teslaLa nueva tendencia del código abierto, u open source, es una corriente mundial que pretende liberar las patentes comerciales para que los usuarios puedan acceder libremente a los beneficios de una nueva tecnología. Es precisamente este argumento el que ha tomado la empresa automotriz Tesla para liberar sus patentes comerciales y así aumentar el mercado de los autos eléctricos.

La industria automotriz ha experimentado un aumento exponencial a lo largo de los años. Sólo durante el año 2002 su crecimiento fue de un nueve por ciento, registrando exportaciones por 630 mil millones de dólares y posicionándose como una de las industrias con mayor crecimiento a nivel mundial después de la exportación de productos químicos. Esta masificación del parque automotriz ha traído serios problemas de contaminación en áreas urbanas y ha generado alzas en el precio del petróleo, afectando el bolsillo de millones de usuarios. En respuesta a estos problemas surgió la innovadora tecnología de los autos eléctricos e híbridos, los que han cautivado debido a su gran economía y autonomía. Sin embargo, el segmento de estos sigue siendo muy pequeño en comparación al crecimiento de la industria y aún no es accesible para todos los bolsillos. Motivada por estos y otros factores, la empresa automotriz Tesla, líder en el mercado de los autos eléctricos de lujo, ha hecho un importante anuncio en el día de ayer, “no emprenderá acciones legales contra quienes, de buena fe, utilicen su tecnología”. El comunicado, que fue dado a conocer ayer por el Elon Musk, Director Ejecutivo de Tesla. Según se señala en el blog de la empresa, “Tesla motors fue creada para acelerar el advenimiento del transporte sustentable. Pero, si creamos un camino para la fabricación de vehículos eléctricos de peso y luego construimos barreras de propiedad intelectual para inhibir a otros, estamos actuando de manera contraproducente para lograr nuestra meta”.

Si antes los usuarios buscaban potencia y motores grandes, hoy en día se privilegia la economía y la autonomía por sobre el lujo. Es por esto que debido a su gran economía diaria, la demanda por autos eléctricos está en notable aumento, pero el gran problema que presentan está dado por su alto costo y por su escasa participación en la industria automotriz. En nuestro país sólo durante los últimos años han ingresado tres modelos de autos “ecológicos”, lo que da cuenta de la carencia en este aspecto. Por este motivo la decisión adoptada por Tesla puede ser un punto de partida para masificar la producción de autos ecológicos, donde actualmente existen muy pocas empresas que copan el mercado. La decisión responde a una nueva política de la empresa y pretende generar repercusiones también en los demás fabricantes de autos, de manera de generar una competencia real y abastecer al mercado con mayor oferta.

Según manifiesta Musk, “el liderazgo tecnológico no se define por las patente de una empresa, que la historia ha demostrado repetidamente ser una pequeña protección contra un competidor determinado, sino más bien por la capacidad de una empresa para atraer y motivar a los ingenieros más talentosos del mundo”. De la empresa aseguran que la nueva filosofía del código abierto irá a fortalecer la posición de Tesla en esta materia.

La decisión, que ha sido vista como una señal de “buena fe” por muchos usuarios, es muy seguro que responda a una estrategia de mercado de la compañía. Según aseguran expertos, la empresa está pronta a iniciar una mega fábrica de baterías de litio, las que pretenden vender a los nuevos fabricantes de autos eléctricos que ingresen al segmento. Aun cuando esto sea cierto, el fin parece válido para lograr un aporte a la descontaminación de las urbes.