alto al simceEl pasado martes 15 de julio, el Ministerio de Educación presentó a la comisión de expertos encargada de formular recomendaciones para perfeccionar el SIMCE. La instancia está conformada por doce integrantes y presidida por Lorena Meckes. Según explicó la subsecretaria Valentina Quiroga en la ocasión, el objetivo es dar un uso pedagógico a esta evaluación, y que sirva para mejorar el curriculum escolar, de modo de dejar de lado el uso bajo la lógica de competencia que viene primando hace varios años, y que finalmente refleja la brecha económica existente entre colegios particulares y municipales.

En este contexto, un grupo importante del mundo artístico-cultural de Chile manifestó a través de una declaración pública su absoluto rechazo a cualquier tipo de estandarización en la educación.  El documento fue respaldado entre muchos otros  por los escritores Damiela Eltit, Pedro Lemebel -candidatos a recibir el Permio Nacional de Literatura 2014- y Pía Barros, además de los actores Antonia Zegers, Álvaro Espinoza, el documentalista Ignacio Agüero, y el músico Max Berrú.

En la declaración, firmada por más de 190 artistas, lamentan la tergiversación de la que ha sido objeto la enseñanza y aprendizaje de las escuelas, criticando la centralidad otorgada a estas mediciones en desmedro de la diversidad y de las condiciones individuales, sociales y culturales de cada estudiante.

Con un énfasis especial a la hora de impulsar la educación en las artes y cultura, criticaron además que éstas se han visto disminuidas en cuanto a carga horaria. “Hoy la enseñanza artística y cultural se encuentra bajo amenaza de extinción. La principal razón para esta reducción de asignaturas y contenidos relacionados con las artes y culturas ha sido la preparación para el SIMCE. Esta situación daña la concepción de formación integral en la educación, perjudicando seriamente nuestro desarrollo como país”, explican en un comunicado de prensa.

Por ello, la declaración también invita a que otras personalidades del mundo de las artes y cultura se sumen a la terea de recuperar la educación artística y el reconocimiento de la diversidad inherente a nuestra sociedad.

 

La voz de una de las firmantes

Pía Barros explicó a ElDesconcierto.cl los motivos que la llevaron a sumarse a esta declaración. “Originalmente el SIMCE fue pensado, en los países donde se aplica, para que los profesores puedan reforzar las materias faltantes. Y se ha usado en realidad como una medición de calidad. Eso para mí en términos reales no es ético. No es ético aplicar la misma prueba a todos los alumnos teniendo diferentes capacidades” aseguró, y agrega que “actualmente sirve para que los colegios tengan su propio ránking, y no para que los niños puedan medir sus cualidades o capacidad de aprendizaje”.

Para la escritora, que originalmente estudió para ser profesora de lenguaje, la competencia entre establecimientos es “discriminadora y no se condice con lo que debería ser en términos reales la educación a la que aspiramos”, y asegura que “todos los colegios deben ser inclusivos, no excluyentes”.

“En mi caso, que es la literatura, creo que especialmente disuasiva la forma en cómo se enseña. El sistema de contenidos son horribles, y se les enseña a los niños a responder ciertas fórmulas y habilidades y no a participar del goce de la lectura”, finalizó.

 

Lea la declaración completa y el listado de los firmantes de la declaración.