paro salvadorLas concesiones hospitalarias ha sido un gran dolor de cabeza para el actual gobierno, ya que si bien tanto la ministra de Salud, Helia Molina, como la primera mandataria han señalado su oposición a este mecanismo, hoy existe una agenda de licitaciones amarradas desde los últimos meses del gobierno anterior.

El compromiso fue retirar los proyectos y construir de manera tradicional los hospitales, sin embargo los trabajadores del Salvador han manifestado que la situación es “crítica” pues ya se publicó el contrato en el diario oficial.

Raúl Villanueva, dirigente de la Fenpruss del Hospital Salvador, señaló a El Desconcierto que “durante toda la semana pasada estuvimos trabajando con el ministerio buscando la fórmula de ponerle término al contrato y efectivamente existe”, y agregó que “hoy día no hay argumentos de peso, más que políticos para no ponerle término a este contrato”.

La licitación del hospital se publicó a fines del año pasado y la evaluación de las ofertas de los privados se realizaron en un poco menos de dos semanas. Según el dirigente de la Fenpruss, el hospital vía concesiones terminaría siendo bastante más caro, ya que “a la luz de los antecedentes existentes, encontramos que el Estado va a pasar en un orden de tres veces, el valor del hospital a un privado”.

Si bien el ministerio de Salud tiene la intención de terminar los contratos, existen presiones al interior de La Moneda para que sigan en curso. Las concesiones son proyectos manejados por el ministerio de Salud y Obras Públicas y según Villanueva, “quienes se oponen a darle término al contrato es la Democracia Cristiana, liderado por el ministro de Obras Pública, Alberto Undurraga, se ha opuesto a que se le ponga término al contrato de las concesiones aduciendo a que es un contrato válidamente suscrito”.

“Se va a convertir en otro Transantiago”

Los primeros hospitales concesionados fueron los de Maipú y La Florida, y que igualmente han sido cuestionados por su tardanza en construcción, los altos niveles de gasto y su apresurada apertura. En el caso del Hospital del Carmen de Maipú, la contraloría señaló que la inauguración del hospital fue ilegal ya  que la obra no estaba completamente apta para rmichelle-bachelet2ecibir pacientes.

Ambos hospitales fueron inaugurados por el ex ministro Mañalich, sin embargo el proyecto y la licitación fueron realizados en el primer periodo presidencial de Michelle Bachelet. En ese sentido, su compromiso por frenar un política pública instalada en su anterior gobierno llamó la atención y aún genera roces al interior de la Nueva Mayoría.

Raúl Villanueva asegura que “esta concesión se va a transformar en otro Transantiago, por el traspaso inescrupuloso de recursos hacia un privado”.

La empresa que se adjudicó la concesión, Consorcio Santiago Oriente está constituido por tres empresas, una chilena, una española y una mexicana. Los trabajadores aseguran que “la chilena Cosal S.A. tiene un gran prontuario en la justicia chilena, tiene alrededor de treinta causas hoy día en proceso y nos da muy mala espina el hecho de que esos antecedentes no hayan sido evaluados ni considerados en la construcción que va a ser con inversión pública”.

Hasta el momento el Ministerio de Salud no ha dado respuesta ante las movilizaciones, y según el dirigente las autoridades han respondido de manera vaga, “por el momento dicen que están en contra de las concesiones pero sin embargo tienen que asumir la respuesta que da el gobierno y hoy día el no está dispuesto a ponerle termino a los contratos aduciendo a la gobernabilidad”.