forestalEl alcalde de Tirúa, Adolfo Millabur, rechazó de pleno el plan de reforestación de la Corporación Chilena de la Madera, pues no considera la entrega de especies nativas. Según el edil, las plantaciones de pinos y eucaliptus han producido un grave daño al ecosistema.

Las plantaciones de pinos y eucaliptus son un paisaje común en las regiones de la Araucanía y Biobío, y según las cifras de CONAF para la provincia de Arauco, el 52 por ciento de su territorio pertenece a empresas forestales asociadas a plantaciones exóticas.

El problema está en que mientras las plantaciones de este tipo han tenido una considerable alza, aumentando en 36 mil hectáreas en el último tiempo, la superficie de bosque nativo sólo lo hizo en 300 hectáreas, e incluso hay quienes han criticado esa cifra. De hecho, el Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (OLCA) ha argumentado que las plantaciones exóticas siguen siendo la principal causa de disminución del bosque nativo.

El Alcalde manifestó su preocupación por esta situación, ya que según sus dichos, los terrenos de humedales y vegas disminuyeron en 70 hectáreas,  mientras que los terrenos agrícolas ocupan sólo el 10 por ciento del total comunal, y que según Millabur, constituyen el sustento económico de las familias.

La comuna cuenta con un 65 por ciento de población mapuche y más de la mitad del territorio de Tirúa pertenece a empresas forestales. De ahí la preocupación de Millabur, quien asegura que este plan forestal tiene la intención de sumar nuevos pequeños propietarios al rubro, teniendo en consideración que los cambios legislativos en el sector forestal no han favorecido con fomentos económicos al sector productor.