CCNuevamente es el Cambio Climático el que genera desalentadores hechos noticiosos en materia ambiental, y lamentablemente cuando hablamos de Cambio Climático, hablamos del ser humano.

Esta vez, fue la agencia estadounidense de administración nacional atmosférica y oceánica (NOAA por sus siglas en inglés), la que publicó información asociada al fenómeno mundial. Tal como se señala en el sitio web de NOAA, junio recién pasado obtuvo el record de las temperaturas más altas para ese mes desde que comenzaron las mediciones.

Según el informe de la agencia estadounidense, las temperaturas registradas en el mes pasado fueron superiores en 0,72 grados Celsius por sobre el promedio del siglo XX, el cual alcanzó los 15,5 grados, y batieron el record anterior de junio de 1998.

Lamentablemente la anomalía detectada no se debe a un hecho aislado, sino a un constante aumento de la temperatura a nivel planetario, la que en conjunto suma una racha de 352 meses con una temperatura global por encima del promedio del siglo pasado. De hecho, al analizar sólo el mes de junio, NOAA señaló que nueve de los 10 meses más calurosos en el registro histórico han ocurrido en el siglo XXI, incluyendo en ese “top ten” a los meses de los últimos cinco años.

Entre los lugares más calurosos del pasado mes se encuentra Groenlandia, África oriental y central y partes de Asia.

Las repercusiones en la temperatura terrestre también hicieron eco en el mar, donde se registró un alza de 0,64 grados por sobre el promedio del siglo pasado de 16,4 grados Celsius, constituyendo nuevamente a este mes de junio como el más caluroso en los registros históricos.

A diferencia de lo que se puede pensar comúnmente, el alza constante de temperaturas no ha significó una disminución directa de las precipitaciones, ya que como expone NOAA, el mes pasado experimento diversas anomalías espaciales cargadas al extremo. Es decir, en algunas zonas las precipitación fueron mucho más bajas que el promedio y en otras mucho más altas.

Esta incertidumbre ha sido constatada por diversos expertos, incluso a nivel nacional, quienes han señalado que en Chile no es que necesariamente llueva menos a nivel de país, sino que llueve casi lo mismo pero con menor periodicidad. Por esto, tal como ha comentado públicamente el delegado presidencia de Recursos Hídricos, las precipitaciones tienden a concentrarse en pocos días, produciendo lluvias más intensas.

El Cambio Climático en Chile 

El fenómeno mundial es uno cuatro ejes transversales que está impulsando el ministerio del Medio Ambiente en nuestro país. Es por esto que el Consejo de Ministro para la Sustentabilidad aprobó en su última sesión el nuevo “Plan de Adaptación al Cambio Climático en Biodiversidad”.

El objetivo principal del plan, tal como se señala en la página web del Ministerio, está orientado a “fortalecer las capacidades del país para proteger su biodiversidad biológica, implementando medidas sinérgicas entre conservación de la biodiversidad y su adaptación al cambio climático, a fin de aminorar las consecuencias negativas del impacto climático”.

De manera práctica, el documento citado propone 50 medidas para afrontar las nefastas consecuencias que el Cambio Climático podría traer al país, orientándose el plan a generar mayor investigación, crear capacidades asociadas al tema, reducir la vulnerabilidad de nuestro territorio y proteger y conservar la biodiversidad nacional.

La información disponible en el Ministerio señala que el “22% de las medidas corresponden a medidas de Planificación y Manejo Sustentable, un 19% a Medidas in situ y ex situ de Protección y Conservación, un 18% al Desarrollo de Capacidades, educación y sensibilización; 15% a Protección de hábitats y restauración de hábitats degradados, 9% a Investigación, 8% a Monitoreo, 6% a Manejo Sustentable de Recursos Naturales Vivos y 3% a Protección contra Especies Invasoras”.