31072014plantaartificial (1)Julian Melchiorri, graduado del Royal College of Arts de Londres, logró crear Silk Leaf, la primera hoja sintética capaz de crear oxígeno por sí misma. Estas funcionan en base a una proteína de seda integrada por cloroplastos, extraídos directamente desde las plantas.

Estos compuestos, encargados tradicionalmente de llevar a cabo la fotosíntesis, son los que permiten que este nuevo invento pueda convertir el agua, el dióxido de carbono y la luz en oxígeno. Un proceso que, además, se ve complementado por la seda, que permite estabilizar las moléculas orgánicas.

Esta es la primera vez que se presenta una hoja creada por el ser humano y capaz de realizar el proceso de fotosíntesis, por los que sus usos podrían ser extensos. Pero las ambiciones de Melchiorri van mucho más allá de simples lámparas, pues al ser capaces de sobrevivir a la gravedad cero, estas plantas artificiales podrían acompañar a los astronautas en largos viajes espaciales y proveer oxígeno. Además, también sería posible utilizar el material en fachadas y sistemas de ventilación en grandes edificios, lo que permitiría crear filtros que produzca aire limpio para los habitantes.

Según Melchiorri, este invento podría ser implementado en estructuras arquitectónicas, tanto en su exterior como interior, para complementar sus sistemas de ventilación y permitir la creación de más oxígeno que el que se consume.

Sin embargo, su utilidad no se quedaría sólo en la Tierra. El joven también asegura que estas hojas artificiales podrían ser utilizadas para naves o estructuras de exploración espacial, escenarios donde podrían remplazar a las plantas que no pueden florecer normalmente por la gravedad cero, para la generación de oxígeno.