mattheiCarmen Gloria Díaz fue secuestrada el 14 de diciembre de 1974, con solo 19 años. Agentes del Servicio de Inteligencia de la Fuerza Aérea (SIFA), la detuvieron a ella, junto a su hermano y pareja, para ser trasladados a la Academia de Guerra (AGA), entonces dirigida por el general Fernando Matthei.

Tras el golpe de Estado, la Academia se transformó en un centro ilegal de detención y tortura. Ahí, la joven permaneció secuestrada durante cerca de 10 días, período en que fue víctima de los delitos de violencia sexual y torturas en el lugar denominado “La Capilla”. Ahí, Carmen Gloria fue violada por agentes de la SIFA.

La querella por violencia sexual fue presentada por Díaz en enero de 2011 y su investigación ha estado a cargo del ministro Mario Carroza. Durante estos tres años de investigación, señalan, existen pruebas suficientes –declaraciones de testigos, agentes, informes policiales y periciales- que sustentan la responsabilidad de Fernando Matthei en los hechos descritos en la querella, dado su rol como principal responsable de la Academia de Guerra.

“Él estaba a cargo de Academia de Guerra y se paseaba por todas partes, sabía perfectamente lo que pasaba. Es más, él reconoció que me vio a mí y que vio a otra gente. Él es responsable, porque estaba a cargo y además por omisión, porque no hizo nada para impedir lo que estaba ocurriendo”, argumentó Carmen Gloria Díaz.

Las declaraciones de testigos y agentes reafirman que Matthei fue el responsable del funcionamiento y la seguridad del recinto. Además, algunas versiones apuntan a que vestía de civil para evitar “ser reconocido” y que tomaba decisiones respecto a la permanencia de los prisioneros. En tanto, durante sus declaraciones, el propio Matthei admitió que era posible que Díaz lo hubiese visto, ya que durante ese período se desempeñaba como jefe máximo del lugar.

Daniela Quintanilla, abogada de la Corporación Humanas, señaló que, aunque los delitos de violencia sexual cometidos en contra de Díaz fueron concretados por otros agentes, “existen antecedentes suficientes para solicitar un sometimiento a proceso del general Matthei como autor mediato de los crímenes de lesa humanidad”.

Según las querellantes, Fernando Matthei es responsable penalmente de los delitos cometidos, al ser el principal responsable del centro de detención y torturas que se constituyó en la Academia de Guerra.

carmen
La violencia sexual de la dictadura

Durante los últimos años, Corporación Humanas ya ha interpuesto cinco querellas vinculadas a delitos de violencia sexual cometidos durante la dictadura militar. Según han expuesto, la violencia sexual contra las mujeres detenidas fue una práctica masiva y sistemática que implicó desnudez forzada, violaciones colectivas o por animales, violencia contra mujeres embarazadas y abortos forzados, entre otras prácticas.

“Llevamos varios años trabajando en tratar de visibilizar que, dentro de las violaciones sistemáticas a los derechos humanos que ocurrieron dentro de la dictadura cívico militar, las mujeres sufrieron una forma específica de violencia con marcada connotación sexual”, detalló Quintanilla.

Sin embargo, pese a que el informe de la Comisión Valech recogió los testimonios sobre estos hechos, los tribunales de justicia han mantenido este tipo de crímenes en la impunidad. Otras acciones judiciales ya han sido presentadas para clarificar hechos ocurridos en Villa Grimaldi y la llamada “Venda Sexy” por delitos similares.

Según Carmen Gloria Díaz, no obstante, este tipo de crímenes no fueron cometidos exclusivamente contra mujeres. “Yo también pienso que a los hombres los violaron, la diferencia es que ellos no lo dicen mucho. Pero imagínate, si te tienen desnuda, con la vista vendada, el poder que les da a esos tipos era poder hacer lo que quisieran”.

Para Díaz, es importante que la impunidad termine, especialmente en el caso de Fernando Matthei, quien llegó a ser miembro de la junta militar y no ha enfrentado ningún proceso judicial en relación con su responsabilidad penal.

“Es responsable de los falsos enfrentamientos, de las muertes con las bombas… no me digas que él también va a ser absuelto. Cómo es posible que los miembros de la junta no vayan a pasar un día presos. Es una vergüenza”, argumentó.

En tanto, la abogada Daniela Quintanilla apuntó a que, durante este tiempo, la estrategia de Fernando Matthei ha buscado exculpar su responsabilidad “diciendo que él, por mano propia no ejecutó ninguno de estos actos y que no tenía en ese minuto la autoridad para poner fin a los crímenes”. Una versión que levanta sospechas, considerando su cargo al interior de las Fuerzas Aéreas.