No existe duda, ante tan variada cantidad de ejemplos, de que el país de los huevones existe. No reconocemos a veces sus fronteras y algunas veces creemos ver de reojo a algunos de sus embajadores, por lo que sabemos que está ahí al acecho. Sin embargo, y tal vez al estar cansado de haber ejercido mi rol de pelota por tantos años, hoy vengo a exigir se sepa de donde sacamos nosotros nuestras especialidades incluyendo la mía, el pelota mayor.

Les contaré por cierto los hechos que justifican mi aseveración tras observaciones y vivencias en la Universidad de los Pelotas. Una universidad de carácter técnico ubicada en este país imaginario.

En la Universidad de Los Pelotas usted siempre será bien recibido. Sus primeros acercamientos siempre serán cálidos y diligentes para que usted vaya tomando la tibieza de un pelotas. Hasta el punto en el que usted se reconozca y pague por accesorios que lo identifiquen como tal. Por que ese es el objetivo fundamental de la Universidad de Los Pelotas, que usted sea un profesional apto para hacer lo que le dicen. Que ni se le ocurra andar conversando con sus compañeros sobre temáticas que no contempla nuestro plan educativo, para eso están los directivos y políticos del país de los huevones .

Es por esta razón, y por la ávida observación de los docentes pelotas, que al ver que a los estudiantes les alcanzaba el tiempo para respirar, los académicos tomaron de inmediato sus calculadoras y en una maniobra aritmética perfecta concluyeron que: “si los alumnos pueden respirar, y gastan un segundo por respiro, y respiran cada 3 segundos app. Podemos obligarlos a que respiren estudiando y esto les permitiría ahorrar un semestre en la duración de sus carreras”. Así han “innovado” educativamente haciendo mas eficiente los recursos, y saturando a sus alumnos pelotas mechones para que se conviertan gradualmente en pelotas mayores. Ahora, cualquier semejanza con el conocido plan bologna es mera coincidencia, ellos piensan en el beneficio de los alumnos.

En la universidad de Los Pelotas se hacen cargo de su rol social. Cada año reciben alumnos de bajos quintiles que son víctimas de la baja calidad de la educación primaria y secundaria de su país. Así que sus directores académicos año tras año buscan y buscan la forma para elevar los estándares de la alicaída institución. Algunos pelotas que han negado su condición de tal, y han decidido organizarse, le han sugerido directamente a las autoridades asociarse con organismos dedicados a la calidad de la educación. Pero la respuesta ha sido categórica “nosotros nos haremos cargos porque somos profesionales”. Así han pasado 4 años de cero avance y los directivos de esta institución siguen siendo los mismos, y los pelotas, hacen choripanes.

Y van mas allá, y aún sabiendo de la importancia de contar con maestros que posean títulos y herramientas pedagógicas , aquí se preocupan por innovar y ponen a disposición de los alumnos profesores sin herramienta pedagógica alguna. Y mas aún, por el mismo precio estos profesores incluyen las nuevas tecnologías a su enseñanza y son capaces de leer presentaciones en powerpoint año tras año tras año sin cansarse ni obligar a su comprensión, solo a su memorización para que usted pueda dormir tranquilo sin pensar.

Por otra parte en la Universidad de los Pelotas se “urgieron” porque se estaban comenzando a hacer investigaciones a otras universidades privadas, así que quisieron ellos mismos investigar si existían desvíos de fondos dentro de su institución. De esto se informó de manera formal ante estos representantes pelotas organizados, y se encontraron sobrepagos a funcionarios de la institución. Sin embargo se pidió que esto no quedara registrado, que se arreglara como amigos y los dirigentes pelotas callaron por su inexperiencia. Nunca fueron vistos los resultados de aquella investigación y la memoria del pelota es frágil. También se ha hecho caso omiso a las empresas contratadas, cuyos dueños son personas dentro de la misma institución, pero al pelota le da lo mismo.
Pero esta Universidad, compañeros pelotas todos, nos ha asegurado acceso a los beneficios estatales, por lo que su departamento de bienestar cuenta con los mejores profesionales para atenderlo sensiblemente en sus necesidades. Los pelotas acuden en masa a tal departamento que por años ha sido sobrepasado y el sistema comienza a colapsar. Las dudas entre los pelotas surgen cada vez mas y exigen mas fondos y mas personal. Y los pelotas triunfan, y se dan la mano porque han vencido. Sin embargo señores pelotas les vengo a contar algo que ustedes no saben. Muchas veces los documentos entregados ni siquiera son revisados. Y para observar de mejor manera nuestra condición de pelotas, son destruidos por otros pelotas alumnos que trabajan para ese departamento a fin de obtener dinero extra para sus necesidades. Espero que estos pelotas reflexionen y puedan dar la cara, para explicarle a sus compañeros tan terrible acto que atenta contra los derechos de sus pelotas compañeros y sus familias.

Dos años atrás los pelotas armaron una gran revuelta, y llegaron a hablar directamente con las altas direcciones de la universidad para proponerles de frente, con la honestidad y disposición digna de un pelota mayor, avanzar hacia la triestamentalidad de manera gradual. De esta forma evitábamos hacer las cosas improvisadamente cuando esto se encaminara hacia una ley. Así, en un trabajo en conjunto, poder avanzar realmente y comenzar a hacer las cosas de mejor manera, cooperativamente. A nosotros, los pelotas, nos miraron a los ojos y nos mintieron. Y fueron mas allá y buscaron la forma de separar a los pelotas expulsando al pelotas que encontraron “peligroso”. Y aunque el pelota fue porfiado y se querelló, nada pudo hacer contra el aparataje institucional de la Universidad e los Pelotas. Hoy la triestamentalidad pelota no existe ni en la discusión, al menos hasta que la ley lo exija en donde saldrá alguna imposición a los pelotas sin duda alguna.

Hace muy poco tiempo atrás Existió la posibilidad de un cambio, la universidad entró en elecciones de su director, lo que podría haber significado la entrada de personajes mas progresistas que viniesen de la mano del movimiento estudiantil. Sin embargo los pelotas ni se enteraron. Así una vez mas han asumido las mismas autoridades perpetuando el pelotismo en nuestra sociedad. Porque para los pelotas la política es pura pelea, y sus profesores están contentos y son cómplices de la mala calidad de la institución, por eso no los incentivan.

Aún así ante todo esto los pelotas se aglomeran para trabajar e incentivar a otros jóvenes a que se enlisten en la innovadora y emprendedora opción de ser un pelota mas. Que nuestro país necesita pelotas para el futuro. Aunque la realidad pelota es otra, la calidad solo la aguanta el prestigio de antaño porque lamentablemente para los pelotas que queremos esta institución, La Universidad de los Pelotas está en crisis.

Esta, compañeros pelotas todos, es una historia de encuentros y desencuentros que exige hoy mentes y convicciones nuevas. Exige nuevas cooperaciones y que la experiencia y aprendizaje de estos años se mantenga y perdure. Pero es momento de que se levanten con fuerza porque no dudo de que ustedes como yo, estamos cansados de ser pelotas.

*El autor es ex vicepresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Técnica Federico Santa María (sede José Miguel Carrera), actualmente presidente CONALAS