matiasEn base a la resolución que se acaba de tomar en contra de Hidroaysén y considerando que el país requerirá de mayor energía ¿Cómo ves el futuro de la energía en nuestro país y la realización de proyectos también emblemáticos como Alto Maipo y Puelo?

Lo que pasa es que finalmente es el Ministerio de Energía el que debería hacer una política pública que establezca cuál es el realmente la matriz de inversiones que va a garantizar la proyección de sostén para la demanda eléctrica, y al mismo tiempo con ello garantizar que ese crecimiento de la energía sea moderado y que tienda a estabilizarse en las próximas décadas, justamente porque el crecimiento desmesurado de la energía es un pésimo indicador ambiental. Significa que no estamos haciendo bien el trabajo.

Lo que a mí me gustaría ver es un compromiso más decidido en favor de las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) y de la eficiencia energética y además del involucramiento de las comunidades en proceso de planificación territorial, en donde no sea sólo la inversión privada la que ponga la música y decida qué se baila.

A mí me parece que en el caso puntual de los proyectos en Puelo y Alto Maipo, y en particularmente Alto Maipo, la cantidad de impactos ambientales que el proyecto tiene y que no han sido correctamente evaluados, la situación misma de los recursos hídricos y finalmente los costos ambientales que estos proyectos tienen como resultado de la mala planificación de política pública que existe, no están suficientemente compensados. Por lo tanto es muy probable que siga existiendo un rechazo ciudadano masivo que finalmente, no nos cabe duda, los va a hacer inviables. De lo contrario va a pasar lo mismo que pasa con Barrick, en donde finalmente terminamos dándonos cuenta varios años después que el daño ambiental es irreparable y que la empresa tiene pésimas prácticas producto de permisos ambientales que jamás debieron haberse entregado

Entonces, ¿Tú crees que el foco debería estar en las ERNC? 

En eso y en la eficiencia energética. Los cuatro pilares son: eficiencia energética; potenciamiento de las energías limpias, renovables y no convencionales con proyectos de bajo impacto; fin a los subsidios de los combustibles fósiles y a la contaminación en general; y participación comunitaria.

En base a la decisión final dada a Hidroaysén, ¿Crees que la decisión respondió a parámetros técnicos o se debe a una decisión política? 

No son excluyentes. La presión de la empresa hizo que finalmente el proyecto se presentara a pesar de las falencias que tenía, y el lobby que se realizó en los años previos permitió que el proyecto siguiera avanzando. Cabe preguntarse entonces qué vino a hacer José María Aznar a Chile hace algunos días atrás. Funcionario de Endesa y Barrick, dos empresas cuyo prontuario conocemos. Me refiero a la Endesa de Ralco por ejemplo, y al Barrick de Pascua Lama.

En específico (el proyecto) jamás debió haber llegado hasta este punto y finalmente lo que ocurrió fue el imperio del sentido y sin lugar a dudas las razones técnicas eran suficientes, y lo lindo es que hubo mucha gente que hizo suyas esas razones técnicas. La Patagonia no tiene precio, no es razonable tener que discutir en política energética si queremos termoeléctricas o represas, ni ninguna de las dos cosas. Queremos una política energética en serio.

Lo que no entendemos es por qué en un país que tiene tremendos potenciales renovables, que además tiene gigantescas inversiones disponibles de parte de los consumidores intensivos como la minería, no se está tomando en serio el aprovechar los recursos que tiene el país para salir adelante.

Hay quienes en ese punto han dicho que el problema de la ERNC es que no dan energía de base que requieren las mineras por ejemplo, que es un tipo de energía que funciona las 24 horas del día. 

No es cierto. Tanto la geotermia como el aprovechamiento de los potenciales hídricos sí tienen un potencial de base altísimo. Lo que no nos gusta son proyectos que generan impactos y consecuencias espantosas.

Entender que las ERNC equivale a poner aerogeneradores es no entender nada. Llega a ser peligroso que personas con ese nivel de desinformación estén comunicándose públicamente en los medios, informando mal y activamente a la población respecto de los potenciales que tiene Chile. Por lo demás sus propios trabajadores muchas veces les han pedido, que en vista de que las empresas deben adaptarse a un escenario de cambio climático y de un país más desarrollado que va a tener que tomar una decisión decidida a favor de las ERNC y de proyectos de bajo impacto, que cautelen las fuentes de trabajo de esas empresas tomando una opción hacia el futuro y no se siga construyendo sobre proyectos que son insustentables e inviables.

¿Cómo crees que se articuló la demanda ciudadana contra Hidroaysén? Porque es un proyecto que está muy lejano en lo físico…¿Cómo crees que se logró generar esa masa de gente que se manifestara en contra del proyecto?

La historia del proyecto es bellísima. La verdad que más que generarse movilización como quien se atribuye haber invocado los espíritus de la sociedad civil, éstos están más vivos de lo que realmente pensamos. A propósito de la frase de ayer “cedimos ante las presiones de la calle”, y hoy la calle por así decirlo, es el espacio al que está recluido una sociedad civil que no tiene espacios de participación, que se tiene que recluir en la calle porque no hay otros lugares. Si el comité de ministros se reúne a puertas cerradas en un lugar que no tiene espacio para recibir a la gente, no hay más lugar que la calle. Eso habla mucho de cómo está la política hoy en día y del nivel de transparencia que tenemos.

Por ejemplo, si quisiéramos haber asistido a la reunión del otro día que tuvo la presidenta con Aznar deberíamos haber estado en la calle, porque los medios no lo informaron. Entonces, finalmente toda esta articulación es resultado de un conjunto de factores, de un mayor compromiso con la protección ambiental, de la información disponible que hubo. Te repito, no es un asunto social o técnico. Fueron los mismos patagones, la misma comunidad la que presentó buena parte de las reclamaciones que ayer fueron asumidas. El ministro sólo mencionó tres: impactos en los ríos, la relocalización y la biodiversidad en las cuencas, pero finalmente las 35 reclamaciones cubren muchísimos más aspectos.

Volviendo al tema del Alto Maipo y Puelo por ejemplo, ¿Tú crees que esos proyectos van a tener el mismo rechazo ciudadano y por ende la misma repercusión política para que se pueda generar también un rechazo por parte de la autoridad? 

Yo creo que el proyecto Alto Maipo ya genera ese nivel de rechazo, particularmente por el nivel de impacto que genera, y nos gustaría ver un compromiso decidido de la Presidenta por rectificar lo que allí está ocurriendo. Alto Maipo no debe realizarse, y creemos que Puelo y Cuervo también, que está judicializada y que está enfrentando un escenario bastante complejo debido a un conjunto de impactos que no están suficientemente evaluados en el proyecto, que son omitidos en el proyecto de hecho. Creemos también que son parte importante de la campaña Patagonia Sin Represas. Es cierto que Hidroaysén es la batalla icónica de toda la discusión energética, pero no por ello hay menos rechazo ni menos activación y no por ello hay menos ganas de defender lo que es justo.

En base a esto ¿tú crees que Alto Maipo no va a seguir adelante?

El proyecto ya está aprobado, pero yo creo que tiene que haber una decisión política que detenga su ejecución.

Estoy convencido de que la campaña No a Alto Maipo ha logrado despertar una simpatía enorme de parte de grupos que van mucho más allá de las personas que están más cercanas a la montaña o al medio ambiente. La destrucción del Cajón del Maipo, de las cuencas que son parte fundamental del ecosistema en el que está integrado la ciudad de Santiago, es un costo que  no podemos asumir. Queremos centrales de pasada, sin lugar a dudas, y energías más limpias, pero no queremos jamás secar un río y entubarlo para poder transferirlo a otro lugar simplemente por ahorrarnos el costo de construir dos centrales.