felEl Frente de Estudiantes Libertarios (FEL) cumplió más de una década, creciendo sustantivamente al calor de las movilizaciones estudiantiles. A fines del 2013, alcanzaron una de sus victorias más significativas al lograr liderar la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, de la mano de la estudiante de medicina, Melissa Sepúlveda.

En entrevista con ElDesconcierto.cl, Francisco Sainz, encargado político de FEL, analizó el escenario que enfrenta el movimiento estudiantil y su propia organización, de cara al gobierno de la Nueva Mayoría.

 

¿Cómo analizan el rol jugado por el movimiento estudiantil durante este año y cuál es el diagnóstico a largo plazo?

Nosotros creemos que éste es un movimiento estudiantil distinto al del último año y sobre todo al del 2011. Es obvio que si bien mantiene su convocatoria y legitimidad, tiene características diferentes. Hoy, además, nos enfrentamos a un gobierno diferente donde muchas bases estudiantiles que se movilizaron el 2011 en contra de Piñera, hoy son sectores con los que hay que volver a discutir y dar cuenta que las promesas que hizo el Gobierno no van a cambiar el modelo actual.

Nosotros sabíamos que iba a ser mas complejo, pero también creemos que era un desafío importante que la izquierda pudiera demostrar en las calles, en las facultades, que estas promesas de cambio de la Nueva Mayoría no son más que maquillaje al modelo y que mantienen las mismas tácticas de la vieja Concertación, como vimos en la reforma tributaria.

 

¿Cómo evalúan en rol de Melissa Sepúlveda en la FECh y cuáles son los desafíos para este segundo semestre?

Hemos intentado hacer lo mejor que podamos, tanto desde la FECh con la Melissa, como también en otras federaciones, por ejemplo, con Ángel Delgado en Valdivia, y hemos logrado desplegar nuestras fuerzas como organización y también junto a otras organizaciones, pero también entendiendo que hay un abanico amplio de organizaciones en el movimiento estudiantil donde ha costado mucho el movilizar a la gente, llegar a consenso.

Tenemos a varias organizaciones que son parte del gobierno hoy día, entonces ha sido muy complejo, pero esperamos que este segundo semestre sea distinto. Ya se ha logrado avanzar, se han alcanzado consensos, se ha marcado una línea de trabajo.

Lo que pasó con la reforma tributaria es clave es muy gráfico, lo que ha pasado con los cambios de ministerio y el rol que jugó el Partido Comunista en la negociación del sueldo mínimo desde la CUT, dan cuenta que hoy día basta de peleas chicas, los movimientos sociales deben estar unidos. Hoy hay que movilizarse pero no sólo por los anuncios sino para demostrarle a la mayoría del país que las promesas del gobierno son eso, promesas, son slogans, no son cambios reales. Los cambios reales van a nacer de las comunidades, de las movilizaciones.

Es clave saber si el gobierno va a ser capaz de cumplir su promesa de participación y si es verdad que cualquier cambio de proyecto de ley que se envíe en materia de educación, van a participar los actores sociales. Para nosotros lo importante es hoy día lo que le podamos arrebatar al gobierno con la acumulación de movilización en estos últimos 8 años.

 

DSCF2222-300x199¿Cómo analizas el avance de Fel en el movimiento estudiantil? ¿Por qué han crecido tanto y cuánto han crecido realmente?

El Fel ha crecido bastante, nosotros en particular supimos el 2011 aprovechar la gran movilización y crecer. Hoy día somos una organización que tiene 11 años, o sea, el Fel es fruto de las movilizaciones estudiantiles de comienzos del 2000, del Mochilazo, de las primeras leyes que envía el gobierno en el 97, se va conformando al alero de las primeras movilizaciones estudiantiles.

Hoy día contamos con presencia en variadas regiones del país, somos una organización que supera los 300 militantes, una organización que está en el centro de la política y nosotros creemos que eso ha pasado porque hemos sabido entender a nuestros compañeros y hemos sabido tener una buena lectura de la sociedad chilena. En algún momento, pegó mucho la tesis del neomirismo, de la derrota, de la resistencia, y no entendieron que la conformación de un movimiento social era necesario y al final se atrincheraron en las universidades.

No así lo mismo el Partido Comunista, que sí lo entendió pero que hoy día no puede acumular toda la fuerza social que se moviliza, a quienes sí entienden que los cambios son necesarios y prefirió beneficios personales que no se han traducido en beneficios en el mundo social.

“El Fel hoy está en el corazón del movimiento estudiantil, está en su seno y es una organización más que se nutre dentro del movimiento”.

