lorenza¿Cómo evalúas el nombramiento de Andrés Palma en este cargo y qué visión tienen respecto de su figura?

Más allá de la figura del designado de la DC en este nuevo cargo, que tendría que ver con llevar a cabo la reforma planteada, el problema es más de fondo. Acá, incluso al interior de la Nueva Mayoría, se plantea una reforma donde habría disenso entre los mismos sectores políticos, y por eso no sorprende que el designado sea demócrata cristiano. Pero acá sabemos que aunque se inventen nuevos cargos, se designen o se cambien ministros, el problema fundamental tiene que ver con que es una reforma que se creó a espaldas del movimiento estudiantil, que pese que se diga que ahora va haber participación de todos y todas los y las actores sociales en esta reforma educacional, sabemos que no es así, porque los grandes pilares estructurales de ésta ya están instalados, y acá no hay mucho cambio que podamos hacer.

¿Qué piensas de su declaración respecto del nombramiento, cuando dice que no lo hubiesen invitado si no fuera demócratacristiano?

Aquí hay mucho juego político que se está armando. Pese a las declaraciones que saquen distintos actores de la Nueva Mayoría, o incluso de fuera de ella misma, el tema no puede estar girando en torno a las declaraciones o no que se han realizado, sino que tiene que girar en torno a que son ellos mismos los que están jugando con nuestra educación. Incluso el otro día se hablaba de que puede que haya pilares de la reforma que estén chocando con la Constitución, y eso lógicamente no se va a solucionar con designados más, designados menos. Y al final termina siendo todo para que los mismos sectores políticos estén más o menos satisfechos con el Gobierno, pero lo que acá importa es que las comunidades educativas, y la población en su conjunto, no están siendo consideradas en materia de los cambios en educación. Las comunidades no están siendo las protagonistas y sí lo son actores como los demócratacristianos o sectores de la Nueva Mayoría, que no han escuchado los gritos del movimiento estudiantil desde hace más de ocho años.

Uno de los principales puntos de conflicto que planteó la DC era el tema de los establecimientos subvencionados, específicamente por lo que parecía ser una compra masiva de colegios, pero al final esto lo evitarían al máximo, ¿qué opinas que se pase de esta posible compra masiva y ahora termine en algo reducido a casos específicos?

Por lo mismo nos sorprende que se esté planteando ahora desde la Nueva Mayoría, por ejemplo, finalizar el lucro, si son ellos mismos los que han sido sostenedores de los mismos colegios. Desde hace muchos años han sido ellos incluso los que han lucrado con nuestra educación. Entonces, plantear toda esta serie de cambios, cuando muchos de ellos tiene acciones en materia de educación, nos sorprende bastante porque sabemos que no lo van a cumplir, y seguramente va a existir una crisis de expectativas en la población que creyó en todos estos actores. Sabemos que lógicamente no se va terminar con el lucro, no se va a terminar con la selección, no se va a terminar con el copago, y hay dos situaciones: los mismos disensos que está teniendo la Nueva Mayoría, y por otro lado el descontento generalizado que está planteando el movimiento estudiantil.

El nuevo secretario ejecutivo de la reforma ha señalado la importancia de que el proceso sea inclusivo, si los invita a participar para entablar nuevos diálogos, ¿están disponibles para ello?

Nosotros siempre hemos estado abiertos al diálogo pero acá entendemos que la reforma ya está absolutamente estructurada. Entonces si se nos invita a participar y solamente es un disfraz para que el resto de la población crea que existe una participación del movimiento estudiantil en los cambios educativos, nosotros sabemos que eso no es así, que no quieren eliminar el mercado de la educación y seguir lucrando con ésta misma. Entonces, ante todas esas situaciones, nosotros no vamos a pegarnos un 2008 nuevamente, ya vimos una traición al movimiento estudiantil y en ese sentido vamos a ser muy cuidadosos con cada paso que avancemos. Y sabemos que la movilización y la real democracia se vive las movilizaciones, en los procesos de discusión, de paro, o toma que nosotros podamos vivir, porque ha sido esta la forma de la que hemos aprendido de mejor manera, y hemos entendido que la educación tiene que estar al servicio de la mayoría y no de unos pocos que siguen lucrando con ella.