quinoProbablemente pocos lo conocen por el nombre que aparece en su acta de nacimiento, pero Joaquín Salvador Lavado es conocido a nivel mundial por su seudónimo, Quino.

Nacido en Mendoza, en 1932, en el seno de una familia de españoles migrantes que inculcó en él la música y el arte. Como no tuvo dedos para el piano o la guitarra, pasó por la academia de Bellas Artes cinco años.

Decidió dedicarse a ser dibujante de viñetas de humor. Publicó en revistas bonaerenses luego de mudarse a la capital argentina en medio de la pobreza, y demoró 10 años comenzar con el éxito más reconocido de su carrera: Mafalda.

La primera vez que apareció en una revista fue en Leoplán,  y había sido ideada para ser parte de una campaña publicitaria que no llegó a realizarse. Quino decidió seguir adelante con el proyecto, y luego de su primera publicación, consiguió que el semanario Primera Plana lo llevara regularmente, gracias a la cercanía que tenía con la dirección del periódico.

Sin embargo, dejó de dibujar a Mafalda en 1973, pero su fama sin duda siguió creciendo con el tiempo. Quino nunca abandonó su veta de humor, el que ha sido descrito como agudo, inteligente y comprometido. Así lo demostraban las profundas reflexiones de la niña de 9 años que odiaba la sopa pero que se preocupaba por la paz en el mundo y los derechos humanos. Seguramente hoy estaría preguntándose cómo es que Israel defiende los ataques aéreos y terrestres a la franja de Gaza, atacando blancos civiles en nombre de la lucha contra el terrorismo.

A través de ese mundo en que Mafalda tenía sus amigos como el soñador Felipe, un ambicioso Manolito, y con la inocencia de su hermano Guille, entre otros, Quino mostraba el mundo de los adultos a través de los niños. Esa es quizá la principal característica que ha llevado a que la tira que dibujó durante nueve años, y que abandonó según sus propias palabras por agotársele las ideas, siguiera creciendo en fama y reconocimiento, llevando a su autor a varios países, y que hasta hoy en día, tanto adultos como niños, se identifiquen con ella.

Y en gran parte, eso es por la incesante actualidad de sus viñetas. Por más que haya nacido hace 50 años. Mafalda sigue entregando reflexiones cargadas de un sentido común casi atemporal, y que confirma además que muchos de los males y angustias, siguen haciendo sentido al día de hoy.

liniers por cumpleaños quinoDe hecho, su influencia sigue marcando a destacados dibujantes de la actualidad, como su compatriota Liniers, que lo saludó por redes sociales. También en Chile, Alberto Montt publicó hace unos meses una genial entrevista ilustrada con Quino a propósito del premio Príncipe de Asturias, otorgado el pasado 21 de mayo.

Quino explicó en una entrevista a Canal Encuentro que había escogido a una “nena” para la historieta “porque son mucho más despiertas que los nenes”, y que Mafalda representaría además al movimiento de la liberación de la mujer, que vivía un auge por ese entonces. “Entonces pensé en una nenita que le dicen en la escuela lo que nos dicen a todos, que no hay que pegarse con los compañeritos, ser bueno, portarse bien, que no hay que tener envidia… y que luego al escuchar la radio, leer los periódicos y ver la televisión, ve los desastres que hacen los adultos, va y pregunta por qué ésto es así”, contó el dibujante.

Con las bombas que caen hoy día en Gaza, los aviones que derriban en Ucrania y las muertes que asolan a Siria, seguramente varios queremos, como Mafalda, gritar “¡paren el mundo que me quiero bajar!”

mafalda