Nosotros creemos que hemos crecido por eso, porque hemos sabido leer la realidad y entender al movimiento estudiantil, saber que no necesitamos cuestiones maximalistas como muchas organizaciones de izquierda al interior del movimiento, el movimiento estudiantil necesita estrategia desde una organización que sepa entender cuál es su lugar. El Fel hoy está en el corazón del movimiento estudiantil, está en su seno y es una organización más que se nutre dentro del movimiento, que no está ni por delante, ni por detrás, ni por fuera. Pensamos que hay que avanzar sin el entreguismo del Partido Comunista, pero sin el maximalismo de otras organizaciones de izquierda.

 

¿Hay posibilidades de que FEL se proyecte más allá del movimiento estudiantil? Muchas organizaciones de izquierda se quedan encerradas en este mundo y no ofrecen alternativas a quienes dejan la universidad y pretenden seguir aportando.

Totalmente de acuerdo, de hecho nosotros, a través de un trabajo largo, estamos pensando en la conformación de un referente político más allá de lo estudiantil y es la izquierda libertaria. Y lo pensamos no porque se nos ocurrió un día, sino porque creemos que la organización de una izquierda libertaria es una necesidad del periodo. Nosotros hacemos la lectura de un modelo que hoy día es irreformable desde adentro, un modelo que sólo va a ceder en sus pilares si existe movilización social, en unidad, levantando un programa.

melissa-sepulveda-trece-treceEs una estrategia que nosotros hemos definido porque entendemos que, para llevar a cabo nuestra estrategia, es necesaria la conformación de una fuerza propia y esa fuerza propia tiene que ser la izquierda libertaria, que significa la unidad de lo libertario que se ha acumulado a través de estos 10 años. Como tú decías, con gente que ya no está en lo estudiantil y la idea es tener una organización propia que permita ser un referente político para la izquierda.

El día de mañana, cuando logremos ganar las demandas estudiantiles o al menos ir avanzando en sus conquistas, van a ser otros los movimientos que van a estar exigiendo y ahí, nosotros queremos ser una fuerza que empuje la conquista de los derechos sociales.

 

¿Qué hay de los rumores de quiebres y pugnas al interior de Fel? Se dice que hay muchos militantes que han dejado la organización por diferencias políticas y problemas con las dirigencias.

Sabemos lo que se ha dicho y no estamos muy preocupados por el tema. Primero, son discusiones internas que se tienen que resolver y que no tienen que ver con grandes diferencias. El Fel entendió que había que complejizar la lectura, las tareas y las herramientas, hizo propia la estrategia de la ruptura democrática. Y como en cualquier organización, hay compañeros que la dejaron y esta no va a ser la primera ni la última vez, así como hay compañeros que se suman. Así como se van dos ó cuatro compañeros, se van sumando diez ó quince compañeros nuevos.

“Ha habido declaraciones que se hacen públicas que nosotros claramente no compartimos, creemos que cuando hay diferencias políticas, éstas se resuelven al interior de la organización”.

Entonces, en ese sentido, la organización vive un proceso normal, hoy día cuando algunos compañeros salen de Fel, hace un poco más de ruido porque el movimiento está más grande y está en la Fech, pero ha habido declaraciones que se hacen públicas que nosotros claramente no compartimos, creemos que cuando hay diferencias políticas, éstas se resuelven al interior de la organización, pero el salir un grupúsculo de gente, porque yo quiero ser bien enfático en esto: fueron 5 personas en un lado y 10 personas en otro, que son la minoría dentro de una facultad incluso y lo hacen públicamente, nosotros creemos que esas son prácticas que la izquierda no necesita más.

El Fel ha adquirido nuevas herramientas, ha dado saltos cualitativos y cuantitativos, y sigue creciendo como Izquierda Libertaria, eso es lo clave.

 

Se dice que una buena parte de Fel decidió apoyar a Marcel Claude en las últimas elecciones. ¿Cómo fue eso?

Nosotros como Fel no apoyamos a Marcel Claude. Lo que hizo Fel fue discutir la coyuntura electoral y no apoyar a ningún candidato, eso está explícito en la declaración creo que de septiembre del año pasado. Lo que sí hicimos fue saludar la iniciativa de los compañeros de la Red Libertaria, que son de otra organización, que sí tomó la decisión de apoyar a Marcel Claude. Nosotros entendemos que la elección presidencial era una coyuntura importante, y saludamos la iniciativa de los compañeros porque ellos tomaron la decisión de aportar, desde Todos a La Moneda, en lo programático, para la unidad de la izquierda y por mostrar una alternativa en el Chile de hoy.

izquierda-libertaria-conceNosotros entendemos que eso es positivo, pero pensamos que eso no iba a cambiar el transcurso de las cosas, al menos estructuralmente y entendíamos que no pasa por ahí la jugada del Fel. El día de mañana Fel puede apoyar a un candidato, pero hasta ahora no lo ha hecho nunca. Red Libertaria tuvo una apuesta que nos parecía interesante, pero pensamos que no era necesario sumarnos. No tenemos nada contra quienes lo apoyaron. Fueron diferentes tácticas.

