ajoEl uso de los antibióticos revolucionó la medicina y ha salvado miles de vidas, y aunque su uso está totalmente avalado a nivel mundial, muchos esconden negativos efectos secundarios como alergias y pueden generar una alta resistencia de las bacterias, lo que las hace más difícil de eliminar. Si bien los primeros antibióticos se comenzaron a usar en la década del ’40, nuestros padres y abuelos utilizaron siempre los remedios naturales para tratar los distintos males, lo que las generaciones actuales hemos dejado de lado. Hoy en día un resfrío sin una pastilla es casi impensado, pero son precisamente estos remedios naturales los que pueden salvar la medicina del futuro, ya que no generan efectos secundarios, son mucho más baratos y están al alcance de nuestra mano.

Algunos antibióticos naturales:

  1. Ajo: Es uno de los mejores antibióticos naturales ya que combinados tiene más de 60 antivirales y antibacterianos. Su uso es recomendado incluso externamente, aplicando directamente sobre las heridas.
  1. Cebolla: Después del ajo es uno de los principales antibióticos naturales ya que posee diferentes propiedades que se acumulan en sus células. Su uso está recomendado para resfríos y otras enfermedades habituales.
  1. Jengibre: Excelente para tratar todos los males, su ventaja radica en que posee un antibiótico selectivo. Es decir, elimina los microorganismos perjudiciales para la salud y fomenta a la vez la proliferación de agentes benignos para el cuerpo.
  1. Romero: No sólo es un buen aliño sino que además tiene propiedades especiales para los virus. Tomar una infusión un par de veces a la semana puede contribuir a mantener nuestro cuerpo sano y libre de infecciones.

Como se puede apreciar, todos estos remedios naturales están permanente en nuestra cocina o despensa y muchas veces olvidamos la ayuda que nos pueden dar ante un eventual malestar. Es por esto que el uso de estos alimentos, así como muchos otros, está recomendado para consumo habitual no sólo curarnos de un resfrío o enfermedad, sino que para mejorar nuestra salud inmunológica para el futuro.

Fuente: Ecoportal.net