230x230Al respecto, el economista de la Fundación SOL, Gonzalo Durán, aseguró que la estrategia del gobierno por aprobar los artículos de la reforma como paquete, es porque “se le quiere hacer el quite a los argumentos de fondo y al analizar en detalle lo que significan cada una de las medidas”, y agrega que “ello provoca que las especificidades de esta reforma, que dan cuenta de cómo opera nuestro sistema tributario, no puedan quedar a la luz pública”.

Durán aseguró que en términos políticos, “esto no le hace bien ni al debate ni la transparencia que debe tener una reforma de esta envergadura”, y afirma que la medida de rebajar los tributos al tramo más alto de ingresos, no se condice con el debate a nivel mundial en la materia.

“En estos días se está discutiendo precisamente lo que es la súper-acumulación del 1% más rico en los distintos países, esto a raíz de una publicación del economista francés Thomas Piketty, que asegura que en los países industrializados han aumentado mucho la participación, y usa el ejemplo de Estados Unidos para dar el caso más representativo, donde antes el 8,9% de los ingresos estaba en el 1% más rico, y en cerca de 30 años pasó a representar el 20%. Lo paradójico es que en Chile somos los reyes en esa medida, porque somos los más desiguales del mundo en ese nivel de concentración, donde el 1% más rico acumula el 31% de los ingresos”, señala Durán.

Durán señala que en muchos casos, esta alta concentración de los ingresos está directamente relacionada con la disminución de los impuestos a los más ricos. “Medidas como ésa han permitido que en el mundo aumente la desigualdad y la concentración de los ingresos, y eso se discute no solo en Chile sino que a nivel mundial. Una medida como la que plantea la Nueva Mayoría tiene que tener una muy buena justificación, y eso no lo hemos podido escuchar técnicamente hablando”.

Gonzalo Durán afirma que la eliminación del FUT “es una buena medida sobre algo que ya no se justificaba, pero la rebaja de los impuestos a los más ricos opera en el sentido contrario”.

El economista de la Fundación SOL aseguró espera que en la tramitación en el Senado se abran espacios de debate que permitan incluir medidas como el royalty minero, “porque para Chile, donde más del 60% de las exportaciones son del cobre, es impensable que apenas el 1,3% de la recaudación, es decir casi un peso de cada 100, proviene del royalty. Eso no pasa en ningún otro país minero”, y agrega que “este tipo de resultados hacen que Chile siga siendo un paraíso tributario, aún con esta reforma, para que las personas que más tienen sigan acumulando a destajo”, argumenta Durán.

Además, el economista propone una revisión al IVA, “que es un impuesto probadamente regresivo, y que afecta a los más pobres porque no tienen capacidad de ahorro y todo lo gastan en consumo”, así como un estudio al sistema integrado de impuestos, el cual permite a las empresas no pagar impuestos, “porque es un simple adelanto al pago de impuestos de sus dueños, que ocurre también en muy pocas partes del mundo, y disminuye el potencial de la recaudación”, finaliza Durán.