GAZA

  El lanzamiento de este libro de crónicas se enmarca en un acto en solidaridad con el pueblo palestino y sus cientos de niños y niñas asesinados en el conflicto. El foro se llevará a cabo a las 18:30 horas en el Anfiteatro Manuel Montt, Manuel Montt Nº 101, esquina Nueva Providencia (Metro Manuel Montt).

También se presentará el trío “Inspiración Nakba”, compuesto por Evelyn Vilches (guitarra); Martín Farías (theremin), y Javier Karmy (piano), quienes ofrecerán parte de su repertorio musical de raíces palestinas.

Como parte de la actividad se exhibirá el documental ‘Crónica palestina, los caminos de ira’, realizado en 2001 por Miguel Littin, Dauno Tótoro e Ítalo Retamal,  trabajo grabado durante la segunda intifada de Al-Aqsa, cuando los autores recorren Cisjordania y la Franja de Gaza y retratan la vida de una comunidad destruida con testimonios de gente que vive en un permanente estado de zozobra.

Una historia de ocupación

‘Gaza. Seguimos siendo humanos’ tuvo su primera edición en 2009, bajo el nombre de ‘Gaza. Restiamo umani’ (IlManifesto, Italia). Este año Ceibo Ediciones lo publica por primera vez en Chile,  dentro de su Colección Memorias y Crónicas como unamanera de llamar la atención sobre la situación que vive la población civil en ese territorio de 40 kilómetros de largo por 7 de ancho.

El portavoz de las historias relatadas en esta obra es Vittorio ‘Vik’ Arrigoni, corresponsal, reportero y conocido activista político. Durante los diez últimos años de su vida formó parte de la resistencia pacífica de extranjeros en Gaza, defendiendo los derechos humanos de los palestinos bajo la ocupación militar israelí y liderando organizaciones como el Movimiento de Solidaridad Internacional o ‘Free Gaza’.

Esta obra de Arrigoni, asesinado y torturado en abril del 2011 por un grupo salafista, constituye un compilado de sus vivencias durante la operación militar de ocupación e invasión de Gaza, bautizada por el Ejército de Israel como “Plomo fundido”.

Para el historiador israelí Ilan Pappé, en ‘Gaza. Seguimos siendo humanos’, “podemos ver cómo a los ojos del común de los judíos israelíes, privados de cualquier mecanismo de crítica interno y sin presión alguna del exterior, todo palestino representa un blanco potencial para esta necesidad de justificarse”.