panulHoy era un día decisivo para los vecinos de La Florida y los activistas que desean proteger el último bosque nativo de Santiago. El Concejo Municipal finalmente votó mayoritariamente en contra la propuesta de modificar el Plan Regulador Comunal (PRC), impulsado por el alcalde Rodolfo Carter, que pretendía dividir el territorio de El Panul en parcelas de una hectárea para permitir la construcción de equipamiento urbano con fines comerciales.

La votación de la propuesta del jefe comunal recibió tres votos a favor y cinco en contra, en una larga jornada de deliberación que superó las tres horas de discusión.

Los concejales Nicanor Herrera (PS), Reinaldo Rosales (PPD), Marco Espinoza (DC), Claudio Arredondo (Ind.), y David Peralta (PC) votaron el rechazo a la iniciativa de Carter, mientras que el propio jefe comunal y los  concejales Luis Alegría (Ind.) y Orlando Vidal (RN), votaron a favor de modificar el PRC.

La iniciativa de Carter abría la puerta a una amplia diversidad de proyectos inmobiliarios, tales como gimnasios, canchas deportivas, cafeterías y otros. Cada idea se llevaría a cabo con el alto costo que implica para construir también el tendido eléctrico y la red de alcantarillado que cada proyecto necesita.

“La propuesta es nefasta para el futuro del bosque nativo porque, aunque él sale diciendo con mucha grandilocuencia que se ha prohibido la construcción de casas, la letra chica es que permite toda una serie de otros proyectos inmobiliarios muy lucrativos, pero igual de negativos para El Panul”, argumentó Matías Rojo, vocero de la Red por la Defensa de la Precordillera.

Las ideas del alcalde de La Florida han sido rechazadas, además, por diversas organizaciones de la comuna que acusan que el proceso está viciado y es producto del cierre a la participación de la comunidad. De hecho, según denuncian, se restringirá la construcción de viviendas porque el profesional encargado de hacer los estudios técnicos, el geógrafo Francisco Ferrando, fue instruido por la autoridad municipal para que no considerara el valor ambiental de “El Panul” y sólo se limitara a determinar si existe riesgo de aluviones o inundaciones en el sector.

 

Incertidumbre

Para los vecinos de la Florida, la votación del concejo municipal es un misterio. Pese a que todas las autoridades, de diferentes bancadas políticas, se han comprometido a proteger el bosque nativo, a la hora de votar, el panorama ha sido distinto.

“Para nosotros es una absoluta incertidumbre. Primero, porque todas las autoridades históricas han jurado de guata que van a proteger El Panul. Sin embargo, a la hora de votar, vemos algo distintos. Es probable que la derecha apoye esta propuesta de Carter, pero no se sabe demasiado cómo van a reaccionar los de la Nueva Mayoría. En la última votación, que dio el voto favorable al comienzo del proyecto, tuvo la aprobación del concejal DC Marco Espinoza”, argumentó Rojo.

Si se llegara a aprobar esta iniciativa de Carter, “la fase municipal de nuestra lucha se da por terminada. Deberíamos comenzar a emplazar directamente a autoridades de gobierno”.

Sin embargo, el vocero aseguró que espera que los concejales respeten los compromisos adquiridos con los ciudadanos y agregó que, si se llegara a aprobar esta iniciativa de Carter, “la fase municipal de nuestra lucha se da por terminada. Deberíamos comenzar a emplazar directamente a autoridades de gobierno”.

Las diversas organizaciones que se han organizado para defender El Panul también han sostenido reuniones con las autoridades del Ministerio del Medioambiente, que ha tenido buenas palabras para la causa. Eso, pese a que recientemente acaban de dar una respuesta favorable al proyecto de Carter en la evaluación ambiental estratégica, una institucionalidad recién estrenada.

 

La visión de los vecinos

PanulLos vecinos de La Florida se mantienen firmes. Desde un comienzo, su proyecto ha apuntado a la protección de El Panul como un parque comunitario, controlado y gestionado por ellos. Desde esa visión, han hecho un llamado permanente a la construcción de una mesa de diálogo y trabajo que contemple a todos los actores sociales, una convocatoria que se exige por estos días ante diversas problemáticas que no consideran la opinión de los propios involucrados por los proyectos de la autoridad.

No compremos pomadas. El futuro del Panul se está negociando en este mismo instante, entre las autoridades y las empresas. Lo que buscan es conseguir autorización para destruir gran parte del bosque nativo, a cambio ofrecen un “parque” sobre la cota 900, como tantos parques semiprivados que abundan en el país”, han argumentado.

Rojo, en tanto, recordó la reciente presentación del proyecto de ley que busca proteger y conservar la biodiversidad del país. La iniciativa de Bachelet fue firmada a comienzos de junio y zanja las áreas que se van a convertir en parques a lo largo de Chile. Dentro de ellas, eso sí, El Panul no está considerado.

Hoy, los vecinos esperan por la decisión de las autoridades comunales y aseguran estar preparados para cualquier respuesta. Por ello, llaman con urgencia a las diversas organizaciones sociales y ambientales de La Florida a la organización y el trabajo común, con el objetivo de seguir resistiendo a los proyectos que podrían amenazar el bosque nativo.

“A los vecinos decimos que la tarea más difícil, pero la única que vale la pena, es comenzar a trabajar hoy mismo para cuidar nuestro bosque nativo y hacer justicia ambiental por nuestras propias manos, porque nadie nos va a regalar nada, porque el parque comunitario somos nosotros”, aseguraron.