naschla_165049-L0x0Tras una de las semanas quizás más complicadas para el ministro Eyzaguirre, la Confech decidió participar en el Plan de Participación Ciudadana organizado por el Mineduc. Una de las garantías que los estudiantes solicitaban para unirse a los diálogos, era la eliminación del decreto que impide la organización estudiantil en instituciones privadas.

La vocera del Confech Naschla Aburman, declaró que “esto llega después de ocho años de movilizaciones, es un logro a todas luces del movimiento estudiantil en cuanto esto no estaba en el programa de gobierno, no estaba en las propuestas de la Presidenta, y es algo que se está enviado por y para el movimiento estudiantil”.

Sin embargo, los dirigentes rechazaron la invitación al acto protocolar donde se firmó el proyecto de ley. Aburman aseguró que si bien participarán en los diálogos ciudadanos organizados por el Gobierno, ese no sería el único espacio de incidencia.“Nosotros no agotamos los espacios de diálogos en el que propone el Gobierno, nosotros tenemos una Mesa Social por la Educación que para nosotros es fundamental, para que desde ahí salgan los consensos y las convergencias programáticas de los distintos actores de la educación…están los diálogos ciudadanos pero también está la agenda corta que tenemos con el Gobierno sobre democratización y vendrán otros espacios también. No hay una sola alternativa ni espacio para generar incidencia en la reforma y lo que pasó hoy viene a demostrarlo”, aseguró la titular de la Feuc.

Democracia y Lucro en Instituciones Privadasunabparo

La derogación del DFL-2 beneficiará principalmente a los estudiantes de universidades, institutos o centros de formación técnica ya que hasta el momento en muchos establecimientos se les prohíbe organizarse en centros de estudiantes.

Andrés Labbé, miembro de la mesa coordinadora del Consejo de Presidentes de Universidad Andrés Bello (Santiago) aseguró que “la demanda por la participación viene desde hace rato, incluso nosotros vivimos persecución después de cada acción que tomamos, este último semestre por ejemplo”.

Este año los estudiantes de la UNAB levantaron una larga movilización en contra de la empresa internacional Laureate, que controla esa universidad, además de la Universidad de Las Américas y la Universidad de Viña del Mar y que aún está siendo investigada por lucro.”

El dirigente asegura que “en nuestra universidad, más allá de las imposibilidades legales hay un montón de artículos que de alguna forma nos imposibilitan manifestarnos de una u otra forma. Por ejemplo, no tenemos horario de almuerzo, no tenemos espacio donde podamos vernos con los demás estudiantes, no tenemos espacios en común”.

Desde el Ministerio de Educación ya anunciaron que las conversaciones sobre educación superior se darán en el segundo semestre de este año y ante eso, el dirigente de la UNAB estimó la medida tomada ahora por el Gobierno: “nosotros mantenemos la postura de que condenamos el lucro en todas sus formas” y aseguro que “con Laureate nosotros vemos mermado nuestro derecho a la educación”.