ennio vivaldiUn rector de izquierda después de 50 años en la Universidad de Chile. Así resumieron algunos el triunfo de Ennio Vivaldi en las elecciones de rector de la casa de Bello. El anterior vicedecano de la Facultad de Medicina se impuso al profesor Raúl Morales con un 58% versus un 42%, respectivamente, por lo que el médico cirujano estará al mando del tradicional plantel universitario durante los próximos 4 años.

Inmediatamente las muestras de felicidad y apoyo llegaron desde múltiples sectores que celebraron el triunfo de Vivaldi, y una atmósfera inclusiva parece marcar las primeras horas como rector electo de la Universidad. Si bien empezará a ejercer su cargo a partir del próximo 14 de junio, sus palabras esperanzan tanto a estudiantes como a académicos azules.

Y aunque no era el único candidato nítidamente “de izquierda” al inicio de la campaña, Gonzalo Díaz, quedó en el camino, Vivaldi terminó aglutinando las sensibilidades que claman por una mayor preponderancia de la casa de Bello en el debate en torno a la educación pública, así como también una mayor participación de los estamentos estudiantiles y académicos al interior de la universidad, demanda por una mayor democratización que forma parte del espíritu del movimiento que se levantó en 2011.

Uno de los puntos más claros que trazó durante su campaña fue la necesidad de recomponer los lazos de la universidad con el Estado, demanda clave en el contexto del debate de la reforma educacional. Allí la misión de retornar al espíritu fundacional del plantel asoma como el desafío a nivel institucional de primer orden para la nueva autoridad.

Al menos en su programa, Vivaldi ya definió parte de este camino donde afirma que el carácter estatal de la universidad “se traduce en la necesidad de que el Estado asuma su financiamiento pleno”. Ello calza con algunas de sus intervenciones en la prensa, donde se ha mostrado especialmente crítico del sistema universitario chileno, catalogándolo como “completamente privado”.

De allí que su postura convoque el interés de antiguos dirigentes estudiantiles de la universidad, como los actuales diputados Gabriel Boric y Camila Vallejo, además de académicos como el recién nombrado Director de Codelco, Oscar Landerretche.

Lo que dicen los estudiantes

Desde la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech) la presidenta Melissa Sepúlveda señaló que al interior del plantel, “hay muchos desafíos que son justamente la democratización en la participación del gobierno universitario, y también abordar la desigualdad en materia de género al interior de los académicos y funcionarios, así como la precarización e inexistencia de una carrera funcionaria, acompañada de la externalización de servicios en las facultades por medio del subcontrato, que genera pésimas condiciones laborales”, indicó Melissa Sepúlveda, presidenta de la Fech.

Sepúlveda aseguró que además se debe atender a las facultades menos favorecidas económicamente, “que hoy día tiene por ejemplo al Instituto de Administración Pública sin una sede desde hace bastantes años ya, y con una situación muy precaria para los estudiantes”, y agregó que “esperamos que exista la voluntad por parte del nuevo rector de poder trabajarlas en conjunto, y por supuesto los estudiantes vamos a estar abogando por tener avances en esa materia”.

La presidenta de la Fech calificó como “positivo” que la elección se la adjudicara un candidato con “ideas de izquierda”, y aseguró que con los cambios que ha ido experimentando el plantel desde 2011, hay “una comunidad que exige más democracia, más participación, igualdad y equidad entre los pares”. Sepúlveda agrega que “hay una situación bien arbitraria en cómo se escogen las autoridades unipersonales, y eso requiere una re-estructuración profunda”, y agrega que este año ya hubo un primer encuentro triestamental en el plantel: “hay un consenso respecto de que se democraticen las instancias de gobierno universitario, y tengamos algún grado de incidencia y participación”.

La militante del FEL afirmó que Vivaldi deberá “dar cuenta de la reflexión interna de la comunidad universitaria” en el marco de la discusión por la reforma educacional, “dejando claro cuál es el rol de las universidades públicas y cuál es el rol que tienen que jugar, pero así también re-significar cuál es el aporte de la Universidad de Chile al país, porque hay un cuestionamiento profundo a la función de una universidad pública. Por ello, se deben volcar hacia lo externo las contradicciones que sufre actualmente la universidad y que no son casuales, porque están directamente relacionadas con el autofinanciamiento y con el desmantelamiento sistemático de los distintos gobiernos de las universidades públicas”.

Académicos expectantes

El abogado constitucionalista y académico de Derecho Fernando Atria celebró el triunfo de Vivaldi y aseguró que “es el tipo de rector que la Universidad de Chile necesita precisamente en una época como ésta”, y agregó que para él “la categoría de izquierda no sé si es la más adecuada” para comprender a la nueva figura que encabeza los destinos de la univeridad.

Atria afirmó “lo que sí representa Ennio es una comprensión de la dimensión pública de la universidad, que es la que está en línea con las nuevas discusiones que están habiendo y van a haber sobre educación pública y lo público en educación” y agregó que “es una figura adecuada para la convergencia de estas distintas manifestaciones posibles de la universidad”.

Para el académico que formó parte de la comisión de Constitución durante la campaña de Michelle Bachelet, Vivaldi no actuaría como un “defensor del programa de Gobierno” aunque reconoció la “sintonía” con las discusiones en torno a la reforma educativa, y aseguró que la postura del nuevo rector irá en la línea de cuestionar el modelo de mercado en la educación superior, “ya que la universidad requiere de un régimen que no dependa del mercado para poder florecer”.

Finalmente, Atria se sumó a la postura señalada por Melissa Sepúlveda respecto de la necesidad de democratizar a la universidad. “Eso no quiere decir nada muy preciso todavía respecto del modo de participación , pero la idea de que todos los estamentos deben participar, sobre todo los estudiantes, en la vida de la universidad, es una idea de fundamental importancia, y seguramente también está muy cerca de lo que el rector Vivaldi también considera como importante”, finalizó el académico.