pilmaikenEl territorio ubicado entre río Pagui y río Manso se encuentra gravemente amenazado por la gran cantidad de proyectos hidroeléctricos de inversión e intervención emplazados. Según denunciaron las autoridades ancestrales de la Alianza Territorial Puelwillimapu, a través de una carta dirigida a Michelle Bachelet, “día a día estamos sufriendo la angustia y la inseguridad ante tantas empresas, consultoras, instituciones estatales, municipios, etcétera”.

Los mapuche aseguraron que las empresas en cuestión han recorrido sus caminos, indagados en sus familias, además de cuestionar a las autoridades ancestrales y hacer cooptación de las dirigencias. Las negociaciones han logrado dividir la organización de los territorios y los proyectos han contribuido a destruir lugares sagrados, afectando gravemente la espiritualidad, economía y actividades productivas compartidas.

“Una muestra de esta intervención es el inminente inicio de trabajos de construcción de la central hidroeléctrica Osorno (en septiembre de 2014), ubicada en el Río Pilmaiken, comuna de Río Bueno, por parte de la Empresa Eléctrica Pilmaiquén S.A., donde se ve afectado uno de los más importantes sitios sagrados del territorio mapuche del Puelwillimapu, el Ngen Kintuante, del cual seguramente usted ha conocido por los medios de prensa o informes”.

Según lo expuesto en la misiva, la problemática tiene su origen en la ausencia de consultas vinculantes a la población indígena, establecidas en el Convenio 169 de la OIT, las que sólo son aplicadas en evaluaciones ambientales.

“Si el proyecto viene aprobado de todas maneras, ¿qué sentido tiene escribir detallados estudios de evaluación del impacto ambiental?”.

“Si el proyecto viene aprobado de todas maneras, ¿qué sentido tiene escribir detallados estudios de evaluación del impacto ambiental (EIA) – como el efectuado por Ingendesa sobre la Central hidroeléctrica Osorno de la Empresa Eléctrica Pilmaiquén S.A. – donde se demuestran todos los perjuicios ambientales, sanitarios, económicos, sociales, culturales y antropológicos a daño de las comunidades locales?”, argumentaron.

Además, denunciaron que hay problemas de abuso y discriminación en estas instancias, donde no son invitados los lonkos de las comunidades.

“Queremos plantearle a usted como máxima autoridad del estado que, de concretarse la intervención en el rio pilmaiken y el territorio sagrado de Kintuante, se estaría consagrando una grave transgresión a nuestros derechos como pueblo”, señalaron.

Para finalizar, recordaron que el derecho ancestral los ampara para decidir y fortalecer las acciones de resistencia territorial que sean necesarias para defender al pueblo nación mapuche.