inicios de El Negro BuenoHasta las oficinas del Ministerio de Educación, cartera de la cual depende administrativamente el Consejo de Monumentos, llegó el viernes pasado la diputada por La Florida, Camila Vallejo. Junto a ella, representantes de Asociación Chilena de Barrios y Zonas Patrimoniales y los mismos dueños de la tradicional picada floridana, Quinta de Recreo El Negro Bueno. La razón de su visita a las oficinas que hoy ocupa Nicolás Eyzaguirre era solicitar que el lugar, junto al Centro Cultural del mismo nombre, sean declarados como Monumento Histórico.

La petición se enmarca en una lucha que desde algunos meses vienen desarrollando quienes conocen del valor histórico de El Negro Bueno. Fundada en 1956, en plena esquina de Vicuña Mackenna poniente con la calle diagonal Lía Aguirre, en pleno paradero 14 de la comuna. Allí, a metros de Américo Vespucio, donde hace pocos años la tierra se hundió para dar paso a autopistas urbanas, y donde hace ya 15 años funciona el Mall Plaza Vespucio que no deja de crecer, a pesar de todo ese desarrollo moderno, la picada sigue vigente.

La fama del lugar no está sólo en sus clientes, los habituales parroquianos que mantienen al lugar con vida, sino que es de los pocos rincones donde se puede respirar la historia de una capital cada vez más absorta en la modernidad.

El local todavía es atendido por la familia que levantó la tradicional Quinta de Recreo. Nombrada así por el apodo de su dueño, Miguel Carrasco, que por el marcado color moreno de su piel junto a la famosa bondad que lo caracterizaba, “El negro Bueno” se ha transformado en una picada familiar gracias al esfuerzo que hicieron junto a su esposa, la señora Fredesvinda del Carmen Alfaro. A ella, todavía se le puede ver atender acompaña de su hija, Maribel.reunión negro bueno

Y como toda buena Quinta de Recreo, la comida y la bebida se comparten en un ambiente de respeto, entre personas con distintos niveles de ingreso, y con la advertencia a la entrada de que “No se admiten ebrios”. Fredesvina ya se empina por los 85 años, con más de 60 entregados a su local, y no está para andar soportando borrachos odiosos.

Pero no sólo diversión y camaradería al estilo del Santiago antiguo se ofrece en el paradero 14 de La Florida, sino además cultura. Esto porque hace poco más de dos años que al costado de la Quinta de Recreo, funciona además un modesto Centro Cultural del mismo nombre que la picada, y donde se imparten talleres de cueca y otros bailes.

Por ello, la picada hace poco fue reconocida como “Tesoro Humano”, premio que entrega el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA) y la Corporación Cultural de La Florida.

 

Rescate del patrimonio vs desarrollo urbano

 La expansión anunciada recientemente de las vías exclusivas y corredores para el Transantiago se enfrenta al difícil proceso de crecimiento de la ciudad. En ese sentido, la posibilidad de expropiación es una de las herramientas legales que le permiten al Serviu y a Transportes y Telecomunicaciones conseguir el espacio para que el transporte pueda circular. El problema es que eso se topó con “El Negro Bueno”.

La lucha por defender el patrimonio ya empezó hace algunos meses. La misma diputada Camila Vallejo expuso el caso en la Cámara, asegurando que este conflicto “surge por la falta de voluntad política de nuestras autoridades para lograr congeniar el desarrollo urbano con la defensa de nuestro patrimonio cultural local”.

En la oportunidad, la diputada solicitó un oficio al Serviu metropolitano para que explique los motivos de por qué se diseñó el corredor Vicuña Mackenna Norte de modo tal que ello implique la expropiación de, entre otros, el local que ocupa El Negro Bueno. Además, pidió investigar el proceso de compra ante supuestas irregularidades vinculadas con la cesión de derechos de gran parte de las propiedades de la franja afectada en favor de una empresa inmobiliaria.

reunión negro bueno 2La diputada ha asistido a reuniones con los propietarios del local, y junto a concejales de la Nueva Mayoría han impulsado la defensa de la Quinta de Recreo como parte del patrimonio. Por ello, la solicitud al ministro Eyzaguirre para que permita resguardar el local.

Por su parte, Rosario Carvajal, presidenta de la Asociación Chilena de Barrios y Zonas Patrimoniales, explicó que la solicitud que hicieron el pasado viernes al ministro Eyzaguirre se enmarca dentro de las facultades que tiene el ministro del ramo como presidente del Consejo de Cultura, y que busca evitar “perder un lugar de encuentro de La Florida tradicional, de la cultura popular, y que por supuesto no podemos estar perdiendo lugares tan emblemáticos que son parte de la identidad de la comuna y de la ciudad de Santiago”.

Maribel Carrasco, actual administradora del local e hija del Negro Bueno, aseguró en la ocasión que “hemos sido parte importante en el desarrollo social de la comuna, y nos vemos afectados (por la expropiación) porque aquí todos los trabajadores que están involucrados, llevan más de treinta o cuarenta años”, y agregó que “la ley de urbanismo dice que el desarrollo de la ciudad no puede ir en desmedro de aquellos lugares que significan identidad tanto en la comuna, en una ciudad o el país, entonces eso no está cumpliendo. Y además ya fuimos reconocidos como patrimonio cultural inmaterial, y eso está reconocido internacionalmente como los lugares que se deben conservar para preservar la historia de una comuna y de la gente”, concluyó.

Fotos extraídas de página de Facebook del “Centro Cultural El Negro Bueno”.