rio cuervoLa central que se ubicaría en la Patagonia, fue criticada por la senadora australiana Lee Rhiannon (Partido Verde), quien ha señalado los daños ambientales que produciría la hidroeléctrica. La central Rio Cuervo es una sociedad entre la minera de origen suizo Glencore-Xstrata y la eléctrica australiana Origin Energy.

“Por desgracia el turismo y el entorno natural de la Patagonia están bajo seria amenaza por una multitud de represas propuestas por compañías multinacionales, que buscan alterar fundamental y permanente del paisaje para su beneficio”, argumentó la senadora a la prensa.

Rhiannon asegura que existe una alianza entre el Partido Verde australiano y Patagonia Sin Represas para informar a la ciudadanía australiana sobre los posibles daños ambientales que produciría la central al ecosistema acuático y terrestre. De esta manera esperan evitar la construcción y puesta en marcha de uno de los proyectos emblemáticos en materia ambiental tras el rechazo de Hidroaysén.

La central se encuentra con la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) aprobada desde el 2013 a nivel regional, aunque aún falta que el Comité de Ministros entregue respuesta las más de 200 observaciones generadas por las comunidades afectadas.

En la Corte Suprema, de manera paralela al proceso de evaluación ambiental, se está tramitando un recurso de protección que pretende revocar la RCA.

Aparte del riesgo de un desastre ambiental de proporciones, la senadora australiana ha señalado su preocupación por la posible afectación geológica del proyecto, el cual estaría ubicado sobre una falla sísmica activa, la Liquiñe-Ofqui.