alvarohenriquezap600_174310Para este 2014 Carolina Tohá y Michelle Bachelet serían las encargadas de abrir la fiesta dicieochera en el mítico parque, pero la Fonda de “Los Tres”, reconocida por ser un referente cultural de la transición, dejará de sonar como una coincidencia del proceso político que la Nueva Mayoría quiere instalar: el fin de la Concertación y la apertura de un nuevo ciclo para Chile.

La Yein Fonda, que comenzó como una reconstrucción del ideario popular, cargada de simbolismo de anticuario, con piso de tierra y olor a vino, apostó por invocar el recuerdo de lo que fue la carpa de Violeta Parra en los años cincuenta-sesentas. La alianza musical de Los Tres junto a la estética “criolla” del Bar Liguria, sometieron al mundo popular y lo guachaca a una reducción del Red set.

Entradas carísimas son causa de un pueblo que no entra. En esta consideración, el premio a la reina guachaca sería digno de Soledad Alvear y Francisco Vidal. Pero la Nueva Mayoría propone un nuevo ciclo histórico, que real -o no- pretende buscar nuevos referentes que le hagan eco. A Carolina Tohá le quedaría mejor el título de reina.

Nano Stern en la guitarra y un Guatón Salinas como animador eclipsaron el antiguo soundtrack de Los Petinellis y Saiko. Esto no es más que el reflejo de la estrategia de la Nueva Mayoría, el pase gol al progresismo “independiente” a la cancha de la gobernabilidad, todo bajo el brazo de la guardiana de este nuevo proceso, Bachelet.

toha cachoY ahora, ¿A dónde irá a carretiar el Red Set?

La Yein Fonda entra en receso pero es el turno del Bar The Clinic, estrenado el año pasado con máscaras de cartón de Allende y Pinochet como estrategia Pop para la apertura del debate político. Hablar de política y ser izquierda está de moda en el barrio Lastarria, pero el conflicto no supera el clivaje entre “Si” y el “No”.

Como si fuera poco, la alcaldesa de Santiago anunció una nueva forma de organizar la fiesta del pueblo, ahora el Parque O’higgins cobrará entrada y habrá un escenario único. La homogeneización del espectáculo que presenta esta nueva presentación centralizada y que deja atrás la posibilidad de ese recorrido fondero que aparece en la explanada del parque como toma de terreno. No les bastó con tomarse el concepto de lo popular, ahora colonizarán el carrete más rasca y borracho de todo Santiago.

Cuando llegan las fiestas patrias, todos intentan entregar su lectura de qué significa realmente lo popular, y pareciera que esa interpretación marcada por el elitismo abajista de la Yein Fonda llegará a su fin. Sin embargo, son los mismos, más jóvenes y más progres quienes hoy quieren ocupar ese puesto.

¿Qué habría pensado Violeta Parra si la hubiesen nominado a Reina Guachaca junto a José Miguel Viñuela?