 

¿Qué piensas de la llegada de la bancada estudiantil al Congreso y sus recientes críticas al movimiento? A muchos sectores los sorprendió.

Hay que hacer un matiz: no es lo mismo Giorgio Jackson que Gabriel Boric. La actuación de Gabriel es lo que más rescata uno al ver su intervención en el Congreso, nosotros trabajamos en el movimiento estudiantil con Izquierda Autónoma y ellos entendieron que lograr un escaño en el Parlamento no significa que los cambios van a ir solo por ahí, que tienen que ser parte de un conglomerado más grande que la Nueva Mayoría y eso es lo que no entendió, por ejemplo, Revolución Democrática. Revolución Democrática no es una organización formal del gobierno pero actúa como una organización satélite del gobierno.

“Nosotros, lo que lamentamos de Giorgio, Camila y Karol es que hoy día no sean críticos de algo en lo que ellos mismos participaron, que no sean críticos de las medidas del gobierno, que se dediquen a criticar por la prensa al movimiento estudiantil”.

Nosotros, lo que lamentamos de Giorgio, Camila y Karol es que hoy día no sean críticos de algo en lo que ellos mismos participaron, que no sean críticos de las medidas del gobierno, que se dediquen a criticar por la prensa al movimiento estudiantil, cuando saben que las críticas, si es que las tienen, tienen que ser fraternas y no pueden ser por la prensa, por ejemplo. La Melissa no se puede enterar por El Mercurio que hoy día a Giorgio Jackson, y por ende a Revolución Democrática, no le gusta el actuar del movimiento estudiantil. Además, si a Revolución Democrática no le gusta el actuar del movimiento estudiantil es por algo y al Partido Comunista lo mismo. Es porque ellos prefirieron defender la vieja política de la Concertación, que hoy día queda en evidencia con la Reforma Tributaria, a mantener una posición clara, de izquierda, dentro de los movimientos sociales.

Ellos tomaron una posición pero tienen que hacerse cargo de esa posición, porque el Partido Comunista cuando entró al gobierno dijo que iba a estar con un pie en la calle y un pie en el Parlamento y eso no ha pasado. Ellos han estado con las dos patas y con el cuerpo entero en el Gobierno. Nosotros creemos que esta bancada estudiantil no representa al movimiento estudiantil, ha sido crítica de ello y lo ha sido porque están defendiendo al gobierno, en lugar de defender al movimiento social en general. En ese sentido, lo que nosotros más rescatamos es al Gabriel Boric, que está muy solo y está muy aislado, pero ha sido un aporte al movimiento desde su espacio, lo que no ha pasado con Giorgio, Camila o la Karol.

 

¿Cómo ves el desarrollo del gobierno de la Nueva Mayoría? Con este acuerdo de reforma tributaria termina decepcionando a muchos sectores, incluso al Partido Comunista.

Nosotros así lo vimos desde el principio, cuando hicimos la evaluación del programa respecto a la correlación de fuerzas de la Nueva Mayoría. Entendíamos que, si bien la Nueva Mayoría había adquirido nuevos actores, como el Partido Comunista, el programa no venía a transformar el modelo, que está en cuestionamiento constante, sino que era un programa que sólo venía a corregir los excesos del modelo.

felHoy día nos sorprendemos de que el gobierno vuelva a las prácticas de la Concertación, asegurando gobernabilidad con la minoría del país, que son los empresarios. No nos sorprende, esperábamos que esto pasara. Creemos que hicimos una buena lectura y que tenemos que ser capaces de tensionar y acumular ese descontento social. Creemos que su programa no cambia la desigualdad de este país, que no va a dar la educación gratuita, de hecho lo demostró así, lo vemos reflejado también en la iniciativa de creación de una AFP estatal y no en su término.

El Partido Comunista debe tomar una posición, a nosotros nos parece que están en una situación compleja porque, o sigue manteniendo esta posición de no ser crítico de su propia coalición o entiende que, si bien ese es un camino más largo, hoy día es necesaria la conformación de una izquierda que supere al modelo. Lo que está pasando es lamentable para ellos, pero sobre todo para el movimiento social, porque uno no puede desconocer la fuerza social que tiene el Partido Comunista, el problema es que hoy el PC no hace crítica, no toma posición clara sobre ciertos temas.

Esperamos que ellos tomen una posición de defensa del mundo social y de sus actores, estando en contra del modelo y por ende sin defender como avances reformas que vienen a perfeccionar el modelo y no a transformarlo.