eyzaguirre-A1-lentesLa molestia desatada tras las declaraciones de Nicolás Eyzaguirre entregadas a El Mercurio, respecto de que la gratuidad en la educación superior alcanzaría sólo para los primeros cuatro años de estudio, y que el tiempo restante “debiera ser financiado con cargo a la renta futura del estudiante u otra forma equivalente”, no deja de generar precisiones tanto en el Gobierno como en la Nueva Mayoría.

La diputada Yasna Provoste (DC), integrante de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, salió a criticar los dichos del titular del ramo, y aseguró que “las declaraciones recientes del ministro son complejas porque afectan la confianza que la ciudadanía ha depositado en nosotros. Hicimos campaña diciendo que íbamos a trabajar por cambiar las bases de este sistema educacional, que es tremendamente injusto, en todos los niveles”.

Provoste, ex ministra de Educación y actual diputada por el distrito 6, afirmó que “hoy día estamos discutiendo en la Cámara los proyectos de fin al lucro, a la selección y al copago”, y agregó que “creemos en eso y obviamente que la gente que trabaja en el Ministerio tiene que creer en lo que estamos diciendo”.

Por ello, la diputada DC hizo un llamado respetar los lineamientos trazados en el programa de gobierno. “Le pedimos al Ministro que él y todo su equipo trabaje dentro de lo que hemos comprometido en el programa de gobierno de Michelle Bachelet, y eso la ciudadanía también lo evalúa”, enfatizó.

Por su parte, el ex dirigente estudiantil y miembro de Izquierda Autónoma (IA), Andrés Fielbaum, salió a criticar los intentos del ministro por precisar sus dichos, aduciendo una malinterpretación. “Es evidente que no tenían doble interpretación y en el fondo está acusando a El Mercurio de tergiversar sus palabras. Cuando se lee la entrevista, queda muy claro que él estaba proponiendo que la gratuidad solamente durara cuatro años. Y pareciera que estamos volviendo al Eyzaguirre de principios de año, donde dependiendo de quién fuera su interlocutor, la respuesta que daba era otra, y eso es preocupante. Si el ministro no comprende la diferencia entre dar becas por cuatro años y después dar créditos, significa que no entiende nada de lo que se espera de una educación gratuita garantizada por el Estado, ni de la demanda social que viene desde 2011”, indicó.

Fielbaum aseguró que “la consecuencia material de que recorten la reforma tributaria es que haya menos plata para la reforma educacional”, y si bien aseguró que eso puede complicar el trabajo del titular de Educación. “´Él mismo se ha ido construyendo un laberinto y se ha ido construyendo una situación de soledad absoluta, justamente por negarse a dialogar con los actores sociales que han puesto el tema sobre la mesa, y que han demostrado tener una potencia transformadora tremendamente grande”.

Como se ha ido quedando solo, cualquier paso en falso termina desatando un escándalo como el que hemos visto hoy día”, enfatizó Fielbaum.

Para el miembro de IA, la ‘quitada de piso’ de parte de otros ministros da cuenta de “una indefinición tremenda respecto de con quién construir la reforma”, y recordó que inicialmente el diseño de la Reforma debía conocerse dentro de los primeros 100 días, “y hasta ahora lo único que se conoce son un conjunto de leyes que apuntan a regular los peores excesos del mercado y nada más que eso”.

 

Confech y la reunión calve para el futuro del proyecto

El episodio reciente ha aumentado el cuestionamiento sobre el rol que cumple Nicolás Eyzaguirre al mando de la reforma más esperada que comprometió el Gobierno, y por ello no es de extrañar que para algunos el camino del ex ministro de Hacienda pueda verse interrumpido antes de tiempo. “El movimiento estudiantil podría completar un álbum de láminas con la cantidad de ministros de Educación que ha botado, pero eso en ningún caso es un éxito trascendente ni es objetivo de los estudiantes”, aseguró Fielbaum.

El ex dirigente de la Fech valoró la decisión del Confech para exigir una reunión con Eyzaguirre que permita definir si finalmente se suman a los diálogos de participación propuestos por el ministerio. “Es totalmente razonable y esperable, porque no se puede pretender que los estudiantes se sumen a un plan del Gobierno, si es que un día antes el propio gobierno pone en tela de juicio la principal promesa de campaña”, indicó el miembro de IA.

Además afirmó que “todo indica que ese es un plan de participación que tendrá bastante poco impacto y que al menos hasta ahora, pareciera ser suficiente para un verdadero acuerdo democrático y transversal para los pilares de la reforma”, y agregó que “creo que ya hay una definición política de la Nueva Mayoría en su conjunto, que ha sido el seguir gobernando como lo hizo la Concertación durante los 90, que es llegando a consensos con los poderes tradicionales, con la iglesia, con el empresariado, etc. Eso lo vimos con la reforma tributaria. Eso trasciende hasta ahora a Eyzaguirre y yo esperaría una respuesta más enérgica de los sectores de izquierda de la Nueva Mayoría que les ha tocado bailar con la fea durante todo el gobierno, y no sé cuánto rato más seguirán aguantando en esa posición”, finalizó.

 

Confech participará de la primera sesión

Al finalizar el encuentro entre la directiva de la Confech afirmó que participará de los diálogos de Participación Ciudadana que empiezan este martes, tras aclarar los polémicos dichos de Eyzaguirre. “Esa declaración desafortunada no es lo que se va a implementar. (…) El Ministro volvió a aclarar que la gratuidad universal era una promesa de campaña”, explicó al respecto Melissa Sepúlveda, presidenta de la Fech.

Su par de la Universidad Católica, Nashla Aburman, aseguró que “nuestra participación no se reduce a este espacio”, y agregó que la participación de los estudiantes en la instancia fijada por el Mineduc para socializar el proyecto de reforma, “no se trata de avalar o no al Gobierno, sino de avanzar”.