marcha-maconha2El debate respecto a la despenalización y legalización de la marihuana se ha ganado un espacio importante en la sociedad Chilena. Ello ha permitido a la ciudadanía disponer de más información y elementos para opinar sobre el tema e incluso que sectores históricamente más conservadores se muestren a favor de la despenalización.

Un estudio realizado por el Observatorio Latinoamericano de Políticas de Drogas en seis países de Latinoamérica mostró que el 41% de los chilenos apoya la legalización de la marihuana impulsada en Uruguay. A su vez, en julio de este año los diputados del movimiento Amplitud; Karla Rubilar, Pedro Browne y Joaquín Godoy, ingresaron al Congreso un proyecto de ley que propone legalizar el autocultivo de marihuana. La iniciativa también contó con el apoyo del jefe de la bancada de diputados de la DC, Matías Walker.

imagesEl caso de Colorado

Las experiencias en otros países comienzan a mostrar los impactos sociales derivados de las políticas de despenalización. En el estado de Colorado, Estados Unidos, han pasado cerca de siete meses desde que se legalizó la marihuana para uso recreativo.

Datos oficiales procedentes de Colorado revelaban que la tasa de asesinatos en Denver (la capital de la ciudad más grande del estado de Colorado) se ha reducido un 52.9% desde que el uso de marihuana recreativa fue legalizado. Esto se traduce en que, mientras entre enero y junio de 2013 fueron 17 las personas asesinadas solo en Denver, en 2014 el número se ha reducido a 8.

Pero no solo eso. Los asaltos con componente sexual han disminuido un 13.6%, los robos de automóviles un 36.3%, los robos en general un 4.8%, los delitos contra la propiedad un 11.4% y los asaltos con agravantes un 3.7%.

Según los expertos, aunque ha pasado muy poco tiempo desde que se legalizó la marihuana en el estado, los resultados no parecen ser fruto de una mera casualidad. Es posible que la legalización no sea la única causa de la reducción de la violencia, pero tiene mucho que ver y, al menos, no ha causado el efecto contrario, como quisieron hacer creer quienes rechazaban la despenalización.

Millones en impuestos

El primer día de legalización, el estado de Colorado consiguió recaudar un millón de dólares derivados de la venta de cannabis. Dos meses después, en abril, el Departamento de Ingresos del Estado informaba de que los ingresos por ventas de marihuana declaradas habían ascendido a 26.749.454 dólares, cerca de siete millones más que el mes anterior. También se habían recaudado 6,7 millones de dólares en impuestos y se habían generado 8.8 millones por la venta de marihuana medicinal. Se estima que las ventas legales de cannabis ascenderán a dos mil quinientos treinta millones de dólares durante este año en todo Estados Unidos.

A su vez, según datos de la estatal Dirección General de Ingresos, desde el 1 de mayo la industria legal del cannabis ha generado 9.641 nuevos puestos de trabajo de forma directa.

Según los analistas, eso significa que miles de personas han dejado de recurrir al mercado negro. Ya no lo necesitan. Ahora pueden entrar libremente a las tiendas de ciertas zonas de Estados Unidos y comprar marihuana con todas las de la ley (siempre que sean mayores de 21 años). Ello supone un duro golpe para los carteles de droga mexicanos, que controlan la mayor parte del comercio de sustancias ilegales que llega a Estados Unidos desde América del Sur.

Los positivos resultados tributarios han llevado a Colorado a revelar su intención de invertir una amplia cantidad de los beneficios económicos generados por la legalización de la marihuana en  educación sobre temas ligados a este ámbito en escuelas, hospitales y hasta en una estación de policía.

La pregunta que surge ahora es ¿Y en Chile cuándo?