La Comunidad Internacional de Mujeres Viviendo con VIH/SIDA Chile inició la campaña que busca reunir firmas para convencer al Ministerio de Salud y a su titular, Helia Molina, de traer el condón femenino a Chile, donde actualmente no es distribuido ni comercializado.

“Basta de excusas, el condón femenino es una solución rentable (muchos gobiernos ahorran hasta millones de dólares anuales en gastos de salud), aceptable, placentera y efectiva (ver estudio de Oxfam). Incluso a los hombres les gusta la sensación más natural del condón femenino”, argumentan.

Según los estudios realizados por la organización, el patrón de transmisión del VIH apunta a los casos de las mujeres casadas que adquieren la enfermedad a través de sus maridos o parejas estables y únicas. De hecho, un informe reciente aseguró que el 87,5% de las mujeres se infectan de esta manera, lo que acentúa la problemática de dejar en manos sólo de los hombres el cuidado de su salud sexual.

Además, según la Fundación Margen, las trabajadores sexuales de Chile también están organizándose para solicitar el uso del condón femenino. La idea, por ello, es traer a Chile el dispositivo y distribuirlo de forma gratuita a través del sistema de salud, junto con el condón masculino que ya es entregado en hospitales y consultorios. Se estima que el gobierno podría ahorrar millones de pesos anuales en los gastos de salud pública.

La iniciativa, que es apoyada por la ministra del Sernam, Claudia Pascual, recuerda que en el país no existe por ahora acceso alguno al condón femenino, ya que este no es distribuido en farmacias, ni en los servicios de salud pública. El primer dispositivo, en tanto, fue creado en el 92 y ha sumado adeptos en diversos puntos del mundo, llegando a estar disponible en 70 países.

En Latinoamérica, Brasil y Perú ya tienen acceso al condón femenino. Según lo revelado por Carolina Poulsen, socióloga de la organización que impulsa la campaña, éste tendría apenas un costo de 300 pesos chilenos para el Estado, por cada unidad.

Más flexibilidad y una sensación natural

Además de entregar mayor autonomía para las mujeres respecto a su sexualidad y cuidado, el condón femenino tiene algunas cualidades que superan al actual preservativo masculino: por ejemplo, puede ser colocado en la vagina hasta 6 horas antes de tener relaciones. Por otra parte, es el único método que hoy protege a las mujeres del contagio de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

Las impulsoras de la campaña han argumentado que este condón tiene una sensación más natural y placentera que el preservativo masculino, con menos restricciones para el ejercicio sexual. La funda se ajusta a las paredes de la vagina y cuenta con dos anillos: uno interno y otro externo de mayor tamaño.

En tanto, el condón femenino tiene una efectividad del 95% por ciento en el control del embarazo. Ante este escenario, la idea de las activistas es recaudar firmas, conscientizar a las mujeres y a sus parejas sobre el beneficio de su uso y, a fin de año, presionar a las autoridades de salud para la compra y distribución del dispositivo.

Si te interesa firmar la petición, haz clic aquí.