barnechea43 personas damnificadas y 1 fallecido son las consecuencias del incendio que azotó en la noche de ayer a la población Juan Pablo II ubicada en la comuna de Lo Barnechea. Efectivamente esta población es una toma de terrenos, donde las casas están construidas con material ligero y donde la urbanización ha sido improvisada.

Estas condiciones permiten recordar los hechos recientemente ocurridos con el desastroso incendio que afectó a los cerros de Valparaíso, donde las condiciones de muchos vecinos eran similares a las que viven los de “la Juan Pablo”.

El profesor Ricardo Tapia, investigador del Instituto de la Vivienda (INVI), destaca que en general, “cuando la gente vive en condiciones precarias de informalidad, no tiene relación de tenencia con los terrenos donde están instalados, probablemente se cuelga de la luz e incluso las instalaciones del circuito eléctrico al interior de las mediaguas son bien precarias, sin protección. Además, la incorporación de formas artesanales de calefacción como los braseros o estufas mal tenidas, son también un factor de ocurrencia de incendios”.

Los vecinos del sector alegan que uno de los principales problemas que tienen, es efectivamente la sobrecarga de los postes eléctricos, “hay mucha gente conectada ilegalmente, hay una caja que es para 12 familias y hay como treinta, y lo otro es que las casa están todas apiladas y son de material ligero”, aseguró Isabel González, presidenta de la junta de vecino Juan Pablo II, sector 2.

A pesar de que Bomberos aún está investigando las causa del incendio, tanto los vecinos como expertos concuerdan en que las instalaciones eléctricas en mal estado son parte del problema. Además, los caminos son demasiados estrechos, lo que generó problemas para que el carro bomba pudiese ingresar. La dirigenta vecinal señaló a el El Desconcierto que “este tema en la municipalidad de Lo Barnechea lo saben, porque yo les envié un correo en noviembre pidiendo que arreglaran el camino que está malo. De hecho el día del incendio bomberos no pudo bajar”. Para el investigador del INVI, los incendios de asentamientos precarios son problemas recurrentes. “Esta noticia es histórica, no solamente en Chile, sino que en el mundo, que fue la toma de la población La Victoria, se origino a raíz de una serie de incendios…eso fue el detonante que implicó que mucha gente que vivía en condiciones insalubres, se tomara luego los terrenos que dieron origen a La Victoria”.

Reubicación

“Nosotros lo que queríamos era pedirle a la presidenta Michelle Bachelet que analizara el tema, porque ella cuando estuvo en la presidencia, años atrás, prometió que el campamento Juan Pablo II no iba a seguir existiendo y hasta aquí no ha pasado nada”

El proceso por la erradicación de los campamentos ha sido de larga data y a pesar de los esfuerzos, aún persisten familias viviendo en condiciones de toma. Lo Barnechea ha sido catalogada como símbolo de la desigualdad santiaguina, porque al mismo tiempo que se levantaban los prestigiosos barrios La Dehesa y Los Trapenses, era la comuna con mayor cantidad de poblaciones: Las Lomas I, Las Lomas II, Juan Pablo II y el Campamento Transitorio.

Según el INVI, el campamento Juan Pablo II nació hace unos 20 años a raíz de la evacuación de familias que vivían río arriba y que perdieron sus casas durante un fuerte temporal. Hasta el momento ya se han reubicado a las familias de Las Lomas I, en el mismo sector pero con viviendas definitivas y urbanización. El mismo proceso se está realizando para los vecinos de Las Lomas II. Pero aún falta reubicar a las familias de la población JuanPablo II.

Según la Directora de la Dideco de la municipalidad, Macarena Armijo, “hay un proyecto presentado al Serviu, donde las familias tienen su subsidio pero el Serviu no aprobó este proyecto nada más que por un tema de propiedad del terreno, en el fondo el terreno es de Bienes Nacionales, para habilitarlo se necesita muchísima plata”. La representante del municipio aseguró que “nosotros nos hemos reunido con autoridades del gobierno anterior y de este gobierno, y el director subrogante del Serviu está en conocimiento de esto y también están haciendo las gestiones para el traspaso del terreno par poder dar por fin una solución definitiva”.

Sobre esta situación, la dirigenta vecinal Isabel González, emplazó a la presidenta Bachelet. “Hasta el momento no han habido promesas de vivienda definitiva y nosotros lo que queríamos era pedirle a la presidenta Michelle Bachelet que analizara el tema, porque ella cuando estuvo en la presidencia, años atrás, prometió que el campamento Juan Pablo II no iba a seguir existiendo y hasta aquí no ha pasado nada. La municipalidad lo que nos ha ofrecido ha sido buscar soluciones de otra forma, no nos han dicho si vamos a construir ahí. No tenemos nada”.

En conversación con El Desconcierto, el profesor Tapia enfatizó en que “esta noticia da cabida a que el Ministerio de Vivienda sea aún más eficiente en el manejo de los asentamientos precarios en cuanto a su consolidación y reubicación, de modo tal de dar una vivienda definitiva de calidad a nuestros compatriotas”.

El académico también destacó la responsabilidad que tienen los gobiernos locales (municipios) en tomar medidas anticipatorias, “la gente de los campamentos de Chile esperan tener una solución habitacional definitiva, entonces en ese proceso, esa temporalidad, en mi opinión es responsabilidad de los gobiernos locales de proveer acciones de mitigación y de primeros auxilios y lograr que esos asentamientos precarios por lo menos no sean afectados por este tipo de calamidades”. Por ahora las familias afectadas por el siniestro están ubicadas en un albergue y además se está llevando a cabo un proceso de vacunación.

Según la presidenta de la junta de vecinos Isabel González, ya llegaron alrededor de 11 mediaguas equipadas y hacen el llamado a que mañana se acerquen los jóvenes universitarios para entregar ayuda voluntaria y reponer prontamente las viviendas de emergencia.

Reflejo de Segregación

Las contradicciones de Lo Barnechea no residen exclusivamente en los conflictos en las soluciones habitacionales. Existe una total segregación entre quienes pertenecen a los barrios acomodados y los que no. Por ser una comuna donde viven familias con alto nivel adquisitivo, los precios generales suben. Los víveres, tanto en supermercados como ferias libres, son más altos en comparación a otras comunas. El litro de gasolinaPORTAL_LA_DEHESA_2_2 puede ser hasta 100 pesos más caro. Esta situación se reproduce también en los niños, que a pesar de que conviven en un mismo sector, atienden a diferentes escuelas y espacios recreativos. Según los datos del INVI en 2009 en las poblaciones viven mayoritariamente empleadas particulares, jornaleros de la construcción, peonetas, auxiliares de supermercados y vendedores ambulantes. El documento señala que “el ingreso familiar promedio va de 200 mil a 300 mil pesos. Los adultos mayores viven con pensiones que oscilan entre los 60 mil y los 120 mil pesos. Los niños y jóvenes asisten a las escuelas y liceos de la comuna, pero en la enseñanza media se registra un alto índice de deserción entre las mujeres debido a los embarazos imprevistos”.