Emir_Sader-¿Cuál es su visión sobre el litigio que mantiene Argentina con los fondos buitre, tras el fallo de la justicia norteamericana?

-Es un combate más del enfrentamiento entre el capital especulativo, hegemónico en la era neoliberal, y los gobiernos posneoliberales. Una de las conquistas de estos gobiernos, que parecía imposible hasta el comienzo de la década pasada, era librarse de las garras de los préstamos del FMI y de sus tristemente famosas “Cartas de Intención”. Pero como Argentina quedó con esa herencia maldita de la dictadura militar y del gobierno neoliberal de Carlos Menem, el capital especulativo internacional y sus voceros en los medios de comunicación de cada pais, intentan imponer la idea de que ese“pecado capital” de la deuda no es superable.

-¿Cree que la pelea que pueda dar Argentina en estos momentos tenga implicancias internacionales, visto y considerando que el accionar de los fondos buitre se da también a escala global?

-Seguro que si, antes de todo como ejemplo, para que países en situación similar puedan apelar a la renegociación o no, como son casos como los de Grecia, Portugal, Italia, España, en la misma Europa.

-Hace semanas se creó el Banco de Desarrollo de los BRICS, en la reunión de Fortaleza donde Argentina fue invitada. ¿Cómo cree que iniciativas de este tipo podrían ayudar para la creación de un nuevo sistema financiero internacional?

-Es un primer paso. Ya hay una especie de multiplicidad económica mundial. En otros momentos una crisis económica tan profunda y prolongada como esta que se da en el centro del capitalismo, nos habría llevado a todos a la recesión. Hemos bajado nuestros niveles de crecimiento, pero hemos resistido bien, porque tenemos los intercambios regionales, los intercambios Sur-Sur, así como un mercado interno de consumo de masas, en constante expansión.

Las decisiones de la reunión de los BRICS en Fortaleza son una expresión institucional de esos avances. Cansados de pelear por la democratización del FMI y del Banco Mundial, los cinco países han creado un Banco de Desarrollo para el Sur del mundo, así como un Fondo de reservas para que países que tengan problemas con las divisas, no tengan que apelar al FMI y a sus miserables “Cartas de Intención”. Creo que es el dibujo inicial de un nuevo orden económico mundial, espacios alternativos a los que fueron creados en Bretton Woods, esta vez dirigidos por los países del Sur del mundo.

-¿Cree que estamos ante la constitución de un “mundo multipolar” con la emergencia de actores como Rusia y China? ¿Cuál debería ser la vinculación de América Latina con estos nuevos polos de poder?

-Los procesos de integración regional son coherentes y complementarios con esas decisiones de los BRICS. Por eso mismo hubo una reunión específica de los BRICS con los países de Celac, además de variaos acuerdos paralelos firmados por países latinoamericanos por ocasión de la reunión de Brasil.

Fuente: Rebelion.org

Juan Manuel Karg es Analista Internacional / Periodista