La contaminación atmosférica smogproduce el desarrollo de diferentes enfermedades respiratorias, entre las que destacan la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, EPOC, y deferentes infecciones agudas, especialmente en niños y adultos mayores. Inclusive, la contaminación ambiental producida por gases tóxicos se asocia a la aparición de enfermedades cardiovasculares y puede tener relación con ciertos tipos de cáncer.

Es por esto que el estudio elaborado por OMS enciende las alarmas. Según María Neira, directora del departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS,  “los riesgos derivados de la polución del aire son mayores de lo que previamente pensábamos o conocíamos, particularmente debido a las enfermedades cardiovasculares y los ictus”. Neira va más allá y asegura que la contaminación está dentro de las principales causas que generan un impacto sobre la salud global. Por este motivo llama a una acción coordinada entre los diferentes actores para mejorar la calidad del aire.

En nuestro país, durante la época invernal Santiago se ha transformado en un emblema de la lucha por un aire limpio, pero no es la única ciudad. La realidad de Chile en la zona centro sur es aún peor, debido al abundante uso de leña húmeda como calefacción de los hogares.