luis mesina-¿Qué opina de la creación de una AFP Estatal?

“Nosotros no compartimos la idea de una AFP Estatal y así lo hemos dicho en varias oportunidades, porque, primero, este sistema no fue pensado para otorgar pensiones dignas. Las AFP fueron concebidas, como el propio José Piñera lo reconoció en sus textos, como un sistema de ahorro forzoso para acumular capital, desarrollar el mercado de capitales y permitir finalmente que los grandes grupos económicos se desarrollaran a partir de contar con una base monetaria importante de recursos, que podían acceder a ella en una tasa casi igual a cero y poder restarla a los usuarios del sistema a tasas que son francamente usureras. Una AFP del Estado no resuelve el sistema porque tendrá que seguir rigiéndose bajo las normas establecidas en el decreto ley 3.500, que establece la capitalización individual y la especulación de los ahorros en el mercado financiero. Aquí hay una controversia gigantesca, porque desde el punto de vista jurídico, todavía no se ha observado esta contradicción; si el Estado quiere conformar una AFP, va a tener que conformar una sociedad anónima. Entonces aquí hay una contradicción del Estado concurriendo con recursos públicos a conformar una S.A. cuyo objetivo fundamental es la persecución del lucro. Eso tiene que hacerlo en el marco de la norma. Ahora, si modifica el decreto ley 3.500, para poder hacer una AFP que no tenga fines de lucro, tiene que crear una figura jurídica distinta, que no puede ser una S.A., tiene que ser una corporación de derecho público, y si el Estado hace eso, entonces todos los trabajadores chilenos estaríamos en libertad también de hacer lo mismo. Por la vía de la modificación, se desnaturaliza el decreto ley 3.500 y se permite transitar hacia la generación de un nuevo sistema previsional en Chile, es decir hay un golpe certero a las AFP. Y pensamos que no hay otro camino, porque el gobierno está entrampado jurídicamente en algo que complica la creación de una AFP Estatal”.

“Para poder hacer una AFP que no tenga fines de lucro, (el Estado) tiene que crear una corporación de derecho público, y si hace eso, entonces todos los trabajadores chilenos estaríamos en libertad también de hacer lo mismo”

“Pero no estamos a favor de la AFP Estatal porque mantiene la capitalización individual, y lo que buscamos es un sistema de previsión y pensiones sustentados en el ahorro solidario, un sistema de reparto, y que han sido en definitiva los que en el mundo han demostrado con datos duros que son los que mejor enfrentan los problemas derivados de los factores demográficos, a diferencia de lo que se dice en propagandas, y donde hay una ignorancia vergonzosa de los dueños de AFP, que lo único que saben es explotar. Ellos hablan sin saber porque durante 40 años se han dedicado a explotar y generar riqueza de manera ilícita. Lo único que saben decir es que los sistemas de reparto están en bancarrota, y no tienen idea, porque nadie les pregunta dónde quebró un sistema de reparto. No hay ninguno. Porque son los únicos que no quiebran en el mundo, a diferencia de los que están sustentados en la capitalización individual. Hay experiencias recientes de sistemas de seguros privados que han fracasado y generado un colapso de la economía mundial, como el caso de Enron en Estados Unidos”.

-Analizando las señales tanto del anuncio como de la conformación de la Comisión que revisará el sistema de pensiones, en su momento generó polémica que Cenda quedara fuera de esta comisión, como actores reconocidos para poner fin al sistema de AFP, y se interpretó como una manera de decir que la sola idea de eliminar este sistema no iba a estar contemplada dentro de la comisión, ¿comparte ese análisis?

“Lógico, de todas maneras. Sobre todos porque el que preside la comisión es David Bravo, está Ricardo Paredes y está un ex ministro de Estado de Pinochet. Hay gente ahí que no tiene absolutamente ninguna simpatía con los sistemas de reparto, son fanáticos y defensores de este sistema de ahorro forzoso, y en consecuencia qué es lo que puede esperar…prácticamente nada. Porque esto es solamente maquillaje, con propuestas que irán en la línea de poder fortalecer este sistema y generar propagandísticamente una campaña con las supuestas soluciones. Pero creo que se equivocan porque en esta oportunidad no van a poder pasar gato por liebre, como lo hicieron con la reforma de 2008, ni tampoco como lo hicieron con los estudiantes en 2006 cuando levantaron las manos con la famosa reforma que no fue reforma. Creo que ahora las condiciones objetivas y subjetivas están cambiando en este país, porque la gente ya no cree ni compra, porque no quiere AFP Estatal, sino un sistema de pensiones digno. Y eso pasa solamente por acabar con este sistema espurio, e instalar uno fundado en la solidaridad, un sistema de reparto que garantice pensiones, incluso, del doble de las que hoy tienen los trabajadores. Y hay problemas derivados del mercado del trabajo que son efectivos, porque la gente ahorra poco porque los sueldos son miserables, por lo que hacer que los trabajadores jubilen a los 70 años no va a conseguir un mejoramiento de las pensiones”.

-¿Qué le parece la hipótesis de que la creación de una AFP Estatal podría allanar el camino para que en el futuro, si se quiere volver a un sistema de reparto, el Estado ya cuente con una institución donde coticen algunos trabajadores y así poder transitar hacia una modificación del sistema de forma gradual?

“Sé lo que significa que una institución del Estado, trabajando en el mercado financiero y operando con una lógica mercantil. Si alguien me pregunta a mí, déjeme decirle que no le voy a recomendar el Banco Estado”

“No hay ninguna posibilidad de aquello. Nosotros no vamos a caer en la trampa. Aquí la cosa es clara. Los trabajadores estamos contra del sistema de ahorro forzoso, sea este público o privado, y lo que hay que hacer, aunque no sea ahora, es presionar por un nuevo sistema de pensiones. Engañar a la gente con la idea de que mecánicamente, y por etapas vamos a resolver el tema, es mentir, porque yo soy bancario y sé lo que significa que una institución del Estado, trabajando en el mercado financiero y operando con una lógica mercantil. El Banco Estado es peor en muchos productos de lo que es el Banco Santander o el Banco de Chile. Si alguien me pregunta a mí, déjeme decirle que no le voy a recomendar el Banco Estado. Por esa misma lógica, teniendo una manga burocrática, ¿quiénes van a ser los que estarán a cargo de una AFP Estatal? Están todos cuoteados políticamente. Entonces, validar cualquier fórmula que apunte a consolidar un sistema sobre la base de la más absoluta corrupción es lisa y llanamente hacerle el juego a este sistema. La posición durísima de todos nosotros es no más AFP, y eso implica ni privadas ni estatales, y no nos vamos a enredar como lo hacen algunos profesionales que le encuentran algo bueno a esta idea, que no tiene nada de buena. Primero dijeron que serviría para bajar las comisiones”.

-Claro, ese es el principal argumento del gobierno.

“En agosto comienza a funcionar Plan Vital con una tasa del 0,47%. No es posible trabajar, para manejar los costos, bajo esas tasas. Los costos operacionales de una AFP, que son bastante altos, a menos del 0,47% no se pueden tener. Y hay que pensar que si la AFP se formara con tasas más bajas que eso, ¿quién va a cubrir eso? Usted, para que retorne cierta rentabilidad del capital invertido, necesita un periodo de tiempo. Está demostrado que cuando Modelo se ganó la licitación con una tasa casi un punto y medio más bajo que las más altas, nadie se cambió, porque es marginal el impacto que tiene. Además, piense que eso no afecta a las pensiones, porque el costo de administración tiene que ver con los recursos mensuales. No tiene impacto, puede cobrar gratis una AFP Estatal pero eso no repercute en la pensión, porque ella está determinada por la cuenta individual. Por lo que no tiene ningún sentido discutir sobre AFP Estatal, porque resulta que el 91% de los actuales afiliados está condenado a pensiones miserables. Los que se salvan son los que tienen bonos de reconocimiento y tienen sobre 35 años de servicio, que han cotizado de manera continua y que tienen un fondo acumulado superior a los 70 millones de pesos. Esos trabajadores hoy, en mayo de 2014, y que tienen la posibilidade jubilarse a los 65 los hombres y a los 60 las mujeres, con el ritmo actual de una rentabilidad del 3-4%, son los que van a quedar con una pensión de 480 mil pesos. En cambio, la gente que trabaja en el sector público están condenados, no tienen ninguna posibilidad. Estamos hablando de gente con trabajo estable. Tengo compañeras que llevan 25 años trabajando y tienen 40 millones de ahorro, y están condenadas a una pensión de 220 mil pesos. Van a tener que pedir 25 mil al pilar solidario”.

-Respecto del funcionamiento de la Comisión, se está abriendo la posibilidad en el sitio web de acceder a las audiencias públicas, ¿ustedes tienen planeado asistir?

“No, tenemos que juntarnos todos los coordinadores nacionales del movimiento No + AFP. A priori no puedo decirlo. En todo caso, si llegamos a plantear nuestro punto de vista, diremos lo mismo que estoy diciendo, que no queremos una AFP Estatal. Queremos que Chile se sujete a los convenios internacionales que ha suscrito el Estado, que dé la posibilidad de que los trabajadores transiten hacia un régimen de reparto. Hay gente que dice que no tenemos que participar, pero ahí tenemos que escucharnos todos. Si llegásemos a participar, tenemos que dejar claro que lo único que queremos es que Chile avance hacia un sistema de seguridad social que garantice la plena dignidad de los trabajadores en su vida pasiva, y lo que se requiere es que nos den la posibilidad de avanzar en la creación de corporaciones de derecho público, que administren estos fondos como eran las cajas, tremendamente exitosas. Lógicamente que no queremos volver al pasado, porque haya una discriminación hacia el pasado, sino que avanzar hacia el principio fundamental del reparto y que los más jóvenes cubran a los más viejos, para que haya un sistema solidario. Las variantes las veremos ahí”.

-¿Usted personalmente cree que deben asistir como movimiento No + AFP?

“No tengo una postura determinante, porque no es un problema de principios. Si nosotros vamos a ir y eso nos permite difundir la postura de este comando, respecto de que no queremos AFP estatal ni privada, creo que no tendríamos por qué desecharlo a priori. Porque no vamos a ir a plantear un mejoramiento a las AFP. Si es así, yo no tengo problemas. Ahora, si acordamos no ir, no me complica tampoco”.