aylwinEn menos de dos semanas, las detenciones de los estudiantes de la Universidad de Chile, Bryan Seguel y Camilo Díaz, han encendido las alertas al interior del movimiento estudiantil. Desde diversos espacios, dirigentes y estudiantes de base han señalado que ambos jóvenes son víctimas de montajes policiales que buscan desorientar y quebrar la confianza pública del movimiento.

En entrevista con ElDesconcierto.cl, Sebastián Aylwin, militante de Izquierda Autónoma y vicepresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECh), analizó los hechos y apuntó a las intenciones políticas detrás de la persecución policial.

 

Durante estos días nos hemos enterado de dos casos de detenciones de estudiantes que aseguran terminantemente no ser parte de las acusaciones: Bryan Seguel y Camilo Díaz. Desde la Fech los han respaldado, ¿cómo ves ese escenario?

Creo que vuelve la supuesta Nueva Mayoría, muy parecida a la Concertación, en particular, como era en los 90. La creencia de que se podía desarticular a los movimientos sociales, criminalizarlos, y de que esa manera no tendrían que dialogar con ellos. Y Chile, finalmente, desde el 2011 cambió y ya no estamos dispuestos a dejarnos chantajear por ese tipo de prácticas.

Creo que eso es lo que estamos viviendo hoy día con los casos de Bryan, de Camilo y de otros estudiantes… pero ahora, más que nunca, hay que dejar muy claro que vamos a permanecer unidos, que no vamos a perder el foco de nuestras luchas por nuestros derechos y que al mismo tiempo seremos capaces de defender a nuestros compañeros.

 

Bryan Seguel dice que se montó todo esto para perjudicar a Melissa y su vínculo con el Frente de Estudiantes Libertarios (FEL) y, por otro lado, para quebrar un poco la imagen del Confech ante la opinión pública. ¿Qué opinas?

Yo estoy plenamente de acuerdo con Bryan en el sentido de que estas cosas las arman para que los dirigentes estudiantes o sus organizaciones se distraigan de la lucha fundamental que hoy día estamos dando por nuestro derechos, en particular por la educación en el caso de la FECh. Y creo que hay que reiterar que eso no va a dar resultados, nosotros somos capaces de defender a nuestros compañeros y al mismo tiempo mantener nuestras claridades en torno a la movilización por una nueva educación. Creo que así lo ha entendido Bryan y Melissa y yo comparto eso.

 

“(…) durante el gobierno de Piñera, Eugenio Tironi decía que lo que diferenciaba a Piñera de la Concertación era su capacidad de desarticular movimientos sociales o darle una respuesta a la calle”.

 

Tú hacías mención a las intenciones de la Nueva Mayoría, que en tu opinión de alguna manera sorprende con estos dos montajes policiales en tan poco tiempo. Al parecer, era algo que se asociaba mucho más al gobierno de Piñera, ¿no?

Yo creo que no, creo que durante el gobierno de Piñera, Eugenio Tironi decía que lo que diferenciaba a Piñera de la Concertación era su capacidad de desarticular movimientos sociales o darle una respuesta a la calle y creo que cuando él hablaba de la diferencia, ésta es precisamente la diferencia: una Concertación que tiene tácticas y maniobras para distraer a los movimientos sociales, para desarticularlos, para dividirlos y creo que esto es característico de la Concertación como ha existido durante los últimos 20 años.

Hay ciertos sectores que hoy critican el silencio de dirigentes como Vallejo, Cariola o Jackson al respecto. Hasta el momento, sólo se ha pronunciado desde el Parlamento Gabriel Boric…

Yo sobre eso preferiría no pronunciarme, creo que ellos pueden tener sus razones o no para no haberlo hecho. Creo que en cuestiones como éstas el movimiento estudiantil siempre ha mostrado mucha unidad. Estas cosas también le ocurrieron a Camila, el 2011, y a otros dirigentes y siempre ante eso ha existido mucha unidad. Hoy ocurre lo mismo. Habría que preguntarle directamente a ellos cuál es su opinión.

¿Cómo ves esto de que la Intendencia se haga parte de la apelación, por ejemplo en el caso de Bryan, respecto a la utilización de medidas cautelares?

Este es un caso evidente en el cual hay una infinidad de testigos que señalan que Bryan no asistió a la marcha, la única evidencia que tiene la Fiscalía son fotos comparadas por Facebook y creo que un mínimo de inteligencia en la Intendencia bastaría para ser más responsables, más serios, el no hacerse parte de una maniobra de estas características, pero como finalmente aquí también hay intenciones políticas de la Nueva Mayoría, creo que eso es lo que responde a que la Intendencia sea parte.