ballenasDesde hace casi 30 años en la Comisión Ballenera Internacional (CBI) rige una moratoria que prohíbe la caza de ballenas con fines comerciales. Ahora, el apoyo de Estados Unidos a su programa de “caza con fines científicos” vuelve a causar revuelo internacional.

La denuncia publicada el miércoles por Greenpeace encendió todas las alarmas. Según se menciona en el trascendido, el gobierno de Barak Obama pretende entregar una resolución en la próxima reunión de la CBI a realizarse en septiembre próximo en Eslovenia, mediante la cual espera legitimar la caza de ballenas que realiza Japón en el santuario de ballenas del Océano Austral.

Tras la moratoria de la CBI el país asiático, tal como denuncian diferentes organizaciones, optó por la vía “legal” para continuar la caza de cetáceos en diferentes partes del mundo, operación que disfraza a través de un intensivo programa de “caza científica”, que hasta la fecha registra más de 16 mil ejemplares capturados. Es decir muertos.

Sin embargo en el 2010, un recurso interpuesto por Australia en contra de Japón por la “caza científica de ballenas” en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) terminó en un juicio favorable para el país oceánico. La CIJ revocó todos los permisos de caza científica para Japón en la zona antártica y denegó la posibilidad de otorgarle más en el futuro.

El apoyo de Estados Unidos al programa ballenero japonés 

Si bien las opiniones entre los expertos varían, todos coinciden en lo negativo que puede ser volver a discutir el tema de la caza comercial en la CBI, un tema que había quedado en el pasado tras la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en marzo de este año.

“Nos preocupa que en esta reunión EE.UU, u otros países que tienen alianzas comerciales con Japón y que influye en esta agenda de las ballenas, vuelvan a insertar este tema que realmente socava muchísimo el trabajo que hace la CBI”, afirma Elsa Cabrera, Directora Ejecutiva del Centro de Conservación Cetácea (CCC).

Esto porque la nueva arremetida de Estados Unidos en favor de Japón podría detener el lento avance que ha tenido la CBI con respecto a las amenazas de los cetáceos.

Según sostiene la Directora del CCC, el principal problema está en que la CBI fundamenta principalmente su trabajo en un texto que fue escrito hace más de 60 años, donde la única amenaza por ese entonces era la caza de ballenas.

“No entendemos el por qué un país como EE.UU u otro, que tenga la intención de volver a implantar este tema, que bloquea todos los esfuerzos de la CBI para tratar de avanzar en los desafíos que tienen las ballenas en el siglo XXI”, sostiene Cabrera.

El país norteamericano ha intentado en varias ocasiones levantar la moratoria de la CBI, siendo una de ellas muy polémica para Chile, lo que perjudicó su imagen internacional en el año 2010. El foco del debate estuvo en el ex embajador Cristián Maquieira, quien por ese entonces iba a asumir el cargo de presidente de la Comisión Ballenera Internacional.

“El embajador Maquieira fue denunciado por las organizaciones de medioambiente chilenas y a nivel internacional porque estaba en un proceso de negociar, sin que el gobierno chileno supiera, un acuerdo entre Japón y EE.UU para levantar la moratoria. Sin embargo, esta operación fue bloqueada en el 2010 y Maquieira fue castigado enviándolo a Paraguay. Y ahora que asumió el nuevo gobierno, él (Maquieira) salió del sistema diplomático chileno”, afirma Juan Carlos Cárdenas, Director de Ecoceanos.

Es probable que esta no sea la última intención de Estados Unidos de apoyar a Japón, ya que tanto Cárdenas como la Directora del CCC creen que existen intereses mutuos, inclusive el tema ballenero puede constituir una “moneda de cambio” por parte del gobierno de Barak Obama.

“Creemos también que hay otras agendas detrás de la conservación de la ballena, como lo es el acuerdo económico Transpacífico que se está negociando. Este ha sido liderado justamente por EE.UU, Australia y Nueva Zelanda, pero Japón todavía no confirma su apoyo al acuerdo. Entonces creemos que también podría haber ciertos mecanismos de negociación donde las ballenas salen debilitadas para poder avanzar en el acuerdo Transpacífico”, según sostiene Cabrera.

El futuro del recurso estadounidense 

A juicio de Cárdenas y de Cabrera el nuevo apoyo de Estados Unidos hacia Japón no debería prosperar, pero ambos advierten que se cambiará completamente el escenario político dentro de la CBI, donde se demostrará el poder de los distintos bloques que integran la Comisión.

“Veo difícil que se pueda levantar la moratoria durante este año en la próxima reunión, pero sí va a ser una reunión muy compleja porque durante casi 30 años el tema más controversial de la CBI ha sido justamente los programas de caza científica de Japón”, afirma Cabrera.

La posición de Chile

Nuestro país a pesar de estar en contra de la caza letal con fines científicos no ha mantenido una postura confrontacional hacia Japón, lo que a juicio de Juan Carlos Cárdenas estaría cambiando.

“Chile siempre ha sido muy cuidadoso de no entrar en confrontación directa con Japón, aunque ha señalado que es un país conservacionista. Pero ahora último se ha generado un cambio y nuestro país ha estado mandando señales más duras hacia Japón junto a los países del bloque latinoamericano, los que se agrupan en el bloque de Buenos Aires”, sostiene Cárdenas.

Actualmente nuestro país posee una política comprometida con la conservación cetácea, tanto así que todas las aguas en Chile fueran declaradas santuario para las ballenas. Es por esto que la participación en la próxima reunión dela CBI por parte de nuestro país será fundamental, ya que se presentaran dos resoluciones muy importantes a juicio de Cabrera.“Una es para mejorar los mecanismos de participación ciudadana en la CBI, porque actualmente los mecanismos de participación son realmente anacrónicos y restrictivos. La otra es para mejorar la forma en cómo trabaja el comité científico, de modo de hacerlo más transparente. Por esto esperamos que Chile no solo tenga una buena participación sino que también protagonismo en cambios que sean positivos tanto como para las ballenas como para la CBI”, finaliza la Directora del CCC.