plantaNuestro país, a pesar de tener pequeños yacimientos de petróleo, depende de la importación para satisfacer la demanda local. Es por esto que la iniciativa para generar biocombustibles a partir de residuos forestales es vista como una gran alternativa para suplir una parte de la demanda energética nacional.

Es por esto que a partir de la importante participación que tiene el rubro forestal en el PIB (Producto Interno Bruto), se tomó la determinación de invertir en esta nueva tecnología. El proyecto está comandado por el Consorcio BIOENERCEL, en el que participan las universidades de Concepción y Católica de Valparaíso, la Fundación Chile y las empresas forestales Arauco, Masisa y CMPC.

La idea para esta iniciativa nació hace casi seis años, con un llamado del Estado a través de CORFO, para la generación de nuevas tecnologías que permitieran obtener biocombustibles a partir de material lignocelulósico, es decir a partir de biomasa forestal.

Fue así como en respuesta a este concurso las instituciones antes mencionadas presentaron la propuesta para crear el “Consorcio BIOENERCEL”, siendo adjudicada en enero del 2009 con un capital de 8 millones de dólares, aportados en conjunto por CORFO y por el Consorcio.

La ventaja de este tipo de biocombustibles de segunda generación, es que no son a base de alimentos, por lo que no compiten con la salud de la población. Este aspecto es el que nuestro país ha apuntado en investigación, debido al limitado espacio que poseemos para cultivos agrícolas, y desde este punto de vista, los residuos forestales cumplirían a cabalidad ese propósito.

Por otra parte, uno de las conclusiones que ha llegado BIOENERCEL es que nuestro país podrá utilizar terrenos que actualmente no son aptos para crear cultivos dendroenergéticos. Es decir especialmente diseñados para obtener biocombustibles, quitándole presión a las áreas actualmente cultivables.

La planta piloto está ubicada en campus de la Universidad de Concepción, y se espera pueda sumarse pronto a una serie de iniciativas relacionadas con materia energética y el sector forestal.

Desde BIOENERCEL han recalcado públicamente el potencial económico que tienen los biocombustibles en Chile, ya que pueden generar mayores oportunidades de negocio a las empresas forestales y suplir la creciente demanda de petróleo a nivel nacional.