La Comisión Asesora Presidencial para reformar el sistema de Isapres aprobó la propuesta de creación de Fondo y Seguro único que eliminaría la existencia de aseguradoras privadas, mejor conocidas como Isapres.

En conversación con El Desconcierto, Matías Goyenechea, director de la Fundación Creando Salud y miembro de la comisión asesora, explicó los mitos y beneficios del sistema de fondo y seguro único, e hizo un llamado “a la autoridad a hacerse cargo de esta propuesta y no guardarla en un cajón”.

Sistema Solidario

La propuesta de seguro único, implicaría -según Goyenechea- “la centralización de todos los recursos del 7% de cotización obligatoria, más un aporte fiscal para garantizar el plan de salud universal que se entrega por parte del Estado a todas las personas”.

Actualmente todas las personas con contrato deben cotizar el 7% de su sueldo en salud, ya sea para el sistema de fondos públicos (Fonasa) o en alguna aseguradora privada (Isapres). Esta propuesta mantendría la misma cotización pero se pagaría a un fondo único del Estado.

Según el experto, “es una propuesta que genera solidaridad y subsidios cruzados, desde los más ricos a los pobres y de los sanos a los enfermos. Desde el punto de vista del aseguramiento, generaría un régimen basado en los principios de la seguridad social donde no hayan las discriminaciones que tenemos en el sistema”.

Uno de los grandes problemas identificados por los usuarios que incitó la creación de una Comisión Asesora para reformar las Isapres, es la discriminación que éstas realizan al momento de asegurar a personas “riesgosas”, como mujeres en edad fértil, tercera edad y enfermos crónicos con preexistencia de enfermedades, por ejemplo.

A los sistemas de fondos únicos de salud se les llama de “reparto solidario”, ya que que con el sistema de Isapres, la cotización de una persona sana, o de mayores recursos se va a las utilidades de una empresa aseguradora. Con el seguro único, ese dinero es redistribuido para financiar la salud de los enfermos.

Aumento de Gasto en Salud

Para quienes proponen el sistema de fondo único, su mayor beneficio es la eficiencia del uso de los recursos. Goyenechea explica que “el sistema va a contar con más recursos, que estaban “ociosos” destinados a utilidades de las isapres y ahora van a poder ser utilizados para entregar atención a las personas. El asegurador va a contar con más recursos para ofrecer mejores servicios y esto beneficia a toda la población”.

El miembro de la comisión asegura que esto implicaría un punto y medio del PIB y agregó que la directora de Fonasa, Jeanette Vega, presentó los efectos de este plan en detalle. El impacto más relevante que estimó, es que la reforma sería favorable para el 81% de la población.

“Pasaría de un gasto per capita de US 500 a US 570, si bien en términos por persona puede no ser tan significativo, en términos agregados, de cantidad de flujos de seguros que tendría un modelo de esta magnitud es bastante grande y significativo”, agregó Goyenechea.

Salud privada no se eliminaría

Matías Goyenechea asegura que “si un usuario siempre se ha atendido en clínicas, con esto lo que pasaría es que su cotización no va a ir a la isapre sino que va a ir al fondo común, pero no debiera cambiar su posibilidad de atenderse en una clínica”. La reforma afectaría sólo a nivel de aseguramiento, pero no se mete en términos de prestación de salud.

En esa línea, Goyenechea enfatiza en que “para las personas del sistema público, esto significa una ventaja gigantesca, implica mayores recursos por personas. Las personas que hoy están en el sistema de isapres, no deberían ver dañada ni perjudicada su situación”.

Así, el experto explica que “esto implicaría que el 7% que la persona de isapre paga, no va a ir a su actual isapre, sino a un seguro único y si ellos quieren mejorar más su cobertura -agregó- pueden contratar seguros complementarios que ya se ofrecen en el mercado”.