10273608_873160296046160_8030956811646064403_nEl 8 de noviembre de este año vencen los congelamientos para los permisos de construcción en la precordillera y la empresa inmobiliaria Gesterra, propietaria del fundo Panul, tendrá la posibilidad de presentar un mega proyecto que contempla la división del bosque.

Ante esta situación, Germina La Florida tiene un objetivo claro, que de una u otra manera ha llevado a cabo durante este primer año de existencia: Recuperar los espacios para transformarlos en Áreas Verdes de calidad con y para la comunidad. No tan solo recuperar los espacios abandonados por las autoridades, sino también aquellos espacios usurpados por la urbanización y las empresas disfrazadas de municipio, que hoy en día solo buscan lucrar con los espacios públicos, haciendo negocios ilegales y disfrazándolos de “hermoseamiento” cuando solo dilapidan la vida y utilidad de las áreas verdes.

“Queremos recuperar los espacios, pues queremos crear comunidad, y la comunidad solo se recupera con participación, no votando por un representante, no pagando para que las cosas se hagan, solo la participación de los vecinos y vecinas acerca de un tema que nos atañe a todos, puede lograr crear los lazos de confianza necesarios para querer y cuidar los espacios recuperados. Solo de esta manera realmente se logra mejorar la calidad de vida de las personas, mediante la creación comunitaria de Parques y Huertos Urbanos. Queremos recuperar los árboles nativos, que fueron los primeros habitantes de nuestro territorio y que la misma expansión urbana los exterminó con los años y con el avance de la mentira llamada “Progreso”.

La Florida fue, antes de la invasión europea, parte del bosque nativo, el bosque esclerófilo que corresponde y está adaptado a las condiciones bioclimáticas de esta región. Sin embargo en los últimos 40 años hemos visto cómo ese bosque retrocede, es quemado y talado para la construcción de carísisimas viviendas y obras comerciales que solo benefician a unos pocos y arruinan la seguridad y salud de los demás. Lo último que queda de Árboles Nativos dentro de lo urbano de La Florida, está siendo asesinado por la absoluta responsabilidad de alcalde Rodolfo Carter, quien los considera “pobres” y los está reemplazando por palmeras y escombro molido, el mismo que durante 3 años se ha negado a realizar acciones serias para proteger el Panul y que por su culpa está ahora más desprotegido que nunca.

El Panul es el último Bosque Nativo que está situado en las planicies del radio urbano de Santiago, el último bastión de lucha por mantener los árboles, plantas y animales que originariamente vivieron y se desarrollaron en esta zona. El Panul no solo debe ser protegido por su altísimo valor ambiental y su biodiversidad, sino también pues es la última barrera natural que tenemos para prevenir aluviones como el ocurrido en 1993 en la misma comuna. El Panul nos entrega oxigeno, aire fresco, previene inundaciones y por sobre todo, es un espacio de recreación y contacto con la naturaleza, donde las personas pueden desarrollar su cuerpo y alma, donde se puede y se hace educación ambiental, donde el estrés de la ciudad no existe y solo existe calma.

El Bosque Panul debe convertirse en un Parque Comunitario, donde sea la propia comunidad quien decida sus usos, quienes se enamoren del lugar y quienes lo cuiden.Este Sábado 16 de Agosto, desde las 15:00 hrs en la esquina de Santa Amalia con Vicuña Mackenna, junto a la Red Precordillera, marcharemos en dirección al municipio para pedir la Expropiación del Bosque Panul, para pedir el Alto a la Tala de Árboles en La Florida, para despertar la consciencia y exigirnos el generar espacios comunitarios de desarrollo socioambiental.”