DSC_017621 de junio de 2010. Santiago. En San Francisco 51, a pasos de la Alameda, entre los metros Santa Lucía y Universidad de Chile, se funda la Librería Proyección. Abrió sus puertas con el lanzamiento del libro Los orígenes libertarios del primero de mayo, publicado por la Editorial Quimantú y escrito por un grupo de autores latinoamericanos. Desde sus inicios hasta el cuarto aniversario, Proyección ya cuenta con más de cinco mil títulos, y se especializa en el mundo de las Ciencias Sociales y Humanidades.

En paralelo, los voluntarios que dan vida a esta librería a punta de esfuerzo personal y colectivo, han construido también un espacio donde diversas organizaciones del mundo libertario -aunque no única y exclusivamente de esa tendencia-, tanto estudiantiles como sindicalistas, feministas y culturales, se dan cita y funcionan realizando sus actividades, impartiendo talleres, realizando foros y tendiendo redes entre ellas.

“La librería, si bien tiene una inspiración libertaria que proviene de los ateneos obreros libertarios de fines del siglo XIX y principios del XX, por los espacios de reunión, de intercambio cultural, de autoformación, no impone una filiación ideológica respectiva, sino más bien se propone como un espacio de reunión de distintos sectores de izquierda, y sectores de organización ciudadana básicamente. Hay una inspiración libertaria que en el fondo recupera una tradición de centros sociales autogestionados pero también es un espacio más amplio que eso”, explica María José Yaksic, integrante del colectivo que da vida a Librería Proyección.

Si bien en sus inicio el proyecto se concentraba sólo en el primer piso de la casa patrimonial que habita a media cuadra de la Alameda, ya al año y medio la buena recepción del proyecto obligó a habilitar todos los espacios disponibles, los que incluyen habitaciones en el segundo piso, y actualmente cuenta con cuatro salones disponibles para el desarrollo de actividades abiertas al público donde destacan cursos, talleres, foros, conciertos, exhibiciones audiovisuales, entre otras.

El espacio tuvo un realce en sus actividades con la coyuntura de 2011. Para los miembros del colectivo, Proyección cumplió con un rol clave en aquel momento. “A partir de 2011, la librería fue un núcleo de articulación y de encuentro pero antes, en el 2010, no era así. Entonces, la librería también ha estado vinculada a lo que ha ocurrido con ciertas organizaciones del 2011 en adelante”, asegura Yaksic.

Para los miembros del proyecto, esa vocación de establecerse como espacio  para distintos actores sociales constituye una de las claves centrales dentro de su propia práctica política. “Eso está desde el inicio del proyecto. La librería quiere abrirse a la comunidad y no cerrarse a sectores que quizás no tienen una afiliación política tan clara, pero tiene esa vocación de generar espacios de debate y reunión, y básicamente aprovechar la posición geográfica que tenemos, para poder ser el lugar que reciba las iniciativas que quieran generar organización desde las bases y desde una perspectiva antiautoritaria, libertaria, etc.”, detalla Yaksic.

Organizaciones como el Frente de Estudiantes Liberarios (FEL) han estado directamente ligados al surgimiento del proyecto, pero allí también se dan cita diversas organizaciones feministas que presentan diversas orientaciones políticas.

 

Caminando a contracorriente

DSC_0175El funcionamiento y administración de Librería Proyección resulta inusual para el contexto de las librerías tradicionales. Siendo un proyecto sin fines de lucro, desarrollado por un colectivo de quince miembros, cada una de ellas y ellos desempeña funciones en la horizontalidad que caracteriza a estas organizaciones, encargadas de atender, administrar y por supuesto gestionar tanto la compra de libros como las mismas actividades. Todos sus miembros trabajan en la librería de forma no remunerada. Así, las ganancias están destinadas a reinvertirse en el centro social, marcando el carácter autegestionado de la librería.

En este proceso también juega un papel importante la rama cultural del proyecto. Considerado como uno de sus fuertes, las actividades e instancias como presentaciones de artistas es vista como una forma de acompañar los procesos de articulación que allí se gestan. En 2013 desarrollaron el Ciclo de Sesiones Libertarias, con sesiones de música grabadas en alta calidad a manos de El Piño Comunicaciones. Como producto final salió hasta un DVD pero también hay material disponible de las sesiones en YouTube.

Y allí también existe una natural e inevitable cercanía con la inspiración libertaria que marca el cariz de las organizaciones que allí concurren.

 

Estigmatización del anarquismo

Las casas Okupa y centros de actividades anarquista en general no cuentan con una mirada complaciente de la sociedad. En ese -a veces- errado prejuicio, mucho han contribuido los medios masivos de comunicación que ayudan a estigmatizar más que a explicar y entender estos fenómenos. Basta recordar reportajes como los del canal estatal al respecto. Y también, por supuesto, la autoridad policial y administrativa se ha encargado de hacer lo suyo.

En Librería Proyección han sabido desmarcarse de esa imagen. Al interior del colectivo reconocen que, en ocasiones, algunos de sus miembros han sido objeto de seguimientos policiales, producto de un hostigamiento hacia las organizaciones en que participan, pero aclaran que nunca ha existido una persecución constante.

“Eso se condice también con el espíritu de la librería y de cómo se ha consolidado como un proyecto abierto y de intercambio público. No es un espacio que esté vinculado a la tradición contracultural más reciente, que es la de los Okupa. Hay principios compartidos pero nosotros somos un espacio que tiene una librería de por medio y hace que estemos legalmente funcionando, y eso ha significado más beneficios que cuestiones en contra”, explica María José.

 

Actividades por los cuatro años

melissa sepúlveda en librería proyecciónLa celebración del  cuarto aniversario traerá una serie de foros temáticos dedicados especialmente  a las tres áreas de trabajo de Proyección: estudiantil, sindical y territorial. Estas actividades -programadas respectivamente para el jueves 3, el martes 8 y el jueves 24 de julio- convocarán a diversos actores. Entre ellos estará presente Melissa Sepúlveda, presidenta de la FECh, una de las tantas “caras visibles” de quienes frecuentan la librería. Sin ir más lejos, Proyección prestó total apoyo a Sepúlveda cuando era candidata. “Melissa es nuestra compañera, porque la hemos visto pintando lienzos en nuestros salones, planteando sus posiciones en reuniones y charlas, coordinando el vínculo con otras organizaciones que se reúnen en Proyección para extender el trabajo desde lo estudiantil a la clase trabajadora en su conjunto”, declararon en su perfil de Facebook para la ocasión.

En paralelo a los foros, las actividades culturales también estarán presentes. La música de Evelyn Cornejo y Tata Barahona ya pasó por sus salones en el inicio de las actividades de celebración de los cuatro años de vida, en el marco del “Ciclo de Trova”, que vino a dar continuidad a la Sesiones Libertarias de 2013.

Al cierre del ciclo y de los foros temáticos, Proyección tendrá además una fiesta programada para el 25 de julio en el sindicato de suplementeros. Y para el resto del año, están proyectadas más actividades como ciclos de cine con  diálogos frente a realizadores, foros y debates de contingencia nacional y local, talleres culturales, presentaciones artísticas y las próximas sesiones del Ciclo de Trova 2014.

Por ello, para la organización hay un desafío creciente en términos de mantener el proceso de influencia en los circuitos culturales y de política alternativa. “Yo creo que la librería ha cumplido su objetivo inicial, que al principio era una utopía, pero que a estas alturas se está volviendo realidad, de poder acompañar un proceso de rearticulación del tejido social desde el 2010 hasta ahora. Lo que viene después, no sabemos mucho qué irá a ser, pero hasta al momento ha funcionado”, concluye Yaksic.