1283159319762bici-grandec4Las generalizaciones suelen ser erróneas, pero me permito esta para loar el carácter de buena gente propio de la mayoría. Este carácter no se define por el equipo al que apoyamos, la marca de leche que bebemos o el modo en que nos desplazamos por la ciudad. No es menos bella persona la que se desplaza en bici que la que lo hace a motor o a pie, y los ciclistas son bellas personas.

Entonces, ¿de dónde viene esa mala imagen que muchos tienen de algunos ciclistas?, ¿son hordas de bárbaros que arrasan la ciudad?, ¿acaso al ir en bici no se apuesta por una movilidad sostenible, se ayuda al medio ambiente y se cuida la forma física? ¿Son peores que los conductores que no respetan las velocidades ni las preferencias? No. Si fuese así no serían bellas personas, y lo son.

Pero, aunque no lo crean, cuando deciden libremente circular por la acera, para evitar un rodeo o porque consideran que la calzada no es lugar seguro, transforman la acera en un lugar inseguro para los peatones. Olvidan que es el lugar por donde circulamos a pie las personas, nos relacionamos con el otro y nos apropiamos del espacio público. Olvidan que muchos no son capaces de reaccionar ante su presencia y se convierten en invasores de un terreno reservado al más débil.

Es cierto que nuestras autoridades se han esforzado en engañarnos y hacernos creer que en bicicleta se puede circular por cualquier lugar, pero eso es falso y hasta sus ordenanzas lo prohíben. Haciéndolo solo se fomenta una movilidad insostenible, porque ataca al más débil y no cambia el modelo actual, en el que el coche es el rey. Si un ciclista circula por la acera está agrediendo al peatón en su terreno, de igual forma que un conductor agrede al ciclista cuando le pita en la calzada.

Claro que no queremos arrojar a ciclistas sin preparación a las calzadas, no. Igual que de pequeños no nos dejan ir solos por la calle, igual que no sabemos conducir sin más, para ir en bicicleta por la ciudad es necesario aprender: conocer las normas, preparar itinerarios, acudir a una biciescuela, practicar con amigos, etc. Mientras tanto, nada justifica el pedalear por la acera.

Al coche no se le gana terreno pedaleando por la acera. Si hay que protestar para que los que mandan entiendan que la bicicleta tiene mucho futuro y hay que apoyarla, lo haremos juntos, ciclistas y peatones. Y para hacerlo juntos, para respetarnos, convivir y mejorar nuestra ciudad, te toca a ti, ciclista, dejar de pedalear hoy por la acera. Entonces, juntos, les haremos ver a los conductores que ya no son los reyes, aunque cueste.

Por: http://acerapeatonal.blogspot.com.es/