reformaUna de las garantías mínimas para sumarse a la iniciativa de Gobierno, es la eliminación de las actuales leyes de Selección, Copago y Lucro, que ya fueron despachadas. Sobre esto, la presidenta de la FECH, Melissa Sepúlveda (FEL), señaló que su participación debe ser más clara, ya que “el Gobierno decide no retirar los actuales proyectos de ley que ya están en curso..pero a asegura de todas maneras que el movimiento social va a tener la capacidad de poder incidir dentro del proceso de reforma. Nosotros solicitamos que el Gobierno pueda aclarar cuales van a ser esos mecanismos a través de los cuales se pueda incidir”

El escenario político ha estado complicado para los estudiantes, ya que el mismo Ministerio de Educación ha demostrado estar cuestionado al interior del Gobierno y de su propia coalición. La salida de asesores como Miguel Crispi, junto a la llegada de Andrés Palma, han hecho que la discusión sobre la reforma educativa se centre en los desacuerdos al interior de la Nueva Mayoría.

Sumado a esto, la negativa del gremio de sostenedores de colegios a los anuncios ha terminado por empedrar el camino de las primeras medidas anunciadas por el gobierno en la materia.

Ante esto, los universitarios decidieron levantar un agenda de trabajo donde tendrán un despliegue informativo para la ciudadanía y acordaron fijar una glosa presupuestaria que esté contenida en el presupuesto 2015 para las universidades estatales.

Para Jorge Rauld (IA), presidente de la Federación de la Universidad Católica de Valparíso,“es evidente en que hay una constitución de actores reaccionarios a las demandas del movimiento estudiantil, los cuales se expresan en la derecha y los sectores conservadores de la Nueva Mayoría y es consecuencia de la “terquedad” de quienes quieren parlamentarizar la discusión de las demandas por parte del Gobierno”.

A la negativa de la Confech de no participar por el momento del Plan Ciudadano que comienza el 17 de julio, el dirigente explicó que “el movimiento estudiantil no puede caer en el chantaje del Gobierno, porque son ellos quienes han decidido prescindir del movimiento social por la educación”. Además, aseguró que la importancia de retirar los proyectos de ley enviados, recae en que “la discusión en torno a la educación superior y también los proyectos de Copago, Selección y Fin al lucro, van a ser centrales y es importante que los abordemos de una manera en sentido de totalidad y no de manera parcelada”.