territorioLa agenda se centra en el fortalecimiento de la institucionalidad, con la creación del ministerio de Asuntos Indígenas y el Consejo de los Pueblos Indígenas, además del Consejo de Cultura y Patrimonio y el proyecto de ley para protección de la infancia.

Además, la propuesta enfatiza en un mayor presupuesto para la compra de tierras. Sobre esto, se han centrado los dichos del intendente Huenchumilla, quién ha sido criticado por señalar que el fin del conflicto mapuche reside en la devolución de tierras.

En entrevista con El Desconcierto, Fernando Pairican, historiador experto en pueblo mapuche, señaló que “estoy de acuerdo con Huenchumilla en que efectivamente una resolución a la demanda mapuche pasa por la restitución de tierras…tiene que haber una devolución real del territorio”.

¿Ves un avance en los últimos anuncios del gobierno?

Pareciera que en el aspecto discursivo se estuviera gestando algo nuevo pero están en la etapa de planteamiento, nada concreto aún. Es un gobierno que recién se está instalando.

¿Cómo la devolución de tierras aporta al fin del conflicto mapuche?

Para poder ejercer autonomía, que es el gran proyecto del movimiento mapuche, se necesita ejercer bajo un territorio determinado…donde el pueblo mapuche pueda ver su futuro, en acorde con su cosmovisión, sus relaciones políticas; como lo dice su nombre: Gente de la Tierra, entonces sin tierra es difícil ser mapuche.

Yo creo que la tierra es un tema neutral del movimiento y eso se viene demandando yo te diría que desde 1910, con las primeras organizaciones mapuches, es una demanda que ha cursado más de 100 años y eso se debe por la ocupación de la Araucanía, donde se perdió el territorio mapuche. El proyecto mapuche se ha planteado la autonomía como herramienta para ejercer la autodeterminación, eso se viene gestando desde mediados de los años ochenta.

Hablar de autonomía no es tan terrible, a nivel internacional hay experiencias, por ejemplo España y cómo maneja la autonomía de Cataluña y del país Vasco, la experiencia en Gran Bretaña, con Irlanda, Escocia; también la experiencia en Bolivia y cómo están construyendo un Estado plurinacional, esto pasa mucho por una descentralización del país.

¿Cómo evalúas la creación de un ministerio para asuntos Indígenas?

Esto pondría las demandas del pueblo mapuche a nivel ministerial, darle mayor importancia, pero no creo que el ministerio por sí sólo vaya a resolver el tema, es un paso que paga una deuda no cumplida desde 1989 y a pesar de que es un paso, sigue estando desfasado de las aspiraciones del movimiento.

El Estado tiene que tener políticas públicas que avancen hacia el siglo XXI donde se pueda conversar con los dirigentes del pueblo mapuche autónomos que no están insertos en el Estado y que – a mi parecer- son los que han planteado la perspectiva política.

En la prensa se habla de que el actual intendente Huenchumilla sería el candidato a ministro…

Me parece que Huenchumilla ha hecho hasta esta hora un trabajo importante, pero a mí me gustaría que el primer ministro de Asuntos Indígenas fuera alguien propiamente del movimiento, sé que debe ser difícil, pienso en un Aucán Huilcamán, pero es difícil. Huenchimilla es la persona de la transición perfecta entre un Estado que no ve al movimiento mapuche con una persona que logra articular un discurso que toma las banderas del pueblo mapuche.