EzzatiFue sin duda uno de los anuncios más polémicos del discurso pronunciado por la presidenta Michelle Bachelet este 21 de mayo. Y aunque el aborto terapéutico formaba parte del programa de gobierno, cuando se confirmó que la intención de despenalizar la interrupción del embarazo por tres causales -inviabilidad del feto, peligro de vida para la madre y en caso de violación-, de inmediato la reacción de los voceros de la Iglesia Católica no se hizo esperar y alzaron la voz contra el anuncio.

El primero fue el cardenal Ricardo Ezzati, quien en un tono molesto, argumentó aludiendo a otro de los anuncios de la jornada, relativo a la protección y tenencia responsable de mascotas. El arzobispo de Santiago afirmó que, “con todo el respeto que me merecen las mascotas, creo que la persona la vida humana vale mucho más que eso”.

A su curiosa argumentación, se unió el ex presidente Sebastián Piñera, quien a través de su cuenta de Twitter afirmó que “parece que hay más cuidado y preocupación por el bienestar de las mascotas, que por la vida y dignidad de los niños que están por nacer”.

La captura del debate en esos términos generó la molestia de sectores feministas, como la Coordinadora de Feministas en Lucha, quienes fustigaron la inclusión de “curas y políticos” en la discusión. “Con la intervención de la iglesia en estos temas, uno ve que este Estado no es tan laico como se dice, o más bien nada laico” asegura Cristian Cabello, vocero de la agrupación, y agrega que “siempre me llama la atención como se le hace caso a la iglesia y se recibe su opinión frente a temas vinculados a la sexualidad”.

Cabello cuestionó que “para estos temas no se invite a feministas como actores, y no sé si es porque no estamos bien organizados o porque los medios nos excluyen”, y afirmó “yo no sé qué tienen que estar hablando un arzobispo o un cura de la sexualidad de las mujeres”.

El vocero de la Coordinadora aseguró que ellos van más allá del aborto terapéutico “porque despenalizar el aborto así lo deja para ciertos casos, en algunos muy específicos y extraños, o sea en los casos más horrendos, y nos parece terrible que el debate aún se restringe mucho a no abordar los problemas de las mujeres, a sus condiciones socioeconómicas o a si están preparadas. No hay reconocimiento al derecho de decir cuándo quieren ser madres, y la despenalización es un paso realmente, pero en la política siempre te dicen que todo tiene que ser de a poco”.

Por ello, Cristian Cabello llamó a las mujeres que se han realizado abortos, tanto a ciudadanas como actrices, políticas y dirigentes a asumir públicamente sus experiencias para dar a conocer los casos. “Eso ayudaría bastante. Desde los casos de mujeres que se han hecho abortos en el extranjero hasta las que lo hicieron cuando vivían afuera. Eso puede ayudar a borrar la imagen traumática del aborto. Y es un llamado también a las compañeras feministas que se han hecho un aborto, y tú ves que no hay ningún trauma si hay un entorno que las acompaña cuando saben que no es un crimen”.

Por su parte, Claudia Dides vocera de Miles Chile (Movimiento por la Interrupción Legal del Embarazo), calificó como “pésima” las reacciones de Ezzati y Piñera, “porque son incapaces de producir diálogo”, y recordó que a pesar del discurso de la derecha “hay conservadores en todos los partidos políticos”.

Dides señaló que no le extrañaba la postura de la iglesia y sectores de derecha “porque siempre se han opuesto a legislar en los temas que tocan la intimidad de las mujeres, y se opusieron al divorcio, estuvieron contra la anticoncepción de emergencia y contra el uso adecuado del condón para prevenir el VIH, y en contra de la educación sexual”.

La vocera de Miles Chile recordó que la postura que asumen esos sectores “se asemeja a lo que decía Jaime Guzmán sobre que las mujeres violadas tenían que aceptar su situación porque Dios lo mandaba así” y lamentó los ecos que aún despierta en sectores de la población esta postura. “Es no entender nada de la vida e intimidad de las personas en Chile”, aseguró.

Dides valoró el anuncio de despenalización asegurando que “la Concertación, en más de 20 años, no fue capaz de poner el tema, porque esto se pudo lograr sólo en el gobierno de Piñera, donde con Miles Chile pudimos, gracias al activismo de la sociedad civil, se logró discutir la idea de legislar”.

La vocera de Miles Chile fustigó dichos como los de Andrés Allamand, quien se mostró a favor de despenalizar dos causales menos la del embarazo por violación, y recordó cuando “él mismo, cuando no era partidario del divorcio, finalmente sí se divorció y se casó nuevamente”.

Finalmente, Dides abogó por la definición de un Estado laico, “porque en Chile se ha perdido eso”, así como también por un cambio a nivel constitucional que consagre los derechos sexuales y reproductivos, “porque si no están en la Constitución, difícilmente vamos a poder avanzar, es como dar pequeños saltos y nada más”.