binominalEl vocero de gobierno, Álvaro Elizalde, aseguró que “si salimos adelante con esta iniciativa vamos a tener democracia de calidad, democracia con mayúscula”. La Moneda no escondió su alegría al obtener un resultado positivo a su propuesta de reforma al binominal.

En síntesis, los principales cambios se verán en que el Congreso aumentará en 35 la cantidad de diputados y en 12 los senadores. Junto a esto, se disminuye la cantidad de circunscripciones y distritos, de 19 a 15 en el primer caso y de 60 a 29 en el segundo. Sobre postulaciones, cada lista podrá presentar un candidato más que los escaños a disputar. Así, por ejemplo, si en un distrito se eligen cuatro diputados, un pacto podrá presentar cinco postulantes.

Las reacciones entre los parlamentarios fue diversa. Por un lado, el diputado independiente Gabriel Boric, señaló en su intervención que “hoy tenemos frente a nosotros el proyecto de ley que cumple el compromiso presidencial de acabar con el sistema binominal, y lo que los chilenos quieren saber es si es que se acabará o no con esta forma de la política que nos ha regido desde el retorno a los gobiernos civiles”.

En tanto, el senador UDI, Iván Moreira, se descargó por twitter y dijo “No se dan cuenta los resentidos de Twitter que aprobaron 35 diputados,12 Sen más, el nuevo sistema permitirá que yo sea Senador 16 años y pdte. de Chile”.

Para el historiador Sergio Grez, “este acuerdo de la casta política que gobierna Chile, no significa una real y profunda democratización”. El historiador enfatizó en que el problema democrático reside en “las bases de la institucionalidad heredada de la Dictadura, que siguen intactas”.

“Esto puede ser solamente un maquillaje para evitar que la ciudadanía siga poniendo su foco de atención en lo que es la médula del problema: el tema constitucional”. Para Grez, “existe un consenso social respecto de lo nefasto e injusto que ha sido el sistema binominal”, pero recalca que “igualmente existe un amplio consenso social respecto de eliminar la constitución de la dictadura, e ir dotando de una constitución efectivamente democrática a través de mecanismos igualmente democráticos. Este acuerdo respecto del modo de elección de los parlamentarios no soluciona este consenso”.

Además de la reforma al Binominal, la presidenta anunció una reforma constitucional, pero Sergio Grez señala que “los anuncios de que se elaboraría una nueva constitución tampoco despejan la interrogante acerca de cómo se va a elaborar. La Presidenta ha dicho que quiere que sea de una manera participativa pero respetando la actual institucionalidad y eso dejo una gran interrogante respecto de si acaso se contempla la única vía realmente democrática, que es la convocatoria a una Asamblea Constituyente”.

A pesar de que para Grez, la reforma al Binominal no sería el punto central para eliminar “un sistema de democracia restringida, tutelada”, valoró los cambios y agregó que “existen buenas condiciones porque tenemos una ciudadanía probablemente mucho más empoderada que hace 10 o 20 años atrás, para que estos ciudadanos se constituyan en sujetos políticos que incidan en la discusión constituyente